XLI   

            Mi vida es un erial:   
            flor que toco se deshoja   
            que en mi camino fatal   
            alguien va sembrando el mal   
            para que yo lo recoja .   
   

                          XLII    

               Sacudimiento extraño    
               que agita las ideas,    
               como huracán que empuja    
               las olas en tropel;    

               murmullo que en el alma    
               se lleva y va creciendo,   
               como volcán que sordo    
               anuncia que va a arder:    

               deformes siluetas    
               de seres inposibles;    
               paisajes que aparecen    
               como al través de un tul;    

               colores que fundiéndose    
               remedan en el aire    
               los átomos del iris ,   
               que nadan en la luz ;    

               ideas sin palabras ,   
               palabras sin sentido ;   
               cadencias que no tienen    
               ni ritmo ni compás ;   

               memorias y deseos    
               de cosas que no existen ;    
               accesos de alegría ,    
               impulsos de llorar ;    

               actividad nerviosa   
               que no halla en qué emplearse;    
               sin rienda que le guíe    
               caballo volador ,    

               Locura que el espíritu    
               exalta y desfallece;   
               embriaguez divina    
               del genio creador...   

               ¡Tal es la  inspiración!    

               Gigante voz que el caos     
               ordena en el cerebro,   
               y entre las sombras hace    
               la luz apaecer ;    
                                     
               brillante rienda de oro   
               que poderosa enfrena   
               de la exaltada mente    
               volador corcel ;    
                             
               hilo de luz que en haces   
               los pensamientos ata ;   
               sol que las nubes rompe    
               y toca en el cenit;   

               inteligente mano ,    
               que en un collar de perlas   
               consigue las indóciles   
               palabras reunir ;   

               armonioso ritmo    
               que con cadencia y número   
               las fugitivas notas   
               encierra en el compás ;    

               cincel que en el bloque muerde   
               la estatua modelando ,    
               y la belleza plástica    
               añade a la ideal;    

               atmósfera en que giran    
               con orden las ideas ,    
               cual átomos que agrupa    
               recóndita atracción ;    

               raudal en cuyas ondas   
               su sed la fiebre apaga ;    
               oasis que al espíritu   
               devuelve su vigor...   

               ¡Tal es la razón!    

               Con ambas siempre en lucha    
               y de ambas vencedor ,   
               tan sólo al genio es dado    
               a un yugo atar las dos .         
   

                      XLIII      
     
  Si al mecer las azules campanillas   
           de tu balcón   
  crees que suspirando pasa el viento   
            murmurador ,   
  sabe que , oculto entre las verdes hojas ,   
            suspiro yo .    

  Si al resonar confuso a tus espaldas   
            vago rumor ,   
  crees que por tu nombre te ha llamado   
            lejana voz    

  sabe que , entre las sombras que te cercan,   
            te llamo yo .   
  Si se turba medroso en la altya noche   
            tu corazón    

  al sentir en tus labios un aliento   
            abrasador ,   
  sabe que , aunque invisible , al lado tuyo   
            respiro yo .   
   

                     XLIV   

    Dices que tienes corazón y sólo   
    lo dices porque sientes sus latidos .   
    eso no es corazón ...;es una máquina   
    que al compás que se mueve hace ruido   
   

                          XLV   

              Al ver mis horas de fiebre   
              e insomnio lentas pasar ,   
              a la orilla de mi lecho ,   
              ¿quién se sentará ?   
                                    
              Cuando la trémula mano   
              tienda , próximo a expirar,   
              buscando una mano amiga ,   
              ¿quién la estrechará ?    

              Cuando la muerte vidrie   
              de mis ojos el cristal,   
              mis párpados aún abirtos,   
              ¿ quién los cerrará ?    

              Cuando la campana suene   
              (si suena en mi funeral) ,   
              una oración al oirla   
              ¿ quién murmurará ?    

              Cuando mis pálidos restos   
              oprima la tierra ya ,   
              sobre la olvidada fosa ,   
              ¿ quién vendrá a llorar ?    

              ¿Quién , en fin , al otro día ,   
              cuando el sol vuelva a brillar ,   
              de que pasé por el mundo   
              ¿quién se acordará ?   
   
 

 
  Indice  Anterior Siguiente