Atrás

 

PANCHO VILLA

John Reed , fundador del periodismo moderno y autor del extraordinario libro “Los diez días que estremecieron el mundo”, estuvo en México en la época de Pancho Villa, y dejó una obra sobre el tema, editada en 1914 y titulada “México Insurgente”. De ella copio estas palabras relativas a cómo veía Pancho a los españoles:

“En lo tocante a los enemigos políticos de la revolución, actuaba con tanta sencillez como efectividad. Dos horas después de haber entrado en el palacio del gobernador, los cónsules extranjeros llegaron en grupo a solicitarle su protección para 200 soldados federales que habían quedado como fuerza policíaca por petición de los extranjeros. Antes de responderles, Villa preguntó de repente:

-¿ Quién es el cónsul español?

Scobell, el vicecónsul británico, contestó: -Yo represento a los españoles.

-¡ Muy bien! -prorrumpió Villa-. Dígales que comiencen a empacar. Todo español que sea capturado dentro de los límites de este estado en el término de cinco días, será escoltado al paredón más cercano por un pelotón de fusilamiento.

Los cónsules emitieron una exclamación de horror. Scobell inició una violenta protesta, pero Villa lo interrumpió.

-Esta no es una determinación repentina de mi parte -expresó-; lo he estado pensando desde 1910. Los españoles tienen que irse.

Letcher, el cónsul norteamericano, manifestó:

-General, no pongo en duda sus razones, pero creo que está cometiendo un grave error político al expulsar a los españoles. El gobierno de Washington vacilará mucho tiempo antes de establecer relaciones amistosas con un bando que hace uso de tan bárbaras medidas.

-Señor cónsul -le respondió Villa-, nosotros los mexicanos hemos tenido trescientos años de españoles. No han cambiado de carácter desde los conquistadores. Destruyeron el imperio indio y esclavizaron al pueblo. No les pedimos que mezclaran su sangre con la nuestra. Dos veces los arrojamos de México y les permitimos regresar con los mismos derechos que los mexicanos, y utilizaron esos derechos para robarnos nuestra tierra, hacer al pueblo esclavo y empuñar las armas contra la causa de la libertad. Respaldaron a Porfirio Díaz. Tuvieron una participación perniciosa en política. Fueron los españoles los que fraguaron el complot que colocó a Huerta en el Palacio. Cuando Madero fue asesinado, los españoles celebraron banquetes en todos los estados de la república. Nos introdujeron la más grande superstición que el mundo haya conocido jamás: la Iglesia Cató­lica. Sólo por eso habría que matarlos. Considero que somos muy generosos con ellos.


-1- “Pancho Villa" se llamaba realmente José Doroteo ARANGO Arámbula. Tuvo cuatro hermanos: Mariana, José Antonio, María Martina y José Hipólito. Él nació el día 5-6-1878 en Río Grande de San Juan del Río (Durango) y falleció el 20-6-1923 en Hidalgo del Parral Ciudad (Chihuahua).

 

-2- Padre de Pancho: Agustín de Jesús ARANGO Vela, nacido el día 30-4-1848 en Ciénaga de Basoco de San Juan del Río (Durango). Casó en 1877, en San Juan del Río, con...

 

-3- Madre de Pancho: María Micaela de Jesús Arámbula Alvarez, nacida el día 10-5-1851 en Río Grande de S. J. Del R.

 

-4- Abuelo Paterno de Pancho: José Antonio Eustaquio ARANGO, nacido el día 14-11-1807 en Panuco de Coronado Pueblo (Durango). José Antonio Eustaquio era hijo natural, no reconocido, de un individuo apellidado VILLA, por lo que llevaba como primer apellido el de su madre: María ARANGO, nacida en 1791 en el dicho Panuco. De éste ignoto ascendiente tomó su biznieto José Doroteo el apodo de VILLA, según una de las versiones que circulan. Otra versión dice que José Doroteo se "tiró al monte" tras "balacear" al amo (Negrete) para el que trabajaba, al sorprenderle abusando de una de sus hermanas, yendo a parar, en su huida, a la banda de un forajido de poca monta llamado Pancho Villa; éste murió pronto en un tiroteo, y José Doroteo tomó su nombre como el suyo propio de guerra.

 

-5- Abuela paterna de Pancho: María Faustina VELA, nacida en 1817 (15-2) en San Antonio de Panuco, casada con el dicho José Antonio Eustaquio  ARANGO en 1836. Ambos cónyuges fallecieron en 1866, el 11-6 ¿cómo?...

 

Antonio Castejón.

maruri2004@euskalnet.net

www.euskalnet.net/laviana

 

Arriba