Atrás

 

LA GERINGOSA ASTUR Y LA GERIGONCIA MANCHEGA

 

PROPÓSITO DE ESTUDIO SOBRE UNO DE LOS BAILES MÁS ANCESTRALES CONOCIDOS.

 

Texto de  Antonio Castejón.

 

Al tratar sobre la genealogía de los ZAPICO_2019, al principio, mencionábamos este baile lavianés.

 

Recuerdo, de mi niñez, ver bailar en La Pola de Laviana la danza de nombre La Geringosa, cuya letra dice:

Que la quiero ver bailar, saltar y brincar,

dar vueltas al aire, con la GERINGOSA de un fraile,

con su GERINGOSA:

por lo bien que lo bailas, hermosa, busca compaña... 

Salga usted, Don José, que lo quiero ver bailar,

saltar y brincar, dar vueltas al aire,

con la GERINGOSA de un fraile,

con su GERINGOSA.

Por lo bien que lo bailas, hermosa, déjalo solo, solo, solo.

 

GERINGOSA es término del bable, que equivale al castellano «JERIGONZA» y su significado es el que sigue:

A.- Lenguaje difícil de entender.

B.- Lenguaje de mal gusto, compli­cado y difícil de entender.

C.- Acción extraña y ridícula.

D.- «ANDAR EN JERIGONZAS» equivale a «ANDAR EN RODEOS O TERGIVERSACIONES MALICIOSAS».

 

¿Qué significado tiene la locución «geringosa de un fraile», en la canción lavianense?

No lo sé. Quizás aluda al signifi­cado marcado arriba con una -C-: «ac­ción extraña y ridícula», indicando la to­nada que debe bailarse al estilo desgarbado con que lo haría un fraile, pre­sumiendo a éste, por su profesión, po­co airoso para tal menester.

 

Dábamos, pues, por seguro que la Geringosa era baile astur y polense, hasta que topamos con un libro descriptivo del cancionero musical de LA MANCHA, con el comentario siguiente incluido en uno de sus capítulos:

 

«COREOGRAFIA DE JERINGON­ZAS:     Este baile es de los más conoci­dos por toda la región manchega, es­pecialmente en las comarcas vinícolas, como Tomelloso, Valdepeñas, Manza­nares, Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Socuéllamos y otros muchos.

Suelen bailarlo, por regla general, en el campo, cuando están descansan­do los campesinos, de modo singular en la recolección de la vendimia. En El Romeral (Mancha Toledana) se baila de la siguiente manera:

Primeramente lo hace una pareja, mozo y moza, sin cantarlo. Después, al repetirlo, se queda la moza sola bai­lando y cuando los cantores dicen las palabras “esta es la jerigonza de un fraile...”, la pareja citada empieza a bailar hasta llegar a las palabras “Déje­la usté sola”. Entonces el mozo se qui­ta y queda sola la bailadora, y al decir los cantores “que busque compaña”, la moza saca al mozo que ella quiere de entre la cuadrilla que presencia el ani­mado baile, quedando después el mo­zo solo al decir los cantores “déjele us­té solo”, y así sucesivamente, estando horas y horas hasta que quieren cortar el baile.»

 

Vamos a recordar la forma en que según Emilio Torner se baila la Gerin­gosa en Asturias, y que coincide exac­tamente con la manera en que se eje­cutaba en La PoIa cuarenta años lar­gos atrás:

 

Dice Emilio TORNER sobre la GE­RINGOSA:

«SE EJECUTA DEL MODO SI­GUIENTE: colocados en círculo hom­bres y mujeres, sin que sea precisa una distribución alternativa, comienzan a cantar, acompañándose con un golpe de palmas en cada parte del compás. En el centro del círculo se encuentra ya de antemano una persona, hombre o mujer, la cual ejecuta un baile de movi­mientos sencillos: da un pequeño salto a cada golpe de palmas, llevando los brazos en alto y produciendo con los dedos un sonido que imita el de las castañuelas. Al decir los cantadores “busca compaña”, el bailador designa a una de las personas que forman el co­rro, avanzando ésta hacia el centro del círculo, a la vez que los cantadores dicen “salga usté, don José” (igual si es hombre que mujer). Al cantar el verso “déjalo solo” (o “déjala sola”, si se refie­re a mujer), abandona el centro del cír­culo el primer bailador, uniéndose al corro. Queda bailando sola la nueva persona y se repite la diversión en igual forma.”

 

Pues realmente no hay diferencias esenciales entre el sentido dado a la danza en Asturias y en La Mancha.

 

Veamos ahora la letra que adorna la danza en La Mancha, por compararla con el cantar asturiano, que ya ha quedado reflejado arriba. Una versión Manchega dice: 

Esta es la jerigoncia de un fraile con su jerigoncia.

Baile usté, baile usté, baile usté

que la quiero yo ver de saltar

y blincar y dar güeltas al aire.

Por lo bien que lo baila esa moza

déjela usté sola, que siga bailando.

Baile usté, baile usté, baile usté,

que la quiero yo ver de saltar

y blincar y dar güeltas al aire.

Por lo bien que lo baila esa moza que busque compaña.

Por lo bien que lo baila esa moza que siga la danza.

Que salga usté, que la quió yo ver

saltar y blincar y dar güeltas al aire...

 

Poca o ninguna variación hallamos en el significado de la letra en las ver­siones astur y manchega. En la música sí existe diferencia entrambas regiones.

 

GERINGOSA  -  JERIGONZA – JERIGONCIA.

 

ORIGEN ETIMOLOGICO Y SIGNIFICADOS

 

Corominas. Dicc. crítico etimológi­co de la lengua castellana.

 

JERGA: «lenguaje especial, difícil de comprender, jerigonza».

 

Jerga deriva del oc antiguo GERGON, que a su vez se tomó del francés antiguo JARGON o GERGON, dialectalmente GARGON, primitivamente «gor­jeo de los pájaros», derivado de la raíz onomatopéyica CARG-.

 

JERIGONZA, sinónimo castellano de JERGA, se decía antiguamente GIRGONZ, y deviene del oc antiguo GER­GONS (caso recto de GERGON), con­fundido en España con otra palabra de origen y significado distintos, GIRGON­CA: «jacinto, piedra preciosa». Éste procede del francés antiguo JARGONCE, el cual a su vez resulta de la alteración que, por influjo del francés antiguo JARGON: «piedra preciosa de un amarillo rojizo» (tomado del árabe ZARQUN), sufrió el francés anti­guo JAGONCE: «jacinto» procedente en última instancia del griego.

 

Hagamos un gráfico, en intento de ver con más claridad.

-(1) CARG- (r. onom.).

-(2) JARGON-GERGON-GARGON: francés.

-(3) GERGON: OCcitano ant.

-(4) JERGA: castellano.

-(1) OARG- (r. onom).

-(2) JARGON-GERGON-GARGON: francés.

-(3) GERGON: OCcitano ant.

-(4) GERGONS: OC.: caso recto de gergon.

-(5) GIRGONZ: castellano antiguo.

-(5) JERIGONZA: castellano.

-(6) ùáxivOoc (¿?): griego.

-(7) JAGONOE: francés antiguo.

-(8) ZARQÚN: árabe.

-(8) JARGON: francés antiguo.

-(8) JARGONCE: francés antiguo.

-(a) GIRGONCA: OC. antiguo.

En castellano, por confusión popular:

-(b)    GIRGONCA = GERGONS: OC ant.

-(5)    GIRGONZ: castellano/antiguo.

- (5)   JERIGONZA: castellano.

 

Y SIGAMOS CON ANTIGÜEDAD DE LOS TÉRMINOS Y CITAS EN QUE SURGEN.

 

A fin de cuentas la JERGA y la JERINGONZA fueron, son y serán el pan nuestro de cada día, y lo mismo encontramos muestrario de ellas leyendo a VICTOR HUGO...

 

Libro séptimo de la cuarta parte de Los Miserables, en traduc­ción al castellano de alguien que no debió quedar muy satisfecho de su labor, pues su nombre no consta en el libro. Sería curioso tener a mano un MISERABLES en francés, por ver los términos de esta jeringonza de ladrones en tan melodioso idioma.

—¿Hay algún cab (1) en el jardín? —preguntó otro.

—No lo sé. En todo caso he acabelado (2) una bolita que le ha­remos jamelar (3).

—¿Tienes pasta, para romper la clariosa (4)?

          (. . .)

—Tanto mejor...  No goleará (5), bajo la sorda (6), y no cos­tará tanto ciselarla (7).

 

Siendo (1) jab-perro. (2) acabelado-llevar, (3) jamelar-comer, (4) clariosa-ventana, (5) goleará-chillará, (6) sorda-lima y (7) ciselarla-cortarla.

 

Y así sigue su relato Víctor Hugo (o, mejor diríamos, su ignoto traductor), con términos tales como “bizcocho” por “cosa imposible”; “maquilar” por trabajar; “churí” por navaja; “calés” por cuartos; “lúas” por francos, “duqueles” por doblones...

 

Tumbándonos de nuevo a descansar a la vera de nuestro camino, podemos releer esta reflexión que el autor de Los Miserables hace en las páginas que hemos elegido por mor de la jeringonza:

 

“En el primer amor se toma el alma mucho antes que el cuerpo; más tarde, se toma el cuerpo mucho antes que el alma, y algunas veces no se toma el alma en absoluto; las Faublas y los Prudhomme añaden: “porque no existe”; pero este sarcasmo es por fortuna una blasfemia.”

 

¿Qué opinas, lector? ¿Te parece certero este pensar?

 

Nuestro admirable pilarense Don Ramón Pérez de Ayala no se quedaba atrás a la hora de incluir en sus textos términos de la je­ringonza o jerga bable-astur. Y como muestra, un botón:

 

De “Tigre Juan”. Dícele Nachín de la Nacha a Tigre Juan...

 

—“¡Ajajá! Eso quería oírte. Ya estás solo, sin hijo postizo ni cria­da ladrona. Ya puedes campar por tus respetos. Nada te ata. Suelto estás. Jabalino eres. Madriguera dañosa tendrás en pobla­do. No demores aquí. ¿Quién hay enredor tuyo, de tu trato y concordancia? Ven conmigo al Campillín. Apartado vivo allí de bu­llas; no lejos de la ciudá y metido en la aldea. No bien saco la pa­ta de mi umbral, asiento la madreña en un país encantao, mano a mano con les ánimes y creatures del otro mundo, que es muy bue­na sociedá; respóndote de ello. Tú no compriendes el encanto del cuquiello, ni crees en las xanas, y el trasgo, y el duende, y la hues­tia, y la santa compaña. Fías, en cambio, y crees en los hombres. ¿No te desengañaste todavía? Dícesme que todos aquellos espí­ritus que yo veo con mis güeyos y oigo con mis oreyes, endetro de regatos y bosques, o bien se posan en el tejao de mi casa, o en­tran por el cañón de la chimenea; dícese que son na más que sombras de inorancia. Sombras, na más que sombras, son todos estos hombres y muyeres que nos arrodean. Convenceraste. Ven conmigo al Campillín. Tú, como yo, silvestre naciste. Yo, vieyo ya. Tú, vas pa vieyo. Lobos de la misma camada. Cabe el llar, plati­cando de los años floridos, tornarémonos mozos”.

 

Anotación a este texto:

¡Hay que quitarse la boina ante Don Ramón! ¿Es posible mayor dominio del léxico castellano? ¿Dónde hallar mayor perfección en el decir? Su prosa es música celestial. Y si nos vamos al contenido de su parloteo, ¿no encie­rra su obra —mirémosla reflejada toda ella en este simple párrafo aquí reproducido— toda una completa filosofía del humano ser? Cuando a la mente nos viene Ayala, resulta difícil espantarle.

 

Mirad lo que, como parte de larga perorata, nos dice su personaje PEDRO LOPE FRANCISCO GUILLEN EURÍPIDES (que todos ta­les nombres poseía por paterna voluntad), Don Guillén en suma, sacerdote e hijo de Apolonio, en el capítulo IV de la novela “Belar­mino y Apolonio”:

—“Pero debo darle una explicación. Así como en el Estado hay delitos artificiales, en la Iglesia hay pecados artificiales. Son deli­tos y pecados artificiales los actos que no lastiman ni menoscaban la justicia o el dogma (ejes, respectivamente, del Estado y de la Iglesia), pero que contravienen y desobedecen ciertas disposicio­nes disciplinarias, accidentales, pasajeras. (...) El Estado concede de buen grado la libertad de ideas (el pensamiento no delinque), pero no transige con la libertad de acciones, porque romperían la disciplina. La iglesia es intransigente en materia de ideas y tolerante en materia de acciones: sólo el pensamiento pe­ca. Todos los pecados por monstruosos que sean reciben absolu­ción en el confesionario: pero la más mínima duda del confeso en materia de fe nos impide absolverlo. Ahora bien: como todo esto es de sentido común, debe permanecer en secreto para los que no tienen sentido común, sean clérigos, sean seglares...”

 

Lazarillo de Tormes:

La Xeringonza de ciegos,

La Vergamasca de Italia,

la Gascona de la Galia,

y la Antigua de los Griegos...

...Son lenguas que dicen dominar el cautivo Madrigal.

 

Narrando su pasado, dice Pedro de Urdemalas:

Fuíme y topé con un ciego

a quién diez meses serví,

que a ser años, yo supiera

lo que no supo Merlín.

Aprendí la jeringonza

y a ser vistoso aprendí.

 

En El Quijote leemos:

“No entedían los caballeros aquella geringonza de escuderos y de cavalleros. Todo esto para los labradores era hablarles en griego, o en geringonza”.

 

Y así dejamos el tema. Mis bendiciones y perdón de todos sus pecados para quién aquí hubiere llegado. Merecido bien los ha.

 

Antonio Castejón. Este texto ha sido publicado en la revista ALTO NALÓN – TEMAS DE ASTURIAS.

 

Antonio Castejón.

maruri2004@euskalnet.net

www.euskalnet.net/laviana

 

 

 

 

Arriba