LXVI  

                Su mano entre mis manos,  
                sus ojos entre mis ojos ,  
                la amorosa cabeza  
                apoyada en mi hombro.  
                ¡Dios sabe cuantas veces,  
                con paso perezoso,  
                hemos vagado juntos   

                bajo los altos olmos  
                que de su casa prestan  
                misterio y sombra al pórtico!  
                Y...ayer un año apenas ,  
                pasado como un soplo,  
                con qué exquisita gracia,  
                con qué admirable aplomo  
                me dijo, al presentarnos  
                un amigo oficioso :  
                "Creo que en alguna parte  
                he visto a usted ." ¡Ah!, bobos,  
                que sois de los salones  
                comadres de buen tono ,  
                y andábais allí a caza  
                de galantes embrollos :  
                ¡qué historia habéis perdido!  
                ¡Qué manjar tan sabroso  
                para ser devorado  
                sotto voce en un corro ,  
                detrás del abanico  
                de plumas y de oro!  
               ...................................   

               ¡Discreta y casta luna ,  
               copudos y altos olmos ,  
               paredes de su casa ,  
               umbrales de su pórtico,  
               callad, y que el secreto  
               no salga de vosotros!   

               Callad; que por mi parte  
               yo lo he olvidado todo:  
               y ella...,ella...,¡no hay máscara  
               semejante a su rostro!   

        
                         LXVII  
                                                        
 De dónde vengo?...El más horrible y áspero   
             de los senderos busca ,   
 las huellas de unos piés ensangrentados   
             sobre la roca dura ;  

 los despojos de un alma hecha jirones   
             en las zarzas agudas,   
             te dirán el camino   
             que conduce a mi cuna.   

 ¿A dónde voy ? El más sombrío y triste   
            de los páramos cruza;   
 valle de eternas nieves y de eternas   
            melancólicas brumas .   
                                                    
 En donde esté una piedra solitaria   
          sin inscripción alguna,    
          donde habite el olvido,   
          allí estará mi tumba .   

       
                       LXVIII      

   Como enjambre de abejas irritadas,    
   de un oscuro rincón de la memoria   
   salen a perseguirme los recuerdos   
            de las pasadas horas.   
                                                            
   Yo los quiero ahuyentar .¡Esfuerzo inútil!   
             Me rodean, me acosan ,   
   y unos tras otros a clavarme vienen   
   el agudo aguijón que el  alma encona .  

   
                         LXIX   
  
    Es cuestión de palabras , y, no obstante   
              ni tú ni yo jamás,    
    después de lo pasado, convendremos   
              en quién la culpa está .  

    ¡Lástima que el amor un diccionario   
              no tenga donde hallar   
    cuándo el orgullo es simple orgullo,  
              y cuándo es dignidad !  

  
                          LXX  

        De lo poco de vida que me resta  
        diera con gusto los mejores años ,  
                   por saber lo que a otros  
                   de mí has hablado.  

        Y esta vida mortal, y de la eterna  
        lo que me toque , si me toca algo,  
                  por saber lo que a solas  
                  de mí has pensado .  
  
 

 
 Indice  Anterior Siguiente