MOSCAS CASERAS
Musca domestica
 
INTRODUCCIÓN
 

Las moscas caseras no son los insectos más limpios. Estas visitan sitios tales como vertederos, alcantarillas y cúmulos de basura. Se alimentan de material fecal, flujo de heridas, llagas o úlceras, saliva y de todo tipo de material húmedo putrefacto tales como pescado, huevos y carnes descompuestas.

 
IMPORTANCIA ECONÓMICA
 
Las moscas caseras son en gran manera sospechosa de transmitir a los humanos, por lo menos, 65 enfermedades, incluyendo la fiebre tifoidea, cólera, disentería, poliomielitis, enfermedades contagiosas de la piel ( en países tropicales), ántrax, tuleramia, lepra y tuberculosis. Las moscas regurgitan (expelen por la boca, sin vomitar, lo contenido en el estómago) y excretan donde se posan para descansar y, de ese modo, transmitir mecánicamente organismos de enfermedades.
 
BIOLOGIA
 
Estas moscas pueden ser fácilmente identificadas por sus cuatro franjas oscuras y longitudinales encima del tórax o en la región central del cuerpo. Estas varían en longitud desde 1/8 a 1/4 de pulgadas. Las partes de su boca están adaptadas para absorber líquidos, no pueden morder. Las moscas caseras sólo pueden ingerir comida liquida. Se alimentan de atractiva comida sólida, al regurgitar saliva en esta. La saliva licua el material sólido, el cual es absorbido con su trompa. Las moscas caseras requieren agua ya que están continuamente salivando y vomitando líquidos. Los puntos vistos en muchas superficies visitadas por las moscas son desperdicios de excrementos.

 

 

Los huevos son depositados en material putrefacto tales como hierba, basura, excremento humano y animal. El estiércol del caballo es su medio de cría favorito. Cerca de 100 a 150 huevos son depositados por cada hembra en alimento apropiado. Los huevos pueden incubarse en 7½ horas cuando las temperaturas son altas (cerca de 99º F) o pueden tomar dos días cuando las temperaturas es de sólo 59º F. De los huevos salen criaturas en forma de gusanos llamadas larvas de moscas. Carecen de cabeza, ojos, antenas o patas definidas. Sus cuerpos son puntiagudos en el extremo frontal y gradualmente se hacen más anchos en el trasero. Se alimentan del material en donde se encuentran. Hay tres cambios en la etapa larval. Las larvas maduras detienen su alimentación y se introducen, para su protección, en lugares cercanos secos cuando se van a convertir en ninfas. La pupa es un objeto ovalado de color marrón castaño dentro del cual la larva cambia a una mosca casera adulta. Los adultos se aparean dentro del primer y segundo día luego de emerger del estuche pupal. El ciclo de vida, de huevo a adulto, puede tomar tampoco como una semana, pero normalmente requiere tres semanas para completarse. Las moscas caseras viven cerca de dos y medias semanas durante el verano, pero pueden a temperaturas más bajas sobrevivir hasta tres meses. Algunas sobreviven el invierno afuera, en localidades protegidas o en grietas de edificios. Las moscas normalmente permanecen dentro de ½ a 2 millas de su punto de origen, pero se ha conocido que viajan tan lejos como 20 millas para encontrar comida y lugares para poner sus huevos.

 

MANEJO

 

Hay cuatro importantes principios básicos en el manejo de plagas para controlar las moscas caseras: higiene, exclusión, medidas no químicas y métodos químicos. Estos son listados en orden de efectividad.

Higiene :
Las moscas no pueden procrear en grandes números si sus fuentes de comidas son limitadas. No permita que materiales tales como: estiércol, basura, hierba podada, maleza amontonada u otros materiales putrefactos se acumulen. Mantenga los zafacones limpios y bien cerrados. Sea cuidadoso de lavar los zafacones donde el agua de enjuague pueda drenarse en el terreno; las moscas pueden propagarse en terrenos llenos de materia orgánica. Saque afuera de la casa la basura que pueda contener larvas de moscas o disponga de ella en contenedores a prueba de moscas o escombros.

Exclusión :
Las moscas pueden mantenerse fuera de las casas con el uso de mallas metálicas en puertas y ventanas. Asegúrese que estos estén fuertemente ajustados, sin agujeros. Mantenga las puertas cerradas, sin aberturas arriba ni abajo las mismas. No debe de haber aberturas alrededor de tuberías de agua o gas y conductos eléctricos que alimenten la edificación. Obstruya toda abertura.
Los huecos o agujeros de ventilación son una vía para que las moscas entren. La ventilación es importante para mantener la adecuada circulación del aire dentro de edificación, pero las mallas metálicas deben de utilizarse para excluir las moscas.

Medidas no químicas:
El uso de aparatos tales como trampas de luz ultravioletas, trampas pegajosas, matamoscas, trampas de carnada, etc., pueden eliminar muchas moscas dentro del hogar. Un matamoscas es un método de control económico para las moscas ocasionales.

Control químico:
La aplicación de insecticidas en el exterior puede ofrecer algún alivio de la infestación donde la tarea de sellar completamente el exterior, es difícil o imposible. La aplicación debe consistir de "pyrethoid" sintético (Ejemplos: deltamethin, cyflutrin, lamda-cyhalothrin, cypermethrin, sumitrin o tralometrin) y debe ser aplicado por un operador con licencia para control de plagas cuando las moscas comienzan a aparecer. Desgraciadamente, como los insecticidas son arruinados por la luz solar, el efecto residual del material se degrada grandemente y no podrá matar moscas más allá de varios días o una semana. Si dentro de su casa las moscas son numerosas, puede usar un aerosol rotulado para insectos voladores. Muchos de estos rociadores contienen "pyrethin" para derivarlas rápidamente. No obstante, los aerosoles ofrecen alivio temporero. Si tiene muchas moscas dentro del hogar, sería prudente averiguar porqué están ahí y dar los pasos necesarios para remediar el problema a través de la higiene y exclusión.