Atrás

 

LINAJES DE GORDEXOLA

 

 

Don Fernando Sigifredo Gutiérrez Rodríguez publicó en este año 2010 una interesante obra

titulada LINAJES  DE  GORDEJUELA.

 

Dado su interés, publicamos aquí, seguidamente, el índice de la misma, y una exposición que en élla se hace sobre la historia de Gordexola y sobre el contenido general de la obra.

 

El lector interesado en adquirir la obra, puede dirigirse a Fernando en su e-mail  ade_lincoln@hotmail.com

 

ÍNDICE

 

Dedicatoria .............................................................................................................4

Prólogo ...................................................................................................................5

I.-           Presentación ..............................................................................................6

II.-          Arechabala .........................................................................................13-39

III.-         Aldama ..............................................................................................40-41

IV.-         Lartundo ............................................................................................42-43

V.-          Gastaca ....................................................................................................44

VI.-         Villanueva ..........................................................................................45-47

VII.-        Palacio ................................................................................................48-50

VIII.-       Amechazurra ......................................................................................51-52

IX.-         Arechaga .............................................................................................53-54

X.-          Urquijo ......................................................................................................55

XI.-         Matienzo ..............................................................................................56-57

XII.-        Castañiza .............................................................................................58-59

XIII.-       Ugarte ..................................................................................................60-61

XIV.-       Sarmina ...............................................................................................62-63

XV.-        Sarachaga ............................................................................................64-65

XVI.-       Beráscola ............................................................................................66-69

XVII.-      Allende ...............................................................................................70-72

XVIII.-     Salazar ................................................................................................73-75

XIX.-       Larrea ..................................................................................................76-77

XX.-        Largacha ..............................................................................................78-81

XXI.-       Laiseca ................................................................................................82-83

XXII.-      Zabalburu ...........................................................................................84-85

XXIII.-     Urtusaustegui .....................................................................................86-88

XXIV.-     Cruciaga ..................................................................................................89

XXV.-      Ureta ...................................................................................................90-92

XXVI.-     Miñaur .....................................................................................................93

XXVII.-    Urtiaga ....................................................................................................94

XXVIII.-   Iñarritu ....................................................................................................95

XXIX.-     Isusquiza .............................................................................................96-97

XXX.-      Laburu ......................................................................................................98

XXXI.-    Beraza.................................................................................................99-100

XXXII.-   Relacion fotografica y documental .................................................101-109

XXXIII.-  Bilbliografía ...........................................................................................110

 

 

El Valle de Gordejuela se encuentra en la parte occidental del País Vasco, en la comarca de las Encartaciones de Vizcaya, limitando con Cantabria, Castilla-León y Álava, más concretamente, entre Gueñes, Oquendo, Arceniega, Valle de Ayala y Valle de Mena. Su extensión es de 41,45 kilómetros cuadrados y está a 20 kilómetros de Bilbao.

 

Se divide en cuatro Cuadrillas: Irazagorria, Sandamendi, Zubiete y Zaldu. Está atravesado por el río Herrerías, afluente del Cadagua.

 

En la Edad Media, la Encartaciones estaban divididas en diversos Señoríos feudales vinculados, primero a la monarquía astur-leonesa y después a la castellana. Paulatinamente estos Señoríos irán vinculándose al Señorío de Vizcaya mediante donaciones o matrimonios con la familia de los Haro. Tenían su propia Junta General que se reunía en la Casa de Juntas de Avellaneda.

 

En 1799, la Junta de Merindades decidió integrarse plenamente en el Señorío. El término “Encartaciones” según Eduardo de Escarzaga en su obra sobre el Valle de Gordejuela (1919) puede provenir de la palabra “encartado” equivalente a ser declarado en rebeldía por la justicia. Mantiene el autor que ésta tierra, por la espesura de sus bosques fue refugio de encartados y que el Fuero los perseguía con severísimas penas, a ellos y a los que les diesen asilo, aunque no fuese más que “pan o sidra”. Otros creen que encartaciones proviene de la concesión de “cartas” o privilegios entre el Señor y estas tierras.

 

La presencia en la historia del Valle de Gordejuela está vinculada con el Señorío de Ayala y Salcedo, que en sus orígenes más o menos legendarios se remonta al Conde Don Vela (Siglo XI), hijo bastardo de Sancho I Ramírez, Rey de Aragón y Navarra (también conocido como Ramiro I). De la Casa de Ayala provienen los Señores de Gordejuela “título de los linajes de Palacio e Ibarguen e de Largacha, que son en el Valle de Gordejuela e donde sucedieron los que poblaron”, como se ve a continuación de forma documentada en el Siglo XIII:

 

- El Séptimo Señor de Ayala, Fortún Sánchez de Salcedo, dividió el Señorio de Ayala y Salcedo y dió Gordejuela a Lope Sánchez de Gordejuela, Primer Señor del Valle e hijo natural de Fortún y María Martínez de Salcedo (Maria Sánchez de Santa María, según otros).

 

- Lope Sánchez de Gordejuela, nació siendo Rey Alfonso VIII, y asistió a la batalla de Las Navas de Tolosa como Doncel del Señor de Vizcaya, Diego López de Haro. Por éste motivo, su escudo heráldico contiene la cruz flordelisada típica de varios linajes gordejolanos y que forma parte del propio escudo de Gordejuela. Fue Patrón como su padre de la Iglesia de San Juan de Berbiquez, que probablemente él fundó.

 

- Le sucedió Lope Lopez de Gordejuela, y a éste, su hijo, Ochoa Lopez de Gordejuela (Siglo XIV), cuya hermana, Paloma de Largacha, “que llamaban así porque era fermosa”, casó con Juan López de Salazar y creó el linaje Salazar de Largacha.

 

- El sucesor de Ochoa Lopez fue su hijo Sancho de Gordejuela que repartió el solar de Gordejuela entre sus hijos, dando a Lope Sánchez la casa “Gordojana” y el solar de Palacio, y a Iñigo Sánchez el solar de Ibarguen con su torre. De esta manera se inician los linajes de Palacio e Ibarguen, que tienen un origen común, por lo que su escudo de armas es prácticamente el mismo en coincidencia con el propio escudo de Gordejuela, de cuya Casa proceden.

 

- En el Siglo XIV se desarrollan las guerras banderizas entre los distintos linajes, de manera que se enfrentaban entre sí o aliados con otros, oñacinos, gamboínos, zamudianos, gordoganos, marroquines etc..., hasta que al final, intervino la Corona enviando al Corregidor Gonzalo Moro, que presidiendo las Juntas de Avellaneda en 1394 aprobó el Fuero de las Encartaciones que organizaba la justicia, el procedimiento judicial y las penas para los delitos por las atrocidades que se cometían en la guerra de bandos. En 1456, Enrique IV ordenó desmochar las casas-torre iniciando la pacificación de estas comarcas.

 

En este contexto geográfico e histórico, es intención de este trabajo enumerar  y documentar algunos apellidos del autor que le son propios y, a su vez, compartidos por otras muchas personas vinculadas al Valle de Gordejuela y su entorno. Una parte de ellos coinciden  con la denominación de algún caserío o lugar determinado del que, generalmente, se deja constancia gráfica y, en su mayor parte, se establece el escudo de armas correspondiente, que, como es sabido, puede ser común a varios apellidos y, otras veces, varios escudos referidos al mismo apellido. En casi todos los casos se acompaña alguna referencia, que en el caso de Arechabala es necesariamente amplia, recogida de crónicas de la época y algunos historiadores.

 

Quiero señalar con toda claridad que no hay la menor intención de erudición histórica ni académica. El propósito de éste trabajo es de carácter divulgativo y  familiar, tratando de poner de relieve y recordar, sacándolos del olvido, unos dignos apellidos que en algunos casos han pertenecido a personajes ilustres de Gordejuela, formando parte de su historia, en sus orígenes o en la época moderna, en el Valle, fuera de él y más allá de los mares.

 

Los nombres propios de personas y apellidos se recogen literalmente según constan en las fuentes consultadas (por ejemplo, Arechabala y Beráscola, aparecen unas veces con “b” y otras, con “v”, según los documentos originales). Así mismo, los nombres de lugares figuran, generalmente, con la misma grafía que consta en los documentos de la época.

 

Por la complejidad y posible confusión que puede generar tal cantidad de apellidos y genealogías, conviene hacer las siguientes precisiones:

 

1º Dentro del concepto de” parentesco”, se va a utilizar exclusivamente, en los árboles genealógicos, la “consanguinidad” (relación que existe entre personas unidas por vinculo de sangre al tener, al menos un ascendiente común) y la” línea recta” que une a quienes descienden unos de otros de manera directa: padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos, trastatarabuelos….

 

2º Todos los apellidos son genealógicamente propios, consanguíneos y directos por las distintas líneas, llamadas de “sangre o linaje” (masculina) o “línea de ombligo” (femenina).

 

3º Cada apellido contiene la relación genealógica consanguínea recta con la línea de la que se ha partido que es mi tatarabuelo Juan Arechabala Aldama, y sus hermanos.

 

4º Como es evidente, toda la ascendencia desde Jose Arechabala Lartundo (Chiri) y Juana Aldama Gastaca (padres de mi tatarabuelo), inclusive, es común, consanguínea y directa a los descendientes de sus hijos en sus diversas líneas. De tal forma que cualquier descendiente directo no tendría mas que sustituir los 4-5 primeros nombres en cada relación genealógica de esta obra por los que procedan en su línea de descendencia (José, Eusebio, Isabel, Clara, Nicolasa y Juana) para aparecer reflejado en el árbol genealógico.

 

5º La relación de apellidos guarda el mayor orden posible (salvo casos peculiares como Arechaga), especialmente en los ocho primeros.

 

6º A través de estas páginas se realizan múltiples referencias a José Arechabala Lartundo (Chiri), a quién, en ocasiones se nombrará únicamente por el apelativo (Chiri) para evitar una excesiva reiteración.

 

7º Todos los árboles genealógicos, menos el primero, que figura en ésta Presentación, se inician en mi abuelo Sigifredo Gutiérrez Arechabala.

 

A titulo de ejemplo, se señala a continuación la relación directa del autor con los ascendientes cuyos apellidos, entre otros, son objeto de este trabajo:

 

12 generaciones en 5 siglos

 

Diego Arechabala 1590 – Francisca Ysusquiça

Domingo Arechavala Isusquiza 1617 – Juana Matienzo Lapuente

Baltasar Arechavala Matienzo 1672 – Josepha Sobrevilla Laiseca

Joseph Arechabala Sobrevilla 1714 – Luzia Palazio Sarachaga

Manuel Arechabla Palacio 1738 – María Villanueva Cruciaga

Bernardo M.  Antonio Arechabala Villanueva 1776 – Maria Latundo Arechaga

Jose Arechabala Lartundo 1811(Chiri) – Juana Aldama Gastaca

Juan Arechabala Aldama 1854  (Tatarabuelo del autor)

Isabel Arechabala Leal 1880

Sigifredo Gutiérrez Arechabala 1911

Sigifredo Gutiérrez Bernardo Arechabala 1950

Fernando Sigifredo Gutiérrez Rodríguez Bernardo González Arechabala 1983 (Autor)

 

 

El lector interesado en adquirir la obra, puede dirigirse a Fernando en su e-mail  ade_lincoln@hotmail.com

 

Antonio Castejón.

maruri2004@euskalnet.net

www.euskalnet.net/laviana

 

 

 

 

 

Arriba