Atrás

 

BAKIO: SUS PARROQUIAS.

 

En Bakio coexisten dos parroquias desde siglos atrás.

 

Una es la de Santa María, correspondiente a la anteiglesia Basigo de Bakio, construida a comienzos del siglo XVI.

 

La segunda es una parroquia que comprende dos templos: “las Iglesias unidas de San Pelayo y San Juan de la Gaztelugatxe”. La de San Juan es del siglo X u XI, y posteriormente, dada la situación de San Juan en un islote, se construyó un segundo templo, el de San Pelayo, “con el objeto de administrar el sacramento de la Eucaristía y Extremaunción a los feligreses enfermos, con más prontitud y comodidad por causa de la lejanía, fragosidad del camino y subida peligrosa que hay para conducir cadáveres a la citada de San Juan...”

 

En San Pelayo se conservaba el Santísimo Sacramento con los Santos Oleos, pero la pila bautismal permanecía en San Juan, donde se celebraba la misa, los oficios divinos y los bautizos.

 

Venimos hablando de San Pelayo y San Juan como partes de Bakio, aunque San Juan de Gaztelugatxe sea hoy jurisdicción de Bermeo, y San Pelayo lo haya sido hasta el año 1927. Ambas formaron parte de Bermeo desde el siglo XIV (año 1366) hasta 1927.

 

En la fogueración del año 1514 se citan sólo siete fuegos en Basigo-Baquio, en las casas de Martín Basarte, Juan de Hortube, Ochoa de Hortube, Juan de Uriarte, Mari Saez de Çevbe, Juan Periz de Balanda y Estapona.

 

En dicha fogueración de 1514, de San Pelayo-San Juan se dice que “en la anteyglezia de San Pelayo ay siete fogueras biejas que contribuien con la dicha villa de Bermeo en las ballesterias y, alende dello, pagan dozientos maravedis a la villa de Muguia, que son beynte e vn fuegos”... pero no se dan nombres de sus propietarios o inquilinos.

 

 

 Antonio castejón.

 

 

 

Arriba