CEBIL: SEMILLAS CON BUFOTENINA.


Anadenanthera colubrina ( variedad Cébil ).

AVISO: Las semillas de cébil son, legalmente, para jardinería ornamental, NO para ser consumidas aunque así lo hagan desde hace siglos y hasta hoy día los nativos del noroeste de Argentina. Declinamos cualquier responsabilidad en caso de mal uso de la información ofrecida en esta web con propósitos meramente informativos, científicos y de archivo, acogiéndonos a las libertades de información y de expresión recogidas ambas en la Constitución.


Al llegar Colón a América observa que los indios esnifan un rapé de semillas pulverizadas. Anadenanthera colubrina es un árbol corpulento que crece en el noroeste de Argentina. Es un árbol muy abundante en esta zona, donde hay dos variedades de Anadenanthera colubrina. La variedad Cébil es la más potente. Los indios Wichi siguen usando hoy las semillas de Cébil desde hace más de 4000 años, pero nunca se las comen aunque media docena de semillas pulverizadas y tragadas con algun líquido producirían efectos. Fuman con tabaco -reteniendo el humo todo lo posible- de 5 a 8 semillas troceadas ó las esnifan pulverizadas (de 100 a 500 mg). Si se esnifa, el efecto visionario dura muy poco: unos 15-20 minutos. Fumado dura 1 hora más o menos. Pruebas hechas en el año 2001 demostraron que las semillas de Cébil eran activas fumando menos de una semilla, o esnifando tres, aunque dada la gran variación en su concentración de bufotenina sería prudente empezar por menos. La infusión se hace hirviendo en agua 2 a 6 semillas, y bebiendo el líquido filtrado aunque hay quien además ingiere las semillas con miel.


LA SUSTANCIA DEL SAPO.

Las semillas de Anadenanthera colubrina, sus dos variedades, contienen sobre todo bufotenina, también llamada 5-hidroxi-dimetil-triptamina. Se llama bufotenina porque fué descubierta en la secreción del sapo común (Bufo vulgaris) en 1893. ¡ATENCIÓN!: Los sapos además de bufotenina secretan gran cantidad de venenos, la única manera segura de consumir piel de sapo es fumándola, pero es mas facil trocear y fumar semillas de cébil. La bufotenina NO está prohibida y de hecho la única triptamina ilegal es la D.M.T. o Di metil Triptamina.

Hay una gran variabilidad en el porcentaje de bufotenina de las semillas de cébil, desde un 2,5% hasta un máximo del 12,4% en árboles cultivados por chamanes (Piñeiro 2000) pasando por un 4,41% en unas semillas recogidas en Salta, Argentina, o un 3,51% en otra muestra de esta misma ciudad. La bufotenina es un compuesto muy estable, ya que semillas encontradas en el siglo XIX seguían conteniéndola casi inalterada. Además se ha encontrado bufotenina en la sangre y la orina de personas normales, se sabe que el cuerpo humano puede producir bufotenina.

EFECTOS.

La sensación corporal tras esnifar semillas de cebil es cálida y muy agradable. Tras 5 minutos hay efectos visionarios con los ojos cerrados: fosfenos, puntos de luz, dibujos geométricos en blanco y negro o a color, y mas rara vez imagenes parecidas a las reales.

EFECTOS ADVERSOS Y CONTRAINDICACIONES.

Tras fumar o aspirar semillas de cébil pueden aparecer efectos desagradables, aunque transitorios y de poca entidad: Taquicardia, dolor de cabeza y presión en la cabeza y las fosas nasales, dolor muscular en general, vértigo, parestesias (hormigueo en extremidades), y un posible efecto laxante / purgante. El consumo de bufotenina, sea piel de sapo comun fumada o semillas de cébil, está contraindicada en caso de hipertensión o problemas cardíacos.

CÉBIL EN MEDICINA POPULAR.

La variedad colubrina se esnifa para la melancolía, la fiebre y la tos, cefaleas y estreñimiento (Rätsch 2005).


CULTIVO


Prefiere los climas tropicales y subtropicales. Las semillas se siembran en bandejas con perlita, en un lugar con una temperatura mínima de 22º y a pleno sol. Si no hay esta temperatura puede usarse una manta eléctrica sobre la que se colocará la bandeja. Suelen germinar en unos 10 días, pero la fertilidad de las semillas disminuye rapidamente en pocos meses. El uso de tierra con alto contenido orgánico mata muchos brotes. Conviene usar un fungicida sistémico, de los que se añade al agua de riego, para evitar los ataques fúngicos. El crecimiento es lento el primer año, posiblemente como consecuencia de una falta de bacterias fijadoras de nitrógeno. Pueden sembrarse junto con las semillas de Cébil unas pocas legumbres, como habas, guisantes, etc. Las legumbres viven en asociación con las bacterias fijadoras de nitrógeno. El segundo año creceran rápido las jóvenes plantitas de Cébil, si se trasplantan a tiestos con tierra rica y suelta. Es una especie que le gusta el sol, pero tolera la sombra leve cuando es joven. Los frutos deben ser recogidos del árbol cuando empiezan a abrirse. Se ponen al sol para que completen su apertura y liberen sus semillas ( un kilo de semillas son unas 7.600 ). Las semillas deben almacenarse un un armario fresco y seco, a unos 18ºC y en una bolsa de plástico. La fertilidad de las semillas desciende a un 60% más o menos de germinación si son semillas de más de un año


Bibliografia

Piñeiro, Juanjo. 2000. Psiconautas, exploradores de la conciencia. Los libros de la liebre de marzo. Barcelona.
En la página 89 a 101 entrevista a Manuel Torres, arqueólogo especialista en Cébil y Virola.
Rätsch, C. 2005. The Encyclopedia of Psychoactive Plants. Park Street Press. USA.
Torres, Constantino Manuel y Repke, D. 2006. Anadenanthera: Visionary plant of ancient South America. Haworth press, 256 pgs. $35.

VOLVER AL MENU INICIAL
PRECIOS