LVI                            
  
       Primero es un albor trémulo y vago,   
       raya de inquieta luz quecorta el mar;   
       luego chispea y crece y se difunde   
       en gigante explosión de claridad.  
                                                                        
       La brilladora lumbre es la alegría;   
       la temerosa sombra es el pesar ;   
       ¡ay!, en la oscura noche de mi alma ,   
                ¿cuándo amanecerá?  

   
                                                             
                       LVII   
  
       Como la brisa que la sangra orea  
       sobre el oscuro campo de batalla,  
       cargada de perfumes y armonías  
       en el silencio de la noche vaga;  
                                             
       símbolo del dolor y la ternura,  
       del bardo inglés en el horrible drama  
       la dulce Ofelia, la razón perdida,  
       cogiendo las flores y cantando pasa  
   
                                                                   
                              LVIII   
                                                   
            Cuando entre la sombra oscura   
            perdida una voz murmura   
            turbando su triste calma ,  
            si en el fondo de mi alma   
            la oigo dulce resonar;   
            díme: ¿es que el viento en sus giros   
            se queja, o que tus suspiros   
            me hablan de amor al pasar?  

             Cuando el sol en mi ventana   
              rojo brilla la mañana,   
              y mi amor tu sombra evoca   
              si en mi boca de otra boca  
              sentir creo la impresión,  
              dime: ¿es que ciego deliro,      
              o que un beso en un suspiro   
              me envía tu corazón?   

              Y en el luminoso día  
              y en la alta noche sombría;   
              si en todo cuanto rodea   
              el alma que te desea   
              te creo sentir y ver;   
              díme: ¿es que toco y respiro  
              soñando, o que en un suspiro   
              me das tu aliento a beber?      
  

                        LIX   
   
   ¡Cuantas veces, al pié de las musgosas  
             paredes que la guardan,  
   oí la esquila que al mediar la noche  
             a los maitines llama!  

   ¡Cuantas veces trazó mi triste silueta  
             la luna plateada  
   junto a la del ciprés que de su huerto  
             se asoma por las tapias !  

   Cuando en sombras la iglesia se envolvía  
             de su ojiva calada,  
   ¡cuantas veces temblar sobre los vidrios  
             ví el fulgor de la lámpara !  

   Aunque el viento en los ángulos oscuros  
             de la torre silbara,  
   del coro entre las voces percibía  
             su voz vibrante y clara.  

   En las noches de invierno, si un medroso  
             por la desierta plaza  
   se atrevía a cruzar, al divisarme  
             el paso aceleraba.  

   Y no faltó una vieja que en el torno  
             dijese a la mañana,  
   que de algún sacristán muerto en pecado  
             era yo el alma.  

   A oscuras conocía los rincones  
             del atrio y la portada;  
   de mis piés las hortigas que allí crecen  
             las huellas tal vez guardan.  

   Los búhos, que espantados me seguían  
             con sus ojos de llamas ,  
   llegaron a mirarme con el tiempo   
             como a un buen camarada .  

   A mi lado sin miedo los reptiles  
             se movían a rastras;  
   ¡hasta los mudos santos de granito  
             creo que me saludaban!  
   como la niebla , como el gemido  
  

                      LX  
   
     Cendal flotante que en leve bruma,   
     rizada cinta de blanca   
              rumor sonoro    
              del arpa de oro ,   
     beso del aura , onda de luz:  
              eso eres tú.    

     Tú,sombra aérea,que cuantas veces   
     voy a tocarte, te desvaneces    
     como la llama , como el sonido,     
     como la niebla , como el gemido  
              del lago azul .  
  
     En el mar sin playas, onda sonante;   
     en el vacío , cometa errante;  
              largo lamento    
              del ronco viento,  
     ansia perpetua de algo mejor   
              eso soy yo.  

     ¡Yo,que a tus ojos en mi agonía,  
     los ojos vuelvo de noche y día ;  
     yo, que incansable corro y demente           
     tras una sombra, tras la hija ardiente  
              de una visión !  

 

 
  Indice  Anterior Siguiente