XI   
 
  Yo sé un himno  gigante y extraño   
  que anuncia en la noche del alma una aurora, 
  y estas páginas son de ese himno   
  cadencias que el aire dilata en las sombras .   

  Yo quisiera escribirlo , del hombre   
  domando el rebelde, mezquino idioma,   
  con palabras que fuesen a un tiempo   
  suspiros y risas , colores y notas.  

  Pero en vano es luchar; que no hay cifra  
  capaz de encerrarle, y apenas , ¡oh,hermosa!,  
  si , teniendo en mis manos las tuyas,   
  podría al oído ,contártelo a solas.   
 

                         XII   
 
      Lo que el salvaje que con torpe mano   
      hace de un tronco a su capricho un dios,   
      y luego ante su obra se arrodilla,   
                eso hicimos tú y yo .   

       Dimos formas realesa un fantasma ,   
       de la mente ridícula invención,   
       y hecho el ídolo ya , sacrificamos   
                en su altar nuestro amor .   
    

                          XIII   
   
           Del salón en el ángulo oscuro,   
           de su dueña tal vez olvidada ,   
           silenciosa y cubierta de polvo   
                     veíase el arpa .   

           ¡Cuanta nota doemía en sus cuerdas,   
           como el pájaro duerme en las ramas,   
           esperando la mano de nieve   
                    que sabe arrancarlas !   

          -¡Ay!- pensé- ¡cuántas veces el genio   
          así duerme en el fondo del alma ,   
          y una voz , como Lázaro, espera   
          que le diga : " Levántate y anda !" 
  
       
                             XIV  
 
       Alguna vez la encuentro en el mundo   
                 y pasa junto a mí ;  
        y pasa sonriéndose , y yo digo :   
                 "¿Como puede reir ?"  

        Luego asoma a mi labio otra sonrisa,   
                 máscara del dolor,   
        y entonces pienso : "¡Acaso ella se ríe  
                 como me río yo!"  
 

                    XV  
                                                           
         Seta que voladora   
         cruza, arrojada al azar,   
         y que no sabe dónde   
         temblando se clavará ;  

         hoja que del árbol seca   
         arrebata el vendabal    
         y que no hay quien diga el surco   
         donde al polvo volverá ;               

         gigante ola que el viento     
         riza y empuja en el mar ,  
         y rueda y pasa y se ignora    
         qué playa buscando va ;       

         luz que en cercos temblorosos  
         brilla, próxima a expirar,   
         y que no se sabe de ellos   
         cuál el último será ;   
                                                        
         ese soy yo , que al acaso  
         cruzo el mundo , sin pensar    
         de dónde vengo , ni a dónde  
         mis pasos me llevarán .                              
   
 

 
 Indice   Anterior Siguiente