LXI     
      
                  No sé lo que he soñado     
                  en la noche pasada;  
        triste, muy triste debió ser el sueño  
        pues despierto la angustia me duraba.  

                  Noté al incorporarme,  
                  húmeda la almohada,  
        y por primera vez sentí al notarlo,  
        de un amargo placerhenchirse el alma.  

                  Tristecosa es el sueño  
                  que llanto nos arranca .  
        Mas tengo en mi tristeza una alegría.. 
        ¡sé que aún me quedan lágrimas!  
 

                          LXII  
  
                Espíritu sion nombre,  
                indefinible esencia ,  
                yo vivo con la vida  
                sin formas de la idea .  

                Yo nado en el vacío,  
                del sol tiemblo en la hoguera,  
                palpito entre las sombras 
                y floto con las nieblas .  

                Yo soy el fleco de oro 
                de la lejana estrella;  
                yo soy de la alta luna  
                la luz tibia y serena.  

                Yo soy de la ardiente nube  
                que en el ocaso ondea;  
                yo soy del astro errante  
                la luminosa estela .  

                 Yo soy nieve en las cumbres,  
                 soy fuego en las arenas,  
                 azul onda en los mares ,  
                 y espuma en las riberas.  

                 En el laúd soy nota,  
                 perfume en la violeta,  
                 fugaz llama en las tumbas  
                 y en las ruinas hiedra.  

                 Yo canto con la alondra  
                 y zumbo con la abeja,  
                 yo imito los ruidos  
                 que en la alta noche suenan.  

                 Yo atrueno en el torrente , 
                 y silbo en la centella,  
                 y ciego en el relámpago  
                 y crujo en la tormenta.  

                 Yo río en los alcores,  
                 susurro en la alta yerba,  
                 suspiro en la onda pura, 
                 y lloro en la hoja seca.    

                 Yo ondulo con los átomos   
                 del humo que se eleva,  
                 y al cielo lento sube  
                 en espiral inmensa .  

                 Yo, en los dorados hilos  
                 que los insectos cuelgan,  
                 me mezco entre los árboles  
                 en la ardorosa siesta.  

                 Yo corro tras las ninfas  
                 que en la corriente fresca  
                 del cristalino arroyo  
                 desnudas juguetean.  

                 Yo, en bosques de corales 
                 que alfombran blancas perlas,  
                 persigo en el Océano  
                 las náyades ligeras.  

                 Yo, en las cavernas cóncavas  
                 do el sol nunca penetra  
                 mezclándome a los gnomos,  
                 contemplo sus riquezas.  

                 Yo busco de los siglos  
                 las ya borradas huellas,  
                 y sé de esos imperios  
                 de que ni el nombre queda.  

                 Yo sigo en raudo vértigo  
                 los mundos que voltean,  
                 y mi pupila abarca  
                 la creación entera.  

                 Yo sé de esas regiones  
                 a do un rumor no llega,  
                 y donde informes astros  
                 de vida un soplo esperan .  

                 Yo soy sobre el abismo  
                 el puente que atraviesa,  
                 yo soy la ignota escala  
                 que el cielo une a la tierra.  

                 Yo soy el invisible  
                 anillo que sujeta  
                 el mundo de la forma  
                 al mundo de la idea.  

                 Yo, en fin soy ese espíritu , 
                 desconocida esencia,  
                 perfume misterioso,  
                 de que es vaso el poeta .  
  

                        LXIII  
 
         Despierta, tiemblo al mirarte;  
         dormida, me atrevo a verte;   
         por eso, alma de mi alma,  
         yo velo mientras tú duermes.  

         Despierta, ríes, y al reir, tus labios  
                    inquietos me parecen  
         relámpagos de grana que serpean  
                    sobre un cielo de nieve.   
              
         Dormida, los extremos de tu boca  
                    pliega sonrisaleve,   
         suave como el rastro luminoso  
                    que deja un sol que muere...  
                    "¡Duerme!"  

        Despierta, miras, y al mirar,tus ojos  
                  húmedos resplandecen  
        como la onda azul, en cuya cresta  
                  chispeando el sol hiere.  

        Al través de tus párpados ,dormida ,  
                 tranquilo fulgor vierten,  
        cual derrama de luz templado rayo  
                 lámpara transparente...  
                 "¡Duerme!"  

        Despierta,hablas,y al hablar,vibrantes  
                  tus palabras parecen  
        lluvia de perlas que en dorada copa  
                  se derrama a torrentes.  

        Dormida, en el murmullo de tu aliento  
                  acompasado y tenue ,  
        escucho yo un poema, que mi alma  
                  enamorada entiende...  
                  "¡Duerme!"  
                                              
        Sobre el corazón la mano  
        he puesto,porque no suene  
        su latido, y de la noche  
        turbe la calma solemne .  

        De tu balcón las persianas  
        cerré ya, por que no entre     
        el resplandor enojoso  
        de la aurora, y te despierte...  
        "¡ Duerme ! 
                                                              
          
                       LXIV  
 
    Como guarda un avaro su tesoro,  
                guardaba mi dolor:  
    le quería probar que hay algo eterno  
    a la que eterno me juró su amor.  

    Mas hoy la llamo en vano, y oigo al tiempo  
                que se acabó:  
    "¡Ah, barro miserable, eternamente  
                no podrás ni aún sufrir !"  
 

                          LXV  
 
      Cruza callada ,y son sus movimientos  
                 silenciosa armonía ;  
      suenan sus pasos y al sonar recuerdan  
      del himno alado la cadencia rítmica .  

      Los ojos entreabre, aquellos ojos  
                tan claros como el día;  
      y la tierra y el cielo , cuanto abarcan,  
      arden con nueva luz en sus pupilas.  

      Ríe , y su carcajada tiene notas  
               del agua fugitiva;  
      llora, y es cada lágrima un poema  
               de ternura infinita.  
  
      Ella tiene la luz, tiene el perfume,  
                el color y la línea;  
      la forma, engendradora de deseos,  
                la expresión,fuente eterna de poesía.  

      ¿Que es estúpida?..¡Bah! Mientras callando  
                guarde oscuro el enigma,  
      siempre valdrá lo que yo creo que calla  
      más que lo que cualquiera otra me diga.  
  
 
 

 
  Indice  Anterior Siguiente