Ir a la página principal    
       

 

INTERPRETACIÓN

Los actores tienen dos problemas:
-El primero es que no siguen sus impulsos.
-El segundo es que empiezan a escribir las obras en la cabeza. Esto lo vemos cada día en las escenas. Donde la gente tiene la escena hecha en la cabeza cuando llegan a ensayar. Y cambiarlo es como, literalmente, coger un martillo... (John Strasberg).


El objetivo de estas clases de interpretación es ayudar a descubrir y estimular la creatividad del actor, a entrar en contacto con sus impulsos creadores, imaginación y sentimientos, y a canalizarlos a través de personajes, acciones, y textos escritos por autores de teatro. En definitiva, se busca una interpretación verdadera y creíble, creíble para el propio actor y para el público. En ella el actor tiene una experiencia real, al vivir con su imaginación las situaciones en que está inmerso el personaje. Puede vivir muchas facetas de su propia vida, puede vivir muchas vidas diferentes a la suya, decir palabras que tal vez nunca diría en la vida real, todo con la ayuda de esa cualidad renovadora que los seres humanos compartimos: la imaginación.
Fases del trabajo:
1ºLa improvisación con texto previamente aprendido: dentro de unas circunstancias dadas, comportamiento libre para ser, hacer, y decir, dentro de un juego libre de impulsos del actor: haz lo que te dé la gana, y habla el texto a partir de cómo te encuentres cuando sientas la necesidad de hacerlo.
2º Acercamiento a la escena en su integridad, cumpliendo los requisitos más importantes de la misma.
3º Caracterización externa.

 
 
 
Despídete, cariño. Escuela de Teatro de Portugalete. 2006-2007
Ir a la página principal