Personas ilustres 

de Santa María Ribarredonda

Pedro Martínez de Ribarredonda

Andrés de Ichaso

Lucas Ruiz de Ribayaz y Foncea

Esteban Manuel de Villegas

Luís Martínez Moreno

Eugenio Cemborain España

Modesto Gómez Senderos

Hermenegildo González López

Teótimo Fernández Valderrama

 

  Pedro Martínez de Ribarredonda

 Prior de San Miguel de Támara (Palencia ), monasterio dependiente de Cardeña (http://www.turwl.com/sur/medievo/medievo3.htm ),  que hizo la capilla mayor de aquel priorato hacia 1430. (P. Berganza. “Antigüedades de España”. T. II)

  

Andrés de Ichaso

 Destacado escultor nacido en Santo Domingo de la Calzada (La Rioja) y muy seguramente autor de importantes obras de la iglesia de la Asunción de Santa María Ribarredonda.

Discípulo del escultor castellano Gregorio Fernández hacia el año 1625 en Valladolid, regresando a la Rioja en 1628 donde asimiló obras de Juan Bazcardo.

Su trayectoria es diferente a la de su primo el arquitecto Diego de Ichaso, destacado retablista en La Rioja (Anguciana, Anguiano, Santo Domingo de la Calzada, Quintanar de Rioja, Nájera, Grañón, Herramélluri), en Álava (Elciego, Santuario de Toloño), y Burgos (Belorado, Valluércanes, Silanes y Vallarta de Bureba).

Se conocen sus intervenciones en los retablos de Autol y Anguciana, así como obras en Quel y Tricio (La Rioja). La obra de Andrés de Ichaso en Villanueva de Teba y Santa María Ribarredonda, se indica en la sección Iglesia S. XVI de Santa María Ribarredonda.


Lucas Ruiz de Ribayaz y Foncea

-  por María Vecino Calzada -

Lucas Ruiz de Ribayaz y Foncea. Nació en Santa Maria Ribarredonda (Burgos-España), en octubre del año 1626. Hijo de Tomás y Catalina, ambos de Santa María Ribarredonda, fué el mayor de cuatro hermanos.

Entró en la Colegiata de Villafranca del Bierzo (León) después de recibir las órdenes menores, y, por sus grados, alcanzó allí la de prebítero.  Al llegar a Villafranca poseía algunos principios de música, logrados al servicio de los condes de Lemos y Andrade, de donde, gracias a ellos y tras presentación del patrón de la Colegiata, don Fadrique de Toledo, marqués de Villafranca, pasó a gozar de una prebenda, la cuál le permitió, en el no mucho tiempo que sus obligaciones le dejaban libre, practicar en las cifras, instrumentos y música determinantes del libro. Continuaba en el ejercicio de tal prebenda en 1677, año de la aparición de su obra.

 Luz y Norte musical

 En la Biblioteca  Nacional de Madrid se halla la obra publicada por Ruiz de Ribayaz, que lleva este largo título: Luz y Norte Musical para caminar por las cifras de la guitarra española y arpa, tañer y cantar a compás por canto de órgano, y breve explicación del arte, con preceptos fáciles, indubitables y explicados con claras reglas por teórica y práctica.”

 Y a continuación dice:  Compuesto por D. Lucas Ruiz de Ribayaz, presbítero, prebendado de la iglesia colegial de Villafranca del Bierzo (hoy Parroquia de la Villa) y natural de Santa María Ribarredonda, Merindad de Bureba, en las montañas de Burgos, conságrale a la Reina de los Ángeles, María Santísima de Curiñego, patrona de dicha Colegial. Con Privilegio en Madrid, por Melchor Álvarez, año de 1677.

 Está en la Real Academia con el nº 9402, amen de otra obra suya con el nº 8223.

 Lo componen 168 páginas, de las cuales, con VIII folios, solo están numeradas 144, y se abre con la dedicatoria a la Virgen y un grabado de la imagen, cuyo templo –dice- tomó el nombre de unos religiosos que habían venido del “Cruñi” (refiriéndose a los cluniacenses, de Cluny, en Francia). Siguen la aprobación del calificador del Santo Oficio, la licencia del Ordinario, la aprobación del maestro de capilla del convento de la Descalzas Reales de Madrid, la tasa del libro y la fe de erratas.

 A continuación viene el prólogo, donde el autor explica las dificultades que halló en las imprentas de la Corte respecto de la notación musical mediante cifras, a causa de lo poco usual de semejante género de impresión. Debido a ello, hubo de traducir la cifra del arpa, pues para imprimirla de acuerdo con su idea inicial hubieran sido precisos nuevos caracteres con diferentes matrices, cosa que resultó imposible por no encontrarse quien lo hiciera. “Y aun para esta impresión –añade- pusieron tantas dificultades (...), que ha sido forzoso buscar arbitrio para hacerla, cuya novedad puede disculpar los defectos de ella, de quien la ha manejado y aun de su autor, pues no es fácil acertarla a la primera, la cual, y del género, no hay duda que es en España la de este libro.

 En el dorso del folio VIII se representa una guitarra, muy corta y ancha. Sigue el cuerpo principal de la obra, ordenada en capítulos. Hacia la mitad se trata particularmente de “tañidos de rasgado para guitarra”, especificando lo relativo a jácaras, folías, pavanas, villano, zarabanda, matachín, mariona, gallarda, y Canarios, danza del hacha, españoleta, bailete...

 Entre las composiciones transcritas en las páginas siguientes, figuran paradetas, torneo, turdión, galería del amor, Torneo, Vacas, y pasacalle, en algunos casos con sus diferencias.

 Más adelante, y tras una lámina donde figura un arpa, hay diversas composiciones para este instrumento, cuya cifra se ordena en cuatro líneas. En otro grabado se representa el teclado del monocordio con la cifra pertinente a cada tecla. Cierran el libro el índice del texto y el de las composiciones incluidas.

 El gran concertista y compositor peruano Javier Echecopar, estudioso de la música barroca, indica como Pedro Antonio Fernández de Castro y Andrade, Conde de Lemos, XVII Virrey del Perú llegó a Lima en el año de 1667, acompañado del religioso y guitarrista Lucas Ruiz de Ribayaz al inicio de su importante carrera como músico.

 

 
El Virrey tocaba diestramente la guitarra y era uno de los entusiastas discípulos de Ruiz de Ríbayaz, quien a su regreso a Madrid publicó en 1677, "Luz y Norte Musical". En el prólogo informa, que en el Perú los músicos no sabían leer las cifras o tablatura, con excepción de unos pocos que conocían la música polifónica, pero tañían diestramente la guitarra y cantaban de memoria.

 En su obra no solo se encuentran estos temas, también guías para tocar los instrumentos e incluso para aprender a ornamentar con corrección. De ahí que su significación musicológica sea extraordinaria.

 Sus danzas folk gozaron de gran popularidad como Torneo, Vacas y Canarios.

Para Andrew Lawrence-King, reconocido arpista británico y especialista en música barroca, director del grupo musical THE HARP CONSORT,  Luz y Norte fue escrito como una guía para la interpretación e improvisación de la música española. Una publicación que explica el cambio que tuvo la interpretación de la música barroca española lejos del estilo francés e italiano. El concepto español no sólo se refiere a España sino a Centro y Sudamérica, partes de Italia y hasta África. 

La púrpura de la rosa

 En el año 1701, por encargo del Virrey Don Melchor Portocarrero Lasso de la Monclova, se celebró primera vez una ópera en el llamado Nuevo Mundo, tuvo lugar en Lima (Perú) para conmemorar el cumpleaños de Felipe V y su primer aniversario de su coronación como rey de España.

Durante la conquista, los españoles llegaron acompañados de instrumentos de cuerda como la guitarra y el arpa. Lo que encontraron en el Nuevo Mundo fue que la música de los nativos eran simples improvisaciones a base de instrumentos de viento y percusión, pero ciertas danzas provocativas y sensuales los dejaron boquiabiertos.

Los jesuitas, además de difundir el catolicismo, se encargaron de enseñar a los indios a tocar los instrumentos traídos de España. Los nativos mostraron grandes habilidades, tan es así que la mayoría de músicos y actores en esta primera presentación de `La Púrpura de la Rosa' fueron peruanos. Para Andrew Lawrence King, a los músicos de entonces se les puede comparar con los contemporáneos.

 La Púrpura de la Rosa' es una ópera barroca cuyo libreto está basado en textos de Pedro Calderón de la Barca. Una serie de metáforas y elocuentes alusiones, cargadas de erotismo además de gran humor, cuentan el mito de Venus y Adonis que, al enamorarse, dan muchos celos a Marte. Pero el triunfo final es de un personaje llamado Amor. El título de la ópera hace alusión a la trágica muerte de Adonis cuando las rosas blancas se tiñen de rojo por su sangre. Finalmente Amor coloca a Venus y Adonis en los cielos: a Venus como estrella nocturna y a Adonis como flor.

Tomás de Torrejón y Velasco fue encargado de la producción y escribió parte de los textos musicales, en ese albor del siglo XVII. Se sabe que el resto de la obra fue improvisado, a la usanza musical de la época. Torrejón y Velasco había viajado diez años antes al Perú junto con Lucas Ruiz de Ribayaz, autor de otra obra musical del momento, `Luz y Norte', de donde recogió las danzas y ritmos para `La Púrpura de la Rosa'.

A la ópera, Torrejón y Velasco le añadió melodías líricas y coros acompañados de un arpa, guitarras, violines, trompetas e instrumentos de percusión. Con esta obra se convirtió en un reconocido compositor en el Nuevo Mundo, tan es así que fue nombrado maestro de la Catedral de Lima.

"La música de `La Púrpura de la Rosa", explica King, es una mezcla cultural muy rica que tiene varias capas. Por un lado, hay piezas de música popular como también de compositores de la época que se readaptaron. Además, hay danzas y mucho movimiento. King la describe "como algo fascinante". "La improvisación lo hace como algo vivo, como si se tratara de un fuego vivo," puntualiza.

 La folía

 Originariamente, la folía era un baile nacido en los ambientes populares de la Castilla de fines del siglo XVI. Fue, sin duda, uno de los bailes más populares de la Castilla del Siglo de Oro.

 Posteriormente, esta danza de origen popular, pues todos los datos indican una posible relación con primitivos bailes relacionados con la fertilidad, se adaptaría a las músicas danzadas propias de los ambientes cortesanos, adquiriendo un carácter netamente distinto al de los ambientes que la habían visto nacer. Ahí radica parte de la clave para entender la significación de la folía como tema musical extendido por toda Europa.

 La fácil melodía y las posibilidades que ofrecía para la improvisación fueron cualidades que no pasaron desapercibidas entre los músicos instrumentistas del barroco.

 De acuerdo con Juan Luis de la Montaña hay un antes y un después en la trayectoria histórica de los reinos hispanos. Los especialistas del tema hablan de una folia con anterioridad a 1672 y otra posterior a esta fecha.

 Indudablemente, la folía conocida antes de mediar el siglo XVII debía gozar de un carácter festivo inusitado, es decir, aunque interpretada en instrumentos de cuerdas (arpas, guitarras, violas y violines) y recogida en repertorios cercanos a la música cortesana, seguía ostentando tintes populares. Hermosos ejemplos de lo que podía ser una folía “antigua” los tenemos en las glosas, agrupadas bajo el nombre de Recercadas para Tenores, que el toledano Diego Ortiz compuso y recogió en su Tratado de Glosas publicado en 1553.

 A partir de la segunda mitad del siglo XVII, la folía adquiere una naturaleza distinta. Más refinada en cuanto a la forma, adopta nuevas progresiones armónicas que la convierten en un tema musical recurrente y conocido en la práctica totalidad de Europa y de corte similar a las formas que presentan chaconas, pasacalles y zarabandas. Parece que las hipótesis que sugieren una evolución de este baile se confirman en algunos repertorios y diccionarios antiguos. Concretamente, en el Diccionario de Autoridades de 1792 (pág. 733), se intenta dejar claro la existencia de dos tipos de folía. La original, de origen portugués, popular, tumultuoso y desenfadado y una folía posterior que es un “tañido y mudanza de nuestro baile español, que suele bailar uno solo con castañuelas”.

 El término “Folía de España” también es producto de la evolución de esta popular danza hispana. Mientras que en territorios peninsulares era conocida sencillamente como la folía y hacía referencia directa a un baile además de ser un aire instrumental sobre el que se componían diferencias y glosas, en países vecinos, Italia y Francia, principalmente, adoptaba la terminación –de España, cuestión por otro lado evidente si se quería diferenciar de otros bailes de corte similar conocidos y de gran popularidad, ahora también incorporados a los repertorios cortesanos. 

La música barroca

 En  http://www.geocities.com/epicous/lissp.htm#Ribayaz se tiene una completa lista músicos barrocos españoles entre los que, por supuesto, se encuentra el guitarrista burebano Ruiz de Ribayaz, y en http://es.geocities.com/guitarraespanola/capitulos/guitarrabarroca.htm se presenta un amplio estudio sobre la guitarra barroca en el siglo XVII, destacando entre otros Ruiz de Ribayaz.

 

[Cover graphic]

 

Guitarra barroca del siglo XVII

SUITE  que contiene

Galería de Amor – Vuelta, Zarabanda, Españoleta  y Chacona. De Lucas Ruiz de Ribayaz

 Puedes conseguir música de Ribayaz , entre otros lugares, en:

  

Esteban Manuel de Villegas

Poeta nacido en 1589, en la villa riojana de Matute, de familia oriunda de la Montaña. Siendo un muchacho, se traslada a Madrid, donde lleva una vida nada tranquila, por lo que su familia le reclama a Nájera. Aquí empieza a dar muestras de su precocidad poética, que fructificará en la publicación de las Eróticas (1618). En agosto de 1625 se casa con Antonia de Leyva, a quien dobla ampliamente en edad, y que le daría siete hijos. En 1638 vuelve a Madrid, al amparo del conde-duque de Olivares, y allí frecuenta las bibliotecas de los magnates. Es de carácter solitario, indisciplinado, vanidoso, excéntrico, envidioso y despilfarrador. En su porte externo era tan ridículo, que parecía algo chiflado. La penuria económica, a pesar de varias herencias recogidas, le hace solicitar cargos oficiales, hasta obtener la tesorería de rentas reales en Nájera.

Por ciertas declaraciones acerca del libre albedrío y sátiras antieclesiásticas, es encarcelado por la Inquisición en Logroño, y más tarde desterrado a Santa María de Ribarredonda (Estuvo en el  convento de Santa Cruz, ), durante cuatro años; pero con súplicas logra el indulto tras un año de castigo. 

Viajero consumado, muere en Nájera el 3 abril de 1669.

Villegas es el poeta anacreóntico de la literatura española. Su poesía es ligera y graciosa, fluctuando entre la naturalidad y el retorcimiento cultista, aunque predomina el último aspecto, en un estilo formalmente barroco.

Riojanos Ilustres http://www.valvanera.com/rivillegas1.htm    

 

 

 

 Luis Martínez Moreno

 Nacido el 8 de agosto de 1732 hijo de Miguel y Casilda. Fue catedrático en Salamanca de la orden premonstratense. La orden de los canónigos regulares de premonstré fue fundada por SAN NORBERTO (1080-1134), Arzobispo alemán de Magdeburgo.

  

Eugenio Cemborain España

 Nacido en Santa María Ribarredonda, el 15 de Noviembre de 1847, hijo de Jorge (Pancorbo) y Benigna (Santa María Ribarredonda), fué el mayor de tres hermanos.

 De familia humilde, estudia latín y humanidades en Burgos. En 1864 ingresa en la Escuela Nacional de Maestros de Madrid, solicita dispensa de edad de la Dirección General de Instrucción Pública, obtuvo sobresaliente en todo. Antes de terminar ya fue auxiliar en 1867 en la cátedra.

 En 1870 destinado a la Escuela Central, hizo la carrera de Leyes y sacó la de Notaría. En 1882 participa en los congresos pedagógicos de Madrid, Barcelona, Zaragoza y Valencia.

 Funda los periodicos: “Defensor del Magisterio”, La defensa”, y “El Criterio”. Colabora en revistas sudamericanas.

 Fue consejero de la Instrucción publica y Director de la Escuela Normal Central. Presidente de la Asociación del Profesorado Normal de España. Perteneció a diferentes corporaciones, entre ellas a la de la Real Geografía y a la de escritores y artistas.

 Político en las líneas del partido liberal, fue cinco veces diputado del distrito Hospital-Congreso de Madrid. Presidente de la Diputación en cuatro ocasiones. Murió en Madrid.

 Su hermano Narciso, fue director de una de las Escuelas graduadas de la Corte.

 

Modesto Gómez Senderos 

Nació en Santa María Ribarredonda, el 14 de Junio de 1867, hijo de Vicente (zapatero) y Florentina. Fue Agustino Recoleto (Calella 1882), Profesor en la República de Ecuador desde 1892, da clases de Filosofía, Teología, Moral y Derecho Canónico. Ocupa varios cargos, en 1905 participa de la Comisión Archidiocesana para la reforma y codificación del Derecho Canónico. Lector el 6 de Enero de 1896., Maestro de Sagrada Escritura el 4 de noviembre de 1907.

 

Hermenegildo González López 

Nacido en Santa María Ribarredonda el 13 de abril de 1881, hijo de Gumersindo y Petra, ambos de Santa María Ribarredonda.

 Cursó sus estudios en la Universidad Pontificia de Burgos y en la Universidad Gregoriana de Roma, donde se graduó de doctor en Sagrada Teología y bachiller en Derecho Canónico, recibiendo el doctorado de Filosofía en la Academia de Santo Tomás de Roma.

 Se ordenó de presbítero en 1903, y fue nombrado profesor de la Universidad burgense.

Fue canónigo de la catedral de Burgos y director del periódico de Burgos El Castellano, en el que escribió numerosos artículos literarios y filisóficos. Igualmente, dirigió “El Boletín Eclesiástico de la Diócesis de Burgos” y fue beneficiado del S.T.B.M.

 Escribió: “Index Analyticus Logicae et Antologiae” o Filosofía del modernismo.

 

 Teótimo Fernández Valderrama

 Nacido en Santa María Ribarredonda el 5 de Noviembre de 1901, farmacéutico, fundador y director del hoy Grupo farmacéutico FAES de Bilbao (http://www.faes.es/). Murió en Julio de 1975.

 


Home | Saludo | Historia | Escudo, Bandera, Himno | Iglesia S. XVI | Personas Ilustres
Noticias | Fotografías | El Rincón del pitilón | Enlaces de interés| Manda Güevos