LI   

   Yo soy ardiente, yo soy morena,   
   yo soy el simbolo de la pasión;    
   de ansia de goces goces mi alma está llena,   
   ¿A mí me buscas?" "No es a tí; no."   

   "Mi frente es pálida; mis trenzas,de oro;   
   puedo brindarte dichas sin fin;   
   yo de ternura guardo un tesoro .   
   ¿ A mí me lamas ?""No;no es a tí."    

   "Yo soy un sueño, un imposible ,   
   vano fantasma de niebla y luz;   
   soy incorpórea , soy intangible ;   
   no puedo amarte ." "¡Oh , ven , ven tú!"   
   
   

                           LII    
   
          Cuando sobre el pecho inclinas   
          la melancólica frente,    
          una azucena tronchada    
                   me pareces .    

          Porque al darte la pureza,   
          de que es símbolo celeste ,   
          como a ella , te hizo Dios   
                    de oro y nieve .   

                         LIII   
    
        Sobre la falda tenía el libro abierto;   
        en mi mejilla tocaban   
        sus rizos negros;   
        no veíamos las letras   
        ninguno , creo;   
        y sin embargo guardábamos   
        hondo silencio.   

        ¿Cuánto duró? Ni aún entonces   
        pude saberlo ;   
        sólo sé que no se oía   
        mas que el aliento,   
        que apresurado escapaba   
        del labio seco.    

        Sólo sé que nos volvimos   
        los dos a un tiempo,   
        y nuestros ojos se hallaron,   
        y sonó un beso.   
      ..................................................   
        Creación de Dante era el libro,   
        era su Infierno.   
        Cuando a él bajamos los ojos,   
        yo dije trémulo:   
        "¿Comprendes ya que un poema   
        cabe en un verso?"   
        Y ella respondió encendida:   
        "¡Ya lo comprendo!"   
   

                         LIV    
    
     Si de nuestros agravios en un libro    
               se escribiese la historia,    
     y se borrase en nuestras almas cuanto    
               cuanto se borrase en sus hojas   

     te quiero tanto aún, dejó en mi pecho   
               tu amor huellas tan hondas,             
     que sólo con que tú borrases una ,    
               ¡las borraba yo todas!    
    

                           LV     

Una mujer me ha envenenado el alma,    
otra mujer me ha envenenado el cuerpo ;    
ninguna de las dos vino a buscarme,    
yo de ninguna de las dos me quejo.   
         
Como el mundo es redondo, el mundo rueda.  Si mañana, rodando, este veneno    
envenena a su vez ,¿por qué acusarme?    
puedo dar más de lo que a mí me dieron?    
   
 

 
  Indice  Anterior Siguiente