XXVI    
   
   Tú eras el huracán, y yo la alta   
            torre que desafía su poder :   
   ¡Tenías que estrellarte o que abatirme!..   
            ¡No podía ser!   

   Tú eras el Océano ,y yo la enhiesta   
   roca que firme aguanta su vaivén :   
   ¡Tenías que romperte o que arrancarme!.   
            ¡No podía ser!    

   Hermosa tú, yo altivo;acostumbrados   
   uno a arrollar , el otro a no ceder ;   
   la senda estrecha, inevitable el choque ..   
            ¡No podía ser !   

                   
                      XXVII    

     Besa el aura que gime blandamente   
     las leves ondas que jugando riza;   
     el sol besa a la nube en Occidente ,   
     y de púrpura y oro la matiza :    

     la llama en derredor del tronco ardiente   
     por besar a otra llama se desliza,   
     y hasta el sauce inclinándose a su peso,   
     al río que le besa vuelve un beso .   
   

                        XXVIII    
    
     Antes que tú me moriré :escondido   
              en las entrañas ya   
     el hierro llevo con que abrió tu mano   
               la herida mortal .    

     Antes que tú me moriré : y mi espíritu ,   
               en su empeño tenaz,    
      se sentará a las puertas de la muerte,   
               que llames a esperar .    

      Con las horas los días, con los días   
                los años volarán,    
      y a aquella puerta llamarás al cabo...   
               ¿Quién deja de llamar?    

      Entonces que tu culpa y tus despojos   
                la tierra guardará ,   
      lavándote en las ondas de la muerte   
                como en otro Jordán ;   

      allí donde el murmullo de la vida    
                temblando a morir va ,   
      como la ola que a la playa viene   
                silenciosa a expirar ;    

      ¡Todo lo que los dos hemos callado    
                abre una eternidad...   
      ¡Todo lo que los dos hemos callado    
                allí lo hemos de hablar.                

   
                          XXIX    

       Tu pupila es azul , y cuando ríes ,   
       su claridad suave me recuerda   
       el trémulo fulgor de la mañana   
                  que en el mar se refleja .    

       Tu pupila es azul, y cuando lloras   
        las transparentes lágrimas en ella   
        se me figuran gotas de rocío   
                   sobre una violeta .    

       Tu pupila es azul,y si en su fondo   
       como un punto de luz radia una idea ,   
       me parece en el cielo de la tarde   
                  ¡ una perdida estrella !    

            
                                 XXX    

      Nuestra pasión fué un trágico sainete   
                 en cuya absurda fábula   
      lo cómico y lo grave confundidos   
                 risas y llantos arrancan .   

      Pero fué lo peor de aquella historia   
                que al fin de la jornada ,   
      a ella tocaron lágrimas y risas ,   
                y a mí solo las lágrimas .   
   
 

 
 Indice  Anterior Siguiente