El doblaje de una película tiene varias partes:

  • Traducción. El guión original por ejemplo en Ingles, debe de ser traducido al idioma deseado por el cliente (castellano, euskera, catalán, gallego etc.).

  • Ajuste. Una vez de traducido se ajusta. Esta es una de las partes más laboriosas del doblaje. Ajustar es adaptar la traducción a las bocas de los actores de la película. Las frases, las palabras,  tienen que ajustarse a las bocas, para que luego más tarde, el doblador no tenga problemas a la hora de grabarlas.

  • Takeo. Después de traducido se takea. Los guiones tienen un número de líneas, estas  se trocean en 8, 10, 15 o las líneas que los dobladores tengan estipuladas. En este troceo se debe de tomar tiempo de entrada y tiempo de salida del take para que una vez en sala, el técnico de sala haga coincidir el trozo de guión con el trozo de imagen.

  • Reparto. Una de las partes más importantes del doblaje. Consiste en adjudicar al personaje una voz. Teniendo en cuenta las voces que hay en el mercado, características del personaje, tono y timbre. De esta fase depende la verdadera adaptación al nuevo idioma. 

  • Doblaje. Esta parte se realiza en la sala de doblaje e intervienen al menos dos personas: el doblador y el técnico de sala. El doblador con su voz, tratará de imitar al máximo las expresiones del actor, tratando de encajar el texto del take en la boca del actor. La función del técnico de sala es la de grabar en perfectas condiciones la voz del doblador.