XXI    
 

  "¿Qué es poesía?",dices mientras clavas  
             en mi pupila tu pupila azul .  
  "¿Qué es poesía?" ¿Y tú me lo preguntas ?   
             Poesía...eres tú .   
 

                           XXII   
 

            Por una mirada, un mundo ;  
            por una sonrisa , un cielo ;   
            por un beso ...,¡yo no sé   
            qué te diera por un beso !   
   

                           XXIII   
   

    ¿Será verdad que ,cuando toca el sueño   
     con sus dedos de rosa nuestros hojos ,  
     de la cárcel que habita huye el espíritu   
               en vuelo presuroso?    

   ¿Será verdad que , huésped de las nieblas ,  
   de la brisa nocturna al tenue soplo   
   alado sube a la región vacía   
             a encontrarse con otros ?   

   ¿Allí ,desnudo de la humana forma ,  
   allí ,los lazos terrenales rotos ,   
   breves horas habita de la idea   
             el mundo silencioso?   

   ¿Y ríe y llora , y aborrece y ama ,   
   y guarda un rastro del dolor y el gozo ,   
   semejante al que deja cuando cruza   
             el cielo un meteoro?     

   ¡Yo no sé si ese mundo de visiones  
   vive fuera o va dentro de nosotros ,  
   lo que sé, es que conozco a muchas gentes   
             a quienes no conozco !   

          
                        XXIV   

               Las ropas desceñidas   
               desnudas las espaldas ,  
      en el dintel de oro de la puerta ,   
               dos ángeles velaban .  

               Me aproximé a los hierros   
               que difienden la entrada ,   
       y de las dobles rejas en el fondo   
                la ví confusa y blanca .   

                La ví como la imagen   
                que en un sueño pasa ,  
      como un rayo de luz tenue y difuso   
                que entre tinieblas nada .   

                Me sentí de un ardiente   
                deseo llena el alma .   
      ¡Como atrae un abismo,aquél misterio  
                hacia sí me arrastraba!   

                Mas, ¡ay! ,que de los ángeles   
      parecían decirme las miradas :  
                "¡El umbral de esta puerta   
                sólo Dios lo traspasa .   
   

                          XXV    

        Cuando miro el azul horizonte      
                  perderse a lo lejos    
        al través de una gasa de polvo,   
                  dorado e inquieto ,   

        se me antoja posible arrancarme    
                del mísero suelo ,   
        y flotar con la niebla dorada   
                en átomos leves   
                cual ella deshecho .   

       Cuando miro de noche , en el fondo   
                 oscuro del cielo ,  
       las estrellas temblar , como ardientes   
                pupilas de fuego ,  

       se me antoja a do brillan   
                subir en un vuelo ,   
       y anegarme en su luz , y con ellas   
                en lumbre encendido   
                fundirme en un beso .    

       En el mar de la duda en que bogo   
                ni aún sé lo que creo ;   
       ¡sin embargo, estas ansias me dicen    
               que yo llevo algo   
               divino aquí dentro !...            
  
 

 
 Indice  Anterior Siguiente