Atrás

 

INGAS Y MANDINGAS.

 

En carta de abril 2008 nos dice don Javier Rodriguez,  desde Perú <paraelperu@gmail.com>

 

En obras. Agregaremos textos sobre el tema.

 

Quedé asombrado al leer tus datos sobre la genealogía de Pizarro.

 

Anteriormente había tratado de investigar a los hijos de Pizarro, y seguí a Francisca y su matrimonio con su tío Hernando.  De allí nacieron un par de hijos que no tuvieron descendencia.  Eso es lo que pude juntar de varias fuentes.

 

Sin embargo en tu relación aparecen 5 hijos de Francisca y Hernando (lo cual significa una impactante noticia: la sangre real inca no se perdió y está representada y viva en los descendientes de estos 5 hijos? Impactante!!!).  Si pudieras decirme la fuente de este dato sería interesante y alucinante! (no puedo ocultar mi entusiasmo de que tus noticias/fuentes sean ciertas y seguras a todo análisis).

 

Si esto fuera cierto, tendríamos que reconocer que los actuales Orellana (que representan a la línea de los Pizarro) son descendientes directos del último Inca.  Y como tales tienen derecho no sólo a ser titulados "Marqués de la Conquista" sino además "Inca".  Esto sería una revolución por 2 hechos:

a) Uno de los virreyes aquí prohibió que los descendientes de los incas (las familias nobles, no el pueblo) usara el apellido que les correspondía: "Inga" (como se escribía en el castellano antiguo).  Borró los escudos de armas, impidió que se vistieran con ropas e insignias eales, y que el pueblo les hiciera venia al pasar por la calle.

 

b) Si hay algo que perdimos en el Perú fue nuestro registro de las amilias reales incaicas (por las razones anteriores).  Al tomar onciencia que no solo nuestro oro nutrió durante 300 años a toda Europa (además de la papa, el tomate, el maíz) sino que nuestra sangre está presente prácticamente en todas las casas reales europeas, recuperaríamos algo que creíamos perdido hace mucho tiempo: el hilo histórico de nuestro andar por el mundo.

 

Aquí en el Perú, tenemos un dicho: "El que no tiene de Inga tiene de Mandinga".  Esto se dice porque los 24.000 españoles que llegaron con la Conquista tomaron para mujeres a las mejores, más bellas y mas ricas (en dinero, tierras y poder), hijas de los caciques y curacas (reyes locales, subordinados del Inca).  Cuando no, los principales, casaron con las hermanas e hijas de los últimos 2 o 3 incas (cuyas casas reales (genealógicamente hablando) eran diferentes pero cohabitaban en el Cuzco en 2 barrios opuestos: hanan cuzco (alto cuzco) y hurin cuzco (bajo cuzco).  Lo de Mandinga es porque los españoles que llegaron aquí tampoco le hacían muecas a las negras que llegaron posteriormente, de modo que también hay un componente negro en nuestra sangre (no en todos, somos un pueblo muy pluri-racial.  Yo, personalmente, me miro al espejo y debo tener un 50% de español nórdico, un 35% de español "moro", un 10% de negro, y tal vez (aunque lo dudo porque reviso a todos mis abuelos y padres) tenga un poquito de sangre indígena.  Pero todos somos, culturalmente hablando, muy influenciados por la cultura inca (o indígena).

 

Cosa curiosa, anécdota pura, mi abuela materna era Bobadilla, así que quien sabe... tal vez una gota de Pizarro y de Francisa corren por estas venas.  Curioso.  Muy curioso.

 

Pude rastrear que muchas casas reales europeas casaron a sus mejores hijos con los hijos de los principales caciques y curacas incas que fueron enviados (secuestrados) a España por orden del Rey inmediatamente de empezada la Conquista.  Pero fueron en calidad de rehenes/huéspedes (para impedir que sus padres curacas o caciques se rebelaran aquí) y gozando de todas sus riquezas.  Y vaya si eran ricos: tenían no sólo el oro de sus padres curacas, sino las tierras, la agricultura y la ganadería de miles de hectáreas que regentaban aquí (este imperio incaico era poco democrático, ordenado pero poco democrático... como la España de esos años bajo los Reyes, ni más ni menos).

 

 

 

 

Arriba