BIZKAIA: Tierra Llana, Anteiglesias y Villas.

Ver HIDALGUIA_UNI sobre la nobleza de todos los bizkaínos

Texto copiado casi al pie de la letra de la obra de Kaime de Kerexeta.

El Señorío de Bizkaia fue una confederación de municipios que se componía del Infanzonado (más tarde llamado Tierra Llana) y de Villas.

Se llamaba TIERRA LLANA al infanzonado “no porque no sea montuosa ni llena de breñas y asperezas, sino porque en ella, sin muros ni cercas, hay repúblicas que constan de casas esparcidas a distancias y trechos dilatados” (P. Henao). En ella, en La Tierra Llana, se levantó la vivienda clásica del vasco: la casería, su casa solar. En esta parte del Señorío la población se hallaba desparramada por los campos, no habiendo sino muy poca agrupación de viviendas, y éstas predominantemente junto a la iglesia y casa consistorial del municipio. Esta clase de municipios se llamaban Eleizaldeak o Elizateak (Anteiglesias o también repúblicas).

La tierra llana estaba dividida en merindades: Arratia, Bedia, Busturia, Durango, Markina, Orozko, Uribe y Zornotza.

El régimen administrativo de las anteiglesias o concejos y de las villas era distinto.

En la Tierra Llana se aplicaba en los asuntos civiles el Fuero de Bizkaia; las villas, en cambio, fundadas por el Señor de Bizkaia, recibían el Fuero de Logroño que ordenaba su vida jurídica.

Se llamó Encartaciones a la parte occidental de Bizkaia; en ella las casas se hallan agrupadas en poblaciones numerosas; son poco frecuentes las caserías en esta parte de Bizkaia. Hasta el año 1799, las Encartaciones mantuvieron su independencia administrativa respecto al resto de Bizkaia, fecha en que se sumaron totalmente al Señorío Bizkaíno.

El valle y merindad de Orozko permaneció desmembrado de Bizkaia ocho siglos, hasta el año 1785; los valles de Llodio/Laudio, Okendo y Aiala se apartaron del Señorío de Bizkaia en 1027, y el valle de Aramaio en el siglo XV, y se unieron a Araba/Alaba; más tarde, se separó de Bizkaia el Valle de Mena (hoy Burgos), así como las villas de Castro Urdiales y Limpias, que ahora pertenecen a Cantabria.


Hasta aquí he copiado texto de la obra de Jaime Kerexeta sobre las Fogueraciones del siglo XVII.

Agregaré, por mi cuenta y por mejor dejar aclarado el tema, que las Villas fueron fundadas en determinados lugares a fin de que los vecinos pudieran acogerse a lugares amurallados para hacer frente a las numerosas tropelías cometidas por los Señores pudientes.

Así, como buen ejemplo, tenemos en LARRABETZU dos parroquias: la de la Villa, intramuros, y la de las Tierra Llana, extramuros, pero todo en Larrabetzu (Bizkaia). Larrabetzu era inicialmente una Iglesia a la que acudían los habitantes de caseríos esparcidos en varios Kmtrs. A su alrededor, en un momento determinado, la autoridad decidió construir unos muros alrededor de unas pocas calles, a fin de que los habitantes de los caseríos pudieran refugiarse en ese lugar en tiempos de violencia. A ese lugar cercado otorgaba la autoridad un fuero (de Logroño) y ofrecía ventajas económicas a los habitantes de caseríos que decidieran vivir en el lugar amurallado, que pasaba a ser Villa.

En la Tierra Llana, los habitantes de los caseríos de una determinada zona acudían a cumplir sus ansias religiosas a una parroquia cercana a todos ellos. Y allí, tras la misa, en el pórico de la Iglesia, aprovechaban el día festivo para tratar sobre asuntos que a todos interesaban. De ahí el nombre de Ante-Iglesia con que se conocía y aún conoce a estas repúblicas.

Lo trascrito de Kerexeta, quedó claro. Y la aclaración que yo intenté, habrá resultado más confusa.

No obstante, Valga así.

Antonio Castejón.

maruri2004@euskalnet.net

www.euskalnet.net/laviana




Atrás

 

 

 

 

 

Arriba