Atrás

 CEPEDA

 

Ascendientes y familia de Santa Teresa de Jesús.

 

 

La vida de Santa Teresa de Jesús y de su familia  fue estudiada por cientos de historiadores a lo largo de los siglos, y, sin embargo, sólo en la década de los 40 del siglo XX se conoció que se trataba de una familia judía y conversa. Fue Américo Castro el primero en encontrar en ciertos rasgos de la personalidad y obra de la Santa un secreto oculto de ésta:  su origen judío. Y fue el investigador Narciso Alonso Cortés el que halló en los archivos de la Chancillería de Valladolid un puñado de viejos legajos donde consta la ascendencia hebrea del padre de Teresa, confirmando así la hipótesis de Américo.

 

I.- Juan Sánchez de Toledo, nacido hacia 1440, fue un rico toledano comerciante en lanas y sedas.

 

En 1485 la Inquisición promulgó un edicto “de gracia”: las personas que hubieran apostatado o cometido delito contra la fe debían comparecer dentro de un corto plazo y confesar ante los inquisidores pidiendo reconciliación. Pasado el plazo, el tribunal procedería con rigor. El 22 de junio de aquel 1485, Juan Sánchez de Toledo compareció voluntariamente ante el tribunal y confesó –siguiendo fórmula quizá preestablecida- “haber hecho e cometido muchos y graves crímenes y delitos de herejía y apostasía contra nuestra santa fe católica”.

 

El tribunal aceptó su confesión, le perdonó, y le impuso de penitencia un sambenitillo con sus cruces que había de llevar públicamente durante siete viernes en la procesión de los reconciliados.

 

“Con él -escribe José María Javierre en su “Teresa de Jesús”- fueron oficialmente reconciliados sus hijos, menos el mayor, quien, parece ser, permaneció firme en la religión judía: escapó de Toledo a Salamanca, donde cambió su nombre por el de Fernando de Santa Catalina; estudió leyes, casó, y murió en edad temprana. A su permanencia en la apostasía, atribuyen el escaso trato de Hernando con sus hermanos: la historia del Sánchez Cepeda «no reconciliado» habría ensombrecido el futuro familiar. Gómez-Menor sostiene por el contrario que Hernando «no se reconcilió» porque «no había apostatado»: quizá muchacho ya mayorcito se negó a entrar en el lote de culpas, reales o tácticas, reconocidas por su padre para evitar mayores males”.

 

“Lo que sí está claro es que Juan Sánchez no consintió que la afrenta inquisitorial le hundiera. El «toledano» continuó gobernando brillantemente sus empresas; y a sólo quince años de la reconciliación planteó, y obtuvo en Ciudad Real, un pleito de hidalguía: le costaría sus dineros, pero los hijos recuperaban la categoría de hidalgos; y por tanto, «con limpieza de sangre».De todos modos deseaba don Juan que andando el tiempo la sombra del «sambenito» no entristeciera las alegrías de sus hijos y nietos; quiso evitarles todo peligro de rechazo en la vida social conquistada por él a fuerza de puños y cerebro. Planeó la mudanza de ciudad sin prisas, no fuera a parecer una fuga. Además él pensaba mantener abierta su casa de Toledo y hacia 1493 abrió comercio y pasó a vivir con sus hijos en Ávila. Luego, hizo que sus hijos frecuentaran la mejor sociedad de Ávila y les buscó como esposas a hijas de ricos terratenientes. No obstante, él siguió siendo un mercader en seda, lana  y en dinero: prestamista. Murió en 1507, víctima de la peste”.

 

Juan Sánchez de Toledo casó con Inés de Cepeda, perteneciente a una familia, también conversa, oriunda de Tordesillas y establecida en Toledo. Fueron hijos suyos:

 

1.- Fernando Sánchez de Cepeda, del que hemos tratado: No se reconcilió junto a su padre y hermanos; escapó a Salamanca, donde cambió su nombre por el de Fernando de Santa Catalina; estudió leyes, casó, y murió en edad temprana. Cuando, en algún tiempo, pasó a vivir en el hogar paterno de Ávila, lo hizo bajo nombre de Alonso de Piña.

 

2.- Alonso Sánchez de Cepeda, que seguirá la línea.

 

3.- Pedro Sánchez de Cepeda.

 

4.- Ruy Sánchez de Cepeda. Fue vecino de Ávila, esposo de Isabel de Águila (hija de Hernand Álvarez de Águila) y padre de:

3.1.- Mencía de Águila

 

5.- Elvira.

6.- Lorenzo.

7.- Francisco Álvarez de Cepeda, nacido en Ávila, casó con María Álvarez de Ahumada. Con sucesión que lleva hasta el día el título de Conde de Cepeda. Padres de:

4.1.- Hernando de Cepeda, Conquistador del Perú. Casó con Catalina de Belalcázar, hija del Adelantado Sebastián de Belalcázar, y vivió en Pasto y Popayán. Padres de:

4.1.1.- Isabel de Cepeda y Belalcázar. Casó en San Juan de Pasto, Gobernación de Popayán, con Gómez de Chávez. Con mucha descendencia.

4.1.2.- Sebastián de Belalcázar. Capitán. Murió joven.

 

II.- Alonso Sánchez de Cepeda casó en Ávila con Catalina del Peso, hija de Pedro del Peso e Inés de Henao. “Alonso llevó al matrimonio joyas fabulosas”. La boda se celebró en mayo de 1505 y los cónyuges se instalaron en las casas del bachiller Onís, junto a la catedral; pero en el mes de noviembre compraron la Casa de la Moneda, junto al hospital de Santa Escolástica, de espaldas a la puerta de Montenegro y frente a la parroquia de Santo Domingo de Silos. Fueron padres de

 

1.- María de Cepeda

2.- Juan Vázquez de Cepeda, n. 1507. Murió joven, como capitán en la guerra de Afruica.

 

“Era año de epidemia. Poco después fallecía la joven esposa, Catalina, y falleció también el viejo Juan Sánchez de Toledo. Alonso quedó viudo con dos niños, a la edad de veintisiete años. En los dos años de matrimonio casi había doblado su hacienda, pero la muerte de su padre le dejó indefenso y temeroso. Le entró por los ojos una jovencita de doce años, prima de la difunta, afín en cuarto grado, que tenía posesiones en una aldea de Ávila, llamada Gotarrendura. Aunque residía en Olmedo, era oriunda de Ávila, emparentada especialmente con las familias del Peso y los Tapia. Su padre, Juan de Ahumada, había fallecido prematuramente, dejando seis hijos: Sancho (que moriría en las guerras de Nápoles), Antonio (que también moriría en las guerras de Nápoles), Juana, María, Juan y Beatriz. Sólo estos dos últimos sobrevivían cuando la madre, Teresa de las Cuevas –que fallecería en 1525-, repartió su hacienda.

 

"Sobre los orígenes de los Ahumada corrían varias leyendas. Unos decían que uno de los antepasados defendió una torre que fue incendiada por los moros, sin que él dejara de defenderla. Pero el blasón de los Ahumada era un lobo pasante sobre una encina, que hace pensar en ricos terratenientes de la Morana, y que la palabra Ahumada no provenía del humo de la torre incendiada, sino del humus de la tierra que los antepasados habían cultivado.

 

"El parentesco con la nueva desposada, aunque remoto, requería dispensa, que se otorgó en virtud de la bula de la Santa Cruzada, con fecha 17 de octubre de 1509… La boda (de Beatriz de Ahumada Cuevas y Alonso Sánchez de Cepeda) se celebró en la aldea de Gotarrendura. Para los aldeanos fue un acontecimiento memorable. El novio tenía veintinueve años y la novia catorce. Un aldeano recordaría años más tarde que "comió de las gallinas de la boda". Otros recordaban que la novia iba "muy ricamente vestida en seda y oro", regalo de D. Alonso, junto con otras muchas joyas, al tiempo que con ella se desposó”. Fueron naciendo los hijos:

 

3.- Hernando de Ahumada, n. en 1510. Pasó a Indias en 1530, con Francisco Pizarro.

4.- Rodrigo de Cepeda. Pasó a Indias en 1535.

 

“De pronto se quebró el hilo; D. Alonso recibió una invitación, como caballero, para sumarse al ejército que invadía Navarra, y fue "con muy buen caballo y muía y acémila, con armas como caballero, bien arreado de guerra y de atavío". El 21 de julio de 1512, las tropas de Castilla y Aragón irrumpían sobre Navarra al mando del duque de Alba. Sólo algunos roncaleses hicieron amago de resistir delante de Pamplona, y se despejaron. Las únicas defensas estaban en los promontorios que dominaban la ciudad. El 23 llegaron a dos leguas de Pamplona. El rey navarro, Juan Albrit, huyó. En llegando a las murallas, salieron a entregar las llaves al duque de Alba, el cual tomó posesión, en nombre del rey Católico, el día de Santiago, 25 de julio de 1512”. Regresa el padre al hogar, y vienen nuevos hijos:

 

5.- Teresa, la que sería Santa, nacida el 28-III-1515. “Reinaba D. Fernando el Católico y como regente de Castilla

gobernaba el cardenal Cisneros. Discurría el segundo año del pontificado de León X”. El bautizo se celebró en la parroquia de San Juan de Avila. “Los padrinos fueron, como anotó en su dietario D. Alonso, D. Francisco Vela Núñez y D.a María del Águila. Le fue impuesto el nombre de Teresa, en atención a la abuela materna, Teresa de las Cuevas. Era nombre de corte español, como los de Urraca, Brianda, Aldonza y Mencía. Más adelante, los amigos de la Santa bromeaban de que no tenía nombre cristiano; y ella decía que era una versión de Dorotea, y así celebraba la fiesta de Santa Dorotea”.

 

6.- Lorenzo de Cepeda. Pasó a Indias en 1540, bajo mando de Cabeza de Vaca. De su descendencia se trata ampliamente en Cepeda_2, en su Rama Segunda.

7.- Jerónimo de Cepeda. Pasó a Indias en 1540, bajo mando de Cabeza de Vaca.

8.- Juan de Ahumada

9.- Pedro de Ahumada

10.- Antonio de Ahumada.

11.- Agustín de Cepeda.

12.- Juana de Ahumada, que nació poco antes del fallecimiento de su madre Beatriz.

 

IV.- Lorenzo de Cepeda Ahumada. Pasó a Indias y logró en Quito una gran fortuna y sólida posición social, regresando a Castilla como rico indiano. Casó con la limeña Juana de Fuentes Espinosa fueron padres de:

 

1.- Francisco de Cepeda Fuentes, mayorazgo. Casó con Orofrisia de Mendoza, emparentada con la casa ducal del Infantado. Sin sucesión.

2.- Lorenzo de Cepeda Fuentes, que sigue la línea.

3.- Teresa de Cepeda. Primera carmelita ecuatoriana.

4.- Juana de Cepeda. Casó con Miguel de Aguirre, contador de la Hacienda Real. Con sucesión Aguirre Cepeda, Paredes y Suárez de Figueroa.

5, 6 y 7. Otros tres hijos.

 

Fallecida Juana de Fuentes, Lorenzo de Cepeda Ahumada regresó a España en 1575, junto a sus hijos Francisco, Lorenzo y Teresa de Cepeda Fuentes, y a su hermano Pedro de Ahumada. En Sevilla se reunió con su hermana Santa Teresa, con la que mantuvo siempre una gran relación personal y epistolar.  En  Castilla reinvirtió parte de su fortuna; compró el señorío de La Serna y fundó un mayorazgo para su hijo Francisco.

 

  Lorenzo de Cepeda Ahumada –según nos indica don Sebastián Donoso- tuvo por hijo natural a:

 

8: Francisco de Cepeda Meneses, nacido por 1568, casado con Mariana de la Plaza y Salas, hija de Julián de la Plaza y Fernández y Ana de Salas. Hija:

8.1.- Ana Cepeda de la Plaza, quiteña. Contrajo matrimonio con el Gobernador Álvaro de Cárdenas, quien testó ante Nicolás de Leguía en 1699. Hijo:

8.1.1.- Miguel de Cárdenas y Cepeda, capitán nacido en Quito. Tuvo hija con Ana Vélez de Aguilera:

8.1.1.1.- Sebastiana de Cárdenas y Vélez, nacida en Quito en 1673. Contrajo matrimonio en 1688 con Francisco de Mora y Avenaño, nacido en España, mercader. Hija:

8.1.1.1.1.- Tomasa de Mora y Cárdenas, casada con Nicolás de la Sierra Labiarau Pambley y Lastra. Padres de:

8.1.1.1.1.1.- Gregoria Sierra Pambley y Mora, que casó con Mateo José de Aizpuru y Montero de Espinosa, de cuya ascendencia y descendencia se trata en el apellido Aizpuru, en Genealogías Bascas de esta web; se menciona a ambos en el apartado III.

 

V.- Lorenzo de Cepeda Fuentes, que sucedió a su padre en las encomiendas, tras viajar a España con su padre en 1575, regresó a Quito, donde fue alcalde ordinario y uno de los principales encomenderos y rico ciudadano. Y casó con María de Hinojosa Estévez (hija del oidor Pedro de Hinojosa). Padres de:

 

1.- Pedro de Ahumada (de Cepeda Hinojosa). Casó con Ana de Vera Zúñiga, hija de tesorero de la Real Hacienda Pedro de Vera, natural de Soria, y de la quiteña Beatriz de Zúñiga y Arellano, hija ésta a su vez del capitán Rodrigo de Rivadeneira y de Ana de Zúñiga (hija ésta de Francisco Ramírez de Arellano). Padres de:

1.1.- Pedro de Cepeda Zúñiga (o Cepeda Ramírez de Arellano). Sin sucesión.

2.- Ana de Ahumada Hinojosa. Casó con el capitán y rico mercader Francisco Abad, con descendencia en los Abad de Cepeda.   

3.- Beatriz de Cepeda Hinojosa, que sigue la línea.

4.- Juana de Cepeda. Casó con Alvaro Zambrano.

 

VI.- Beatriz de Cepeda Hinojosa, que casó con Marcos de la Plaza. Padres de:

 

VII.- Ana Plaza de Cepeda, que casó con Francisco Abad, capitán y rico mercader. Padres de:

1.- Lorenzo Abad de Cepeda. Clérigo.

2.- Diego Abad de Cepeda.

3.- Miguel Abad de Cepeda.

4.- Sebastián Abad de Cepeda.

5.- Francisco Abad de Quiroga, que sigue la línea en V.

 

VIII.- Francisco Abad de Quiroga, que casó con Petronila María Carrillo y Esquiza. Padres de:

 

IX.- Francisca Abad de Hinojosa y Carrillo, que casó con Martín de Yerobi Navarro, hijo de Gabriel y Josefa. De la ascendencia y descendencia de Martín de Yerobi se trata en el apellido Yerobi, en Genealogías Bascas de esta web. Se menciona a Martín y Francisca en su apartado IV.

 

Como fuentes he utilizado una biografía de Santa Teresa, obra de Rosa Rossi, otra del arriba citado Efrén de la Madre de Dios,  y "Los Encomenderos de Quito", de Javier Ortiz de la Tabla Ducasse. Y otras citadas en el texto.

He de decir que no sé si he interpretado bien el texto de este último. Tengo intención de consultar próximamente en otras fuentes.

 

Antonio Castejón.

maruri2004@euskalnet.net

 

 

 

Arriba