XXXI    
   
          Cuando el la noche te envuelven    
           las alas de tul del sueño ,    
           y tus tendidas pestañas    
           semejan arcos de ébano ;    
           por escuchar los latidos   
           de tu corazón inquieto    
           y reclinar tu dormida    
           cabeza sobre mi pecho,    
                      diera, alma mía ,    
                      cuanto poseo:   
                      ¡La luz, el aire    
                      y el pensamiento !   

           Cuando se clavan tus ojos    
           en un invisible objeto ,   
           y tus labios ilumina    
           de una sonrisa el reflejo ;    
           por leer sobre tu frente    
           el callado pensamiento    
           que pasa como la nube   
           del mar sobre el ancho espejo ,   
                      diera, alma mía ,                   
                      cuanto deseo :   
                      ¡La fama , el oro ,   
                      la gloria , el genio !    

           Cuando enmudece tu lengua ,    
           y se apresura tu aliento ,   
           y tus mejillas se encienden ,   
           y entornas tus ojos negros ;    
           por ver entre tus pestañas    
           brillar con húmedo fuego    
           la ardiente chispa que brota    
           del volcán de los deseos ,   
                    diera , alma mía ,    
                    por cuanto espero,   
                    ¡la fé , el espíritu,    
                    la tierra , el cielo !     
    

                        XXXII   
   
Este armazón de huesos y pellejo ,   
de pasear una cabeza loca   
cansado se halla al fin ,y no lo extraño   
porque, aunque es la verdad que no soy viejo  
de la parte de vida que me toca   
en la vida del mundo, por mi daño   
he hecho un uso tal , que juraría   
que he condensado un siglo en cada día    

Así, aunque ahora muriera ,   
no podría decir que no he vivido ;   
que el sayo , al parecer nuevo por fuera ,   
conozco que por dentro ha envejecido .    

He envejecido, sí ;¡ pese a mi estrella!,   
harto lo dice ya mi afán doliente :   
que hay dolor que, al pasar, su horrible huella   graba en el corazón, si no en la frente .   
    

                         XXXIII   

          Dos rojas lenguas de fuego   
          que a un mismo tronco enlazadas   
          se aproximan, y al besarse   
          forman una sola llama ;    

          dos notas que del laúd   
          a un tiempo la mano arranca ,   
          y en el espacio se encuentran   
          y armoniosas se abrazan ;    

          dos olas que bienen juntas   
          a morir sobre una playa ,   
          y que al romper se coronan   
          con un penacho de plata ;   

          dos jirones de vapor   
          que del lago se levantan ,   
          y al reunirse en el cielo   
          forman una nube blanca ;   

          dos ideas que al par brotan ,   
          dos besos que a un tiempo estallan,   
          dos ecos que se confunden ...,   
          eso son nuestras dos almas .   
   

                         XXXIV    
   
    Dejé la luz a un lado , y en el borde   
    de la revuelta cama , me senté,   
    mudo, sombrío , la pupila inmóvil,   
              clavada en la pared .    

  ¿Qué tiempo estuve así ? No sé ,al dejarme   
  la embriaguez horrible de dolor ,   
  expiraba la luz , y en mis balcones   
            reía el sol .   

   Ni sé tampoco en tan terribles horas    
   en qué pensaba o qué pasó por mí ;    
   sólo recuerdo que lloré y maldije ,   
   y que en aquella  noche envejecí .   
    

                        XXXV    

    Olas gigantes que os  rompéis bramando   
    en las playas desiertas y remotas   
    envuelto entre la sábana de espuma   
              ¡llevadme con vosotras!   

    Ráfagas de huracán , que arrebatáis   
    del alto bosque las marchitas hojas   
    arrastrado en el ciego torbellino   
              ¡llevazme con vosotras!    

    Nubes de tempestad , que rompe el rayo   
    y en fuego encienden las sangrientas orlas ;   
    arrebatado entre la niebla oscura ,   
               ¡llevadme con vosotras!    

    Llevadme, por piedad ,a donde el vértigo   
    con la razón me arranque la memoria ...   
    ¡Por piedad!...¡Tengo miedo a quedarme   
               con mi dolor a solas!   
   
 

 
 Indice  Anterior Siguiente