Escuela oficial de Arte Dramático


(Comunicado leído en el congreso de Artes Escénicas celebrado en Bilbao en el año 2001)

ESCUELA OFICIAL


Pienso que algún día existirán en Euskadi Escuelas de Teatro en muchas poblaciones, que en ellas existirán compañías de teatro aficionado, además de las profesionales que puedan haber. Creo que esto se corresponderá a un normal crecimiento del interés por el Arte vivo. Pero también pienso que algún día tendrá que haber una Escuela Oficial de Teatro dedicada íntegramente a aquellos que deseen ser actores profesionales, que quieran estudiar con dedicación absoluta el arte teatral, que deseen dedicar su vida al teatro, al cine o a la televisión, que deseen entregarse a esta vida tan impredecible con todo el entusiasmo característico de quien se entrega a la realización de una ilusión. Pero, supongo, que no sería una mala idea intentar dotar a esa estructura que va a acoger a estar personas, de una serie de características que por lo menos puedan mitigar la sensación de riesgo que puedan tener sus futuros alumnos. Que por lo menos el estudiar teatro pueda tener las ventajas de cualquiera de los estudiantes de las demás carreras, llamadas por algunos "serias".

ESCUELAS PRIVADAS


Afortunadamente ahora existen aquí las escuelas privadas, de titulación privada; que con o sin ayuda pública, y en cualquier caso con bastante precariedad, están sosteniendo actualmente la enseñanza teatral en nuestro país; y digo afortunadamente, porque hasta hace poco no las había. Pero esto no es suficiente. La solución es otra. Como posibilidad está la Universidad, con su capacidad para crear títulos propios. Está también la L.O.G.S.E., pero en otro lado. Aquí no. ¿Podemos ir contra el ritmo de los tiempos? Pero… eso de las enseñanzas regladas… ¿no será alguna manía? Que se lo pregunten a los alumnos. Que se les pregunte si les gusta la idea de ser únicamente considerados como "carne de casting", donde vales si te cogen y no vales si no te cogen. ¿Y qué pasa en el tiempo durante el que transcurren los estudios? ¿Porqué los estudiantes de teatro no pueden gozar de las ventajas de que disfrutan los estudiantes universitarios: becas, intercambios, ayudas oficiales, descuentos, seguros, instalaciones adecuadas, medios de todo tipo, tecnología audiovisual moderna, matrículas sustanciosamente más baratas, un control de los planes de estudios y del nivel y trayectoria de sus profesores… Además de todo ello esta estructura podría servir de plataforma para el desarrollo de proyectos de investigación. Por supuesto, que todas estas ventajas deben de estar acompañadas por la ineludible mejora de sus estudios; una enseñanza reglada no debe dar únicamente títulos, sino una contrastada calidad en su enseñanza. Que cuando salgan sus alumnos no solamente tengan un bonito papel, sino que ese papel sea la garantía escrita y legalizada de un alto nivel real de sus estudios. Que ese título sea realmente un aval de su preparación.

EL ACTOR EN ESCENA

Y aquí un inciso: tal vez exista aún la mentalidad de que enseñanza oficial, ya sea universitaria o de la L.O.G.S.E. consista en trabajar fundamentalmente con mucha teoría y con poca práctica. No creo que esto deba ser así. En Arte, la práctica viva de la creación es lo esencial. Y en el caso de actores, directores, escenógrafos y dramaturgos, la práctica artística es lo importante. Un actor, cuando está en un escenario, lo fundamental es su presencia real de creador. Es un creador, no es un fingidor, ni un simulador, ni simplemente un memorizador o un mero reproductor de gestos o palabras; es un creador, y por ello teniendo un tronco común con las demás Artes, un creador que crea con la paleta de sus sentimientos, ideas o impulsos, momento a momento en el instante presente, no simplemento reproduciendo algo que en algún tiempo estuvo vivo, o no. Es un reguero de vida que se desplaza en las tres dimensiones espaciales y a lo largo del tiempo. Pienso que finalmente eso es lo que puede hacer que el público vaya al teatro.

AL FINALIZAR LOS ESTUDIOS


¿Qué ocurre además en el momento en que un actor abandona la escuela? ¿Qué le ocurre a él, aquí, en comparación con el resto de estudiantes de otras carreras? Claro, esto en el caso de que no se vaya a Madrid o al resto de escuelas oficiales del sur del Estado.
Un estudiante universitario o de la L.O.G.S.E. puede continuar estudios de tercer ciclo o puede dar clases, y posee el aval de un titulo oficial, con todo el reconocimiento que pueda tener.

FUTURO


Entonces, a la vista de todo lo expuesto, está claro que soy partidario de que en Euskadi, un día, y espero que no tarde mucho en llegar, haya una escuela oficial con titulación universitaria. Deberá haberla. Estoy seguro de que la habrá. Donde título y nivel de contenido y preparación final estén en estrecha correspondencia y que el aval que debe ser el título sea un aval de una calidad real.