VI   

      Fatigada del baile ,              
      encendido el color,breve el aliento,  
      apoyada en mi brazo,                         
      del salón se detuvo en un extremo.  
                                                             
      Entre la leve gasa                                        
      que levantaba el palpitante seno, 
      una flor se mecía                         
      en compasado y dulce movimiento.  

      Como en cuna de nácar                             
      que empuja el mar y que acaricia el céfiro, 
      dormir parecía al blando 
      arrullo de sus labios entreabiertos . 

      ¡Oh! ¡quién así,pensaba ,        
      dejar pudiera deslizarse el tiempo!       
      ¡Oh , si las flores duermen ,                    
      qué dulcísimo  sueño !                             
 

                         VII 
 
     Voy contra mi interés al confesarlo ; 
                no obstante , amada mía , 
      pienso, cual tú , que una oda sólo es buena 
      de un billete del banco al dorso escrita . 
      No faltará algún necio que al oirlo 
                se haga cruces y diga : 
      "Mujer , al fin , del siglodiecinueve , 
      material y proaica ". ¡Boberías! 
      ¡Voces que hacen correr cuatro poetas 
      que en invierno se embozan con la lira ! 
      ¡Ladridos de los perros a la luna ! 
      Tú sabes y yo sé que en esta vida , 
      con genio es muy contado el que la escribe 
      y con oro cualquiera hace poesía . 

 
                           VIII 

        ¿Quieres que de ese néctar delicioso  
                  no te amargue la hez ?  
        Pues aspírale , acércale a tus labios  
                  y déjale después.                  
  
        ¿Quieres que conservemos una dulce 
                  memoria de este amor? 
        Pues amémonos hoy mucho, y mañana  
                 digámonos ¡adiós! 
 

                          IX 

    Entre el discorde estruendo de la orgía 
             acarició mi oído , 
    como una nota de lejana música , 
             el eco de un suspiro . 

    El eco de un suspiro que conozco , 
    formado de un aliento que he bebido , 
    perfume de una flor ,que oculta crece 
            en un claustro sombrío . 

    Mi adorada de un día, cariñosa , 
    "¿En qué piensas?", me dijo . 
    En nada ..." ¿En nada y lloras?" "Es que tengo 
    alegre la tristeza y triste el vino . 
 
                                                              
                                             
                                                                                  
     Como en un libro abierto                                   
     leo de tus pupilas en el fondo ;                         
     ¿a qué fingir el labio                                           
     risas que se desmienten en los ojos?             

     ¡Llora! No te averguences                                  
     de confesar que me has querido un poco  .        
     ¡Llora! Nadie nos mira  .                                     
     Ya ves:yo soy un hombre .., ¡y también lloro!      
 

 

 Indice Anterior Siguiente