Atrás

 

URIA

 

Apellido muy extendido por toda Euskadi, aunque en Gipuzkoa sólo tuvo casas en Azkoitia y en el Valle de Léniz.

 

Una rama pasó a Oviedo, donde probó hidalguía en la Real Audiencia en los años 1786 y 1815. Pero en Asturias –en su zona occidental- ya se daba este apellido en siglos anteriores al XVIII.

 

Etimología probable:

El Poblado, o la Villa, de URI = poblado, villa, con el artículo –a.

 

Hidalguía. Se dieron muchas probanzas, entre ellas en Azkoitia, años 1669 a 1797.

 

1º: De Azpeitia (Gipuzkoa) a Asturias

 

Ignacio Ramón Uría de Arístegui: Organista, músico y "gipuzkoano asturianizado" (al igual que Ángel_Embil).

 

I.- José de Uria y Úrsola de Albisu fueron  vecinos de Azpeitia, donde se casaron el 30-VII-1713. Padres de, entre otros:

 

II.- José de Uria Albisu, bautizado el 25-III-1721 en Azpeitia, parroquia San Sebastián de Soreasu, se  casó con Ángela de Echeberria Gurruchaga. Padres de:

 

III.- Sebastian de Uria Echeberria, bautizado en Azpeitia, P. S. S. Soreasu, el 19-V-1765, se casó con  Tomasa de Gurruchaga Aranguren. Padres de:

 

IV.- José Francisco de Uria Gurruchaga, bautizado en Azpeitia el 13-V-1801, parroquia San Sebastián de Soreasu, en la que se casó el día 27-I-1840 con Josefa de Muñoa Aramburu. Padres de:

 

V.- José María de Uria Muñoa, bautizado el  9-XII-1840 en la parroquia San Sebastián de Soreasu de Azpeitia, se casó en ésta el 17-VII-1876 con Isidora de Aristegui Erostarbe, natural de Araoz-Oñati.

 

Hasta aquí hemos tomado datos de la web del Obispado de Gipzukoa.

 

Ahora nos limitaremos a transcribir (copiar) el artículo titulado “Ignacio Uría de Arístegui. Organista azpeitiano. Un vasco asturianizado”, obra

 

de don José Ignacio Alberdi Egaña, publicado en el nº LXIV-1-2008 del Boletín  de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. Dice así.

 

Entorno familiar y formación musical

 

Del matrimonio formado por José María Uría y Muñoa, natural de Azpeitia, e Isidora Arístegui Erostarbe, de Araoz (Oñate), nacieron seis hijos: José Fidel - Julián Ambrosio - Cirilo Ambrosio - Ignacio Ramón (1882-1950) - María Juana y Emilia.

 

Familia conocida y apreciada en Azpeitia. El mayor de sus hijos, José Fidel, fue coadjutor de la Parroquia de Azpeitia, Julián y Cirilo, murieron a poco tiempo de nacer, Ignacio Ramón, a quien dedicamos en su 125° aniversario de nacimiento estas líneas, se vinculó al mundo de la música. María Juana y Emilia, ejercieron como reconocidas bordadoras de la localidad.

 

Ignacio Ramón Uría de Arístegui nació el 8 de julio de 1882, en el domicilio familiar de la calle Iglesia, n° 31, y desde muy pequeño acudió al Coro de Tiples Parroquial, recibiendo las primeras enseñanzas musicales del sacerdote-organista D. Toribio Eleizgaray y su sobrino Ignacio Fernández Eleizgaray que a finales del siglo XIX y principios del XX llevaban las riendas musicales del Coro y Orquesta de la Parroquia de San Sebastián de Soreasu. Bajo la dirección de Ignacio Fdez. Eleizgaray, organista a la vez que afamado concertista, cursó con gran provecho una importante formación como organista.

 

Como complemento de su formación como organista, tuvo la oportunidad de iniciarse en el mundo de la organería en su pueblo natal, con Juan Prudencia Amezua, hermano del famoso organero Aquilino Amezua Jáuregui, que a finales del siglo XIX tenía su fábrica en la calle Emparan, adquiriendo una notable destreza en los secretos de tal oficio en labores de ajustar, templar, afinar y comprobar los órganos construidos.

Se traslada de Azpeitia a Gijón (ver en EMBIL_2 otro músico gipuzkoano que pasó también a Gijón).

Llegó Ignacio Uría a Gijón en 1903 a los 21 años de edad. Inicialmente en tareas de supervisor del montaje de órganos de música y posteriormente, a partir de 1912, como maestro de música del Colegio de la Inmaculada de los Jesuitas de la referida ciudad. En el citado centro docente, para el que compuso el "Himno del Colegio", realizó una gran labor de formación musical impartiendo clases de solfeo, órgano y piano, entre cuyos alumnos más destacados, y que más tarde le sustituiría en tal labor, figuraba el joven zumayano Angel Embil Ecenarro, con el que en años posteriores colaboraría en numerosos e importante eventos musicales que se ofrecieron en Asturias y de los que los gijoneses, en especial, guardan gratos recuerdos que constan recogidos en la historia musical de sus tierras.

El 27 de enero de 1915 contrajo matrimonio con María Aurora Rodríguez Lavandera, joven gijonesa ligada a una familia eminentemente musical a través del establecimiento de "David Pianos". Tuvieron 6 hijos: José-CarmenPaz-Ignacio-Antonio y Asunción. El mayor de los hijos José estudió la carrera de piano trasladándose a residir a Madrid en donde adquirió fama de reconocido concertista de piano.

Recordado y querido en Azpeitia

Sabían en su pueblo natal de su valía, en especial Ignacio Fdez. Eleizgaray, quien en varias ocasiones le solicitó su colaboración. Citemos un par de ocasiones:

La primera ya en 1904 -Año Mariano- con ocasión de la Peregrinación de los pueblos del entorno del Santuario de Itziar, en cuya Vigilia Nocturna, interpretando diversos motetes tomaron parte conocidos cantores azpeitianos, como Ignacio Uranga, tenor de la Catedral de Santiago de Compostela, Antonio Irure, de la Catedral de Calahorra, Anastasio Beloqui, de la Parroquia de Azpeitia, a quienes acompañaba al órgano Ignacio Uría, entonces maestro de música del Colegio de los Jesuitas de Gijón.

En otra ocasión, con motivo de los grandes conciertos que se ofrecían en la Fábrica de Órganos "Eleizgaray y Cía." de Azpeitia en las fiestas patronales de 1920 en honor de San Ignacio de Loyola. El día 31 de julio junto con el gran organista José Moreno Ballesteros al órgano y actuando al piano Ignacio Uría ofrecieron un gran concierto de audición interpretando logradísimas versiones de la obertura "Guillermo Tell" de Rossini y de la "Invitación al Vals" de Weber, según consta en el periódico "El Pueblo Vasco" del 3 de agosto. (Hemeroteca de la Biblioteca Municipal de San Sebastián)

La Organería "Eleizgaray y Cía" construye un órgano para Gijón

Esta organería azpeitiana construyó el año 1925 un gran órgano para la Iglesia Parroquial de San Lorenzo de Gijón. Se trataba de un instrumento dotado de la más avanzada técnica de aquellos tiempos. La firma "Eleizgaray y Cía." no regateó esfuerzo alguno para responder a la confianza depositada. Además, se daba la circunstancia de que era el quincuagésimo órgano que salía de sus talleres, es decir, el Opus 50 de la Casa, y puso por ello un plus especial de atención tanto en su proceso de fabricación como en el acto de presentación previo en Azpeitia a su entrega en Gijón. -El órgano dispondría de tres teclados de 61 notas, y un cuarto sin juegos denominado eléctrico de ecos a instalar más tarde y pedalero de 30 notas.

Este nuevo órgano fue presentado en los propios talleres "San Ignacio de Loyola" de la Organería "Eleizgaray y Cía." de la Avda. de Harzubia, el 14 de septiembre de 1925. A tal fin, se programó un gran concierto de audición a beneficio de la Cruz Roja de Gipuzkoa, al que fueron invitados, además de diversas autoridades civiles y eclesiásticas del Estado, profesores y profesionales del mundo de la música. El concierto de audición estuvo a cargo de Miguel Echeveste de Lesaca, primer premio de órgano del Conservatorio de Madrid - Norberto Almandoz, de Astigarraga, organista de la Catedral de Sevilla y el joven pianista, José Azarola de Zumaia, primer premio del Conservatorio de Madrid.

La .programación fue sumamente interesante ofreciendo en la primera parte Miguel Echeveste obras de Widor, Stefaniani, Bonet y Debussy. Seguidamente Jose Azarola al plano y Norberto Almandoz en el órgano interpretaron partituras de Hurnmel, Wagner y Haendel, cerrando el concierto Miguel Echeveste de nuevo al órgano, con la ejecución de obras de Rachmaninoff, Torres, Bach, Juan Tellería y Vierne.

Estreno por Ignacio Uría del órgano de la Parroquia de San Lorenzo de Gijón

Constituyó, según la prensa de la época, todo un acontecimiento musical en la referida ciudad. Así en la Revista "Semana Parroquial" de Gijón, n° 484 del 6 de diciembre de 1925, bajo el título de "El nuevo órgano de San Lorenzo ", se escribía:

“El próximo jueves, día 10 de Diciembre se inaugurará el nuevo órgano de la Iglesia parroquial de San Lorenzo. La Casa Eleizgaray y Compañía de Azpeitia (Guipúzcoa) de fama no sólo nacional sino mundial, ha adquirido nuevo renombre al encargarse su dirección técnica a uno de los primeros constructores de organería alemana, Edigio Keller, inteligentísimo artista que lleva treinta y seis años de su vida dedicado a esta clase de trabajos, y los técnicos que han tenido ocasión de admirar este nuevo órgano, no pueden menos de reconocer que la Casa Eleizgaray ha hecho un considerable progreso; alguno ha dicho más: ha dado un paso gigantesco.

“El nuevo órgano está considerado como el segundo de España, después del de la Catedral de Sevilla (construido por Aquilino Amezua en 1901-1903). Pueden hacerse en él una infinidad de combinaciones, como lo demostrará el próximo jueves a las cuatro de la tarde el notabilísimo organista Ignacio Uría, gran maestro del órgano y uno de los mayores conocedores del órgano moderno.

Merced a la rara habilidad del mago Uria para explotar a su capricho al Rey de los instrumentos musicales, el órgano que acaban de bendecir en la iglesia parroquial de San Lorenzo nos ha mostrado cuantos armoniosos sonidos han acumulado ingeniosos organeros en su voluminoso y artístico mueble.

El programa fue sabiamente elegido, ya que se trataba de oír todos sus registros. Fue todo un gran concierto, digno de Ignacio Uria y causa asombro y regocijo a la par ver la labor que debe hacer un concertista de órgano moderno para dar cima a composiciones geniales.

Año y medio más tarde, el 6 de julio de 1927, el magnifico órgano construido por la firma organera azpeitiana "Eleizgaray y Compañía" para la iglesia de San Lorenzo de Gijón se completaba con un cuarto teclado. El nuevo órgano eléctrico de "Ecos". Era un segundo órgano que había de ser manejado desde la misma consola colocada anteriormente. La Casa Eleizgaray ya tenía instalado otro de esta clase en la Iglesia del Santo Cristo de la Salud en Madrid, si bien menor que el de Gijón.

El estreno del cuarto teclado que tuvo lugar el 6 de julio de 1927, constituyó un importante éxito tanto para nuestra firma organera como para el organista D. Ignacio Uría, entonces organista de la Iglesia del Sagrado Corazón de Gijón, quien compartió la programación con D. Antonio Uriz, organista de la parroquia de la Iglesia de San Lorenzo, de la que era su titular desde el 19 de abril de 1926 tras ejercer anteriormente el cargo de Maestro de Capilla en la Catedral de Orense. Ambos ofrecieron un extraordinario recital de órgano, en un concierto que había despertado gran expectación, dada la novedad técnica y mejora que suponían los recursos artísticos del órgano y el prestigio de ambos concertistas.

Como señalamos, el éxito alcanzado por ambos fue grandioso, dada la extraordinaria interpretación que cada uno ofreció de las piezas ejecutadas. En la prensa local de Gijón se recogieron merecidas y expresivas alabanzas sobre el desarrollo de esta singular cita musical.

Fue Ignacio Uría una persona plenamente vinculada a la vida musical de Gijón y estos conciertos en la Iglesia de la Parroquia de San Lorenzo de la citada ciudad marcan momentos significativos de su valía artística, por cierto, recogidos con la fidelidad y el cariño propio del historiador gijonense Agustín Guzmán Sancho en el capitulo VI de su libro La Parroquia de San Lorenzo de Gijón. Cabe señalar que D. Ignacio Uría fue nombrado oficialmente organista de esta Iglesia Parroquial el 20 de marzo de 1932 por traslado de residencia del Presbítero-organista D. Antonio Uriz.

Inasio

Como mejor reflejo del reconocimiento artístico y humano de que gozaba Ignacio Uría en Gijón, reproducimos gustosos el texto que bajo el título de Inasio escribió Alfredo García "Adelfor" director del periódico "El Comercio" tras el fallecimiento de nuestro paisano el 7 de febrero 1950:

Murió ayer. Era un vasco asturianizado. Vino muy joven a Gijón como organista, y aquí se quedó para el resto de su vida. Pero el acento nunca lo perdió. Se llamaba Ignacio Uría, y él gustaba que le dijeran "Inasio". Tocaba el órgano, ese instrumento tan difícil, con rara habilidad. Sus ídolos eran Juan Sebastián Bach, entre los antiguos, y César Frank entre los modernos.

Su modestia no era forzada. Era natural y sencilla. "Inasio" formó su capilla y no se sentía maestro. Era un instrumentista más. Sentía la música porque la conocía afondo. Y cuando se sentaba entre los teclados extendía las manos sobre ellos, torcía los ojos y los adormilaba como en éxtasis. Se contaba con él para todo: No se daba la menor importancia. Era una institución y él no lo sabía. Se acomodó a Asturias porque ésta y Guipúzcoa son las que mejor se conjuran con el paisaje.

"Inasio " pasó del Colegio de los Jesuitas a la Iglesia de la Residencia Sagrado Corazón, donde su fama se acrecentó al hallarse en pleno dominio de sus facultades de digitación y expresión. El año 1930 fue atacada por el furor marxista aquél templo fortaleza. Y lo que el fuego no pudo con las piedras, lo consiguió con el órgano que fue pasto de las llamas.

"Inasio" perdió a su amigo y confidente. A su corazón, todo sensibilidad e inocencia, le faltó el aliento del inseparable. Y fue a refugiarse a la iglesia de San Lorenzo, ejerciendo el cargo con maestría que se iba agigantando con los años.

Formó "Inasio" un plantel en su cátedra de la primera Escuela Municipal de Música de Gijón. Quería a sus discípulos y ellos le querían porque creían en él. Su característica era creerse menos que nadie aunque fuera más que todos.

Era "Inasio" una figura artística que gozaba con pasar inadvertida.

Pero todos sabíamos lo que valía.  Y en esta hora en que baja a tierra, queremos que sobre su tumba vaya el recuerdo de un viejo amigo que tantas horas placenteras le debe entre el hablar de sus teclados y el perfume del incienso que venía de los altares.

 

En la atalaya de nuestras fiestas patronales en honor de San Ignacio de Loyola, hemos querido traer el recuerdo de Ignacio Uría de Arístegui, coincidiendo con la efemérides de su 1250 aniversario de nacimiento, en reconocimiento al ejemplar testimonio artístico y humano que ofreció en vida este ilustre azpeitiarra.

No quisiera terminar esta "Semblanza Musical" sobre nuestro organista azpeitiano -un vasco asturianizado- sin expresar mi sincero agradecimiento a Dña. Dorina Blanco. Vda. de D. Ignacio Uría Rodríguez, (hijo de nuestro biografíado), por los datos familiares y musicales facilitados, así como a Sor María Teresa Lopetegui, Hija de la Caridad azpeitiana, tantos años residente en Gijón, de quien recibí informaciones valiosas sobre nuestro recordado organista en mi visita a esa bella ciudad, y al siempre fiel y buen amigo Pako Epelde, celoso custodio de referencias familiares y artísticas de los Uría, quien, ya hace muchos años, estimuló en mí el interés por la citada familia, tan querida y recordada en Azpeitia.

 

 ======================================================

 

De Azkoitia a Sevilla e Indias.

 

Fuente: Expediente de hidalguía mencionado en el texto, del que poseemos copia que nos han remitido del Archivo M. de Azkoitia.   

Los datos de tal expediente han sido complementados por Juan José Varea juanjosevarea@terra.es

 

 I.- Pedro de Uria casó el 27-X-1594 en Itziar-Deba con María Cigaran, natural de Itziar.  Padres de

 

1.- Pedro de Uria Cigaran. Casó con Ana Galdós Lecuona (hija de Juan y María). Este matrimonio vivió junto a su hijo en la Casa Irizar, jurisdicción de Azcoitia. Padres de

1.1.- Asencio Uria Galdos.

 

2.- Domingo de Uria Cigaran. Casó con Ana Zabala. Padres de

2.1.- Juan de Uria Zabala. Hizo información de hidalguía.

 

3.- Ramos de Uria Cigaran, que sigue la línea.

 

II.- Ramos de Uria Cigaran. Casó con Domenja Arrizabalaga Aguirre, nacida en Azkoitia el 6-VIII-1609 (hija de Juan de Arrizabalaga Sasieta, dueño y señor de la casa Arrizabalaga, sita en Azcoitia, y de María Nicolasa de Aguirre Cendoia Alaba, de la Casa Aguirre Cendoia, sita también en Azcoitia). Este matrimonio vivió en la casería Chilbaltar, en Azcoitia. Fueron padres de

 

1.- Pedro de Uria Arrizabalaga. nacido el 2-II-1648.

2.- Martín de Uria Arrizabalaga, que sigue.

 

III.- Martín de Uria Arrizabalaga, natural de Azcoitia (hizo su filiación e hidalguía en contradictorio juicio con el síndico de esta villa), casó el 6 de noviembre de 1678 con Jerónima Balenciaga Albisu, nacida el 18-V-1659 y fallecida el 14-III-1722 (hija de Agustín Balenciaga Urteaga y de Francisca Albisu Joarizti). Padres de

 

1.-José Uria Balenciaga, nacido el 29 de febrero de 1680 y fallecido el 9 de abril de 1741 (que sigue).

2.-María Magdalena Uria Balenciaga, nacida el 10 de enero de 1684.

3.-Ana María Uria Balenciaga, nacida el 20 de abril de 1686.

4.-Tomás Uria Balenciaga, nacido el 12 de enero de 1691

5.-Lorenzo Uria Balenciaga, nacido el 24 de diciembre de 1694.

6.-Francisco Uria Balenciaga, nacido el 14 de noviembre de 1697.

 

IV.- José de Uria Balenciaga, bautizado en Azcoitia el 29-II-1680, casó en igual villa, en la Basílica de San Meterio y Zeledón,  el 3-X-1701 con Jacinta Aranguren Ibarnia, bautizada en Azcoitia el 20-VI-1680 (hija de Juan Martínez de Aranguren Zabaleta y de Lucía Ibarnia Salaberria)). Padres de

 

1.- Ignacio de Uria Aranguren,   nacido el 31-VII-1702, se avecindó en villa de La Guardia, de la Rioja, donde demostró su hidalguía, siendo admitido a la vecindad de élla, y donde ejerció el empleo de Regidor en varios años, y también el de Alcalde Mayor.

 

2.- Martín de Uria Aranguren, bautizado en Azcoitia el 15-III-1705; fallecido antes de 1773. Casó en Azcoitia el 22-VII-1742 con Catalina Mendizábal Badiola, bautizada en Azcoitia el 26-I-1724, hija de Andrés y María (fallecidos antes de 1773; vecinos que fueron de Azcoitia). Padres de

 

2.1.- José Antonio de Uria Mendizábal (Azcoitia, n y b. 28-V-1743).

2.2.- Antonio de Uria Mendizábal (Azcoitia, b. 28.I-1747; n. el 27).

2.3.- Ignacio de Uria Mendizábal (Azcoitia, b.  y  n. 27-I-1754).

2.4.- Joaquín Agustín de Uria Mendizábal (Azcoitia, b.  y  n. 5-V-1756).

2.5.- Martín de Uria Mendizábal (Azcoitia, b. 7-II-176?)

2.6.- Francisco Javier de Uria Mendizábal (Azcoitia, b.12-III-1763).

 

3.- María Joaquina Uria Aranguren, que casó el 11-I-1733 con Manuel Ignacio Azpiazu Alberdi.

 

4.- Zeledón de Uria Aranguren, bautizado en Azcoitia el 15-I-1712 y fallecido antes de 1773. Casó en San Pedro de Bergara el 16-II-1756 con Agustina Ugalde Aguirre Zendoia, nacida y bautizada el día 4-IX-1725 en la parroquia de la Asunción de la villa de Elgeta.

 

Padres de Agustina fueron:

Juan Bautista de Ugalde Jauregui (hijo de Francisco y María Ana; naturales de la villa de Anzuola o de Bergara), que casó en la parroquia Santa Marina de Oxirondo de la villa de Bergara el día 5-X-1706 con Juana Bautista de Aguirre Cenzoya (sic) Gallaiztegui (hija de Felipe de Aguirre Cendoya y de Mariana Gallaiztegui; naturales y vecinos de esta villa de Bergara).

 

Zeledón y Agustina fueron padres de

 

4.1.- Francisco Javier de Uria Ugalde (Azcoitia, 14-X-1761).

4.2.- María de Uria Ugalde.

4.3.- Pascuala Rafaela de Uria Ugalde (Azcoitia, b. 29-X-1767).

 

5.- José de Uria Aranguren, bautizado en Azcoitia el 11-III-1715, donde casó el 14-II-1740 con Josefa Arrieta Azpillaga, bautizada en Azcoitia el 28-V-1717 (hija de Antonio y María Isabel; casados en Azcoitia el 13-IV-1713; él, de Azcoitia; élla, de Iciar; fallecidos antes de 1773).

 

Este José fue demandante en la información de hidalguía cuyo expediente se conserva en el…

Archivo Municipal de Azoitia, Gipuzkoa. Legajo 27; nº 17; Hidalguías; 1º; año 1773.

Hidalguía de José de Uría por sí y como padre y legítimo administrador de Antonio y José sus hijos; de Lázaro de Uria también su hijo, y éste padre de José, y otros, todos vecinos de esta villa de Azcoitia, litigada ante la Justicia Ordinaria. Escribano: José Xavier de Elorza.

 

José de Uria Aranguren y Josefa Arrieta Azpillaga fueron padres de

 

5.1.- Antonio de Uria Arrieta (Azcoitia, b.  y  n. 1741).

 

5.2.- Lázaro de Uria Arrieta (Azcoitia, b.  y n. 7-IX-1742). Casó en Azcoitia el día 6-II-1769 con María Ignacia Lizarralde Gavilondo, bautizada el 28-IX-17qª2 (sic) en la parroquia San Andrés del Valle de Elosua, aneja a la de San Pedro de la villa de Bergara. María Ignacia era hija de Juan Bautista Lizarralde y de María Gavilondo, naturales y vecinos que eran en 1773 de Azcoitia, que habían casado en San Pedro de la villa de Bergara el día 27-VII-1738;  nieta paterna de Domingo Lizarralde y Ana Ganchegui; nieta materna de Juan Gavilondo y Teresa Alberdi. Lázaro y María Ignacia fueron padres de

 

5.2.1.- José de Uria Lizarralde (Azcoitia, n.  y b. 26-IV-1772).

 

5.3.- José de Uria Arrieta (Azcoitia, b.  y  n. 9-V-1751).

 

6.- Francisco Javier de Uria Aranguren, bautizado en Azcoitia el 29-VIII-1717. Casó en igual lugar el 8-IX-1743 con María Ignacia de Elorza Zubizarreta,  bautizada el 4-2-1723 en Azcoitia. Francisco Xavier murió antes de 1773.

 

Padre de María Ignacia:

Joaquín de Elorza, natural de Azcoitia. En 1773 vivía en la villa de Elorrio. Casó previa dispensa por consanguinidad de 4º grado, el 23-II-1722 en Azcoitia, con…

 

Madre de María Ignacia:

María Ignacia Zubizarreta Arrizabalaga, bautizada en Azcoitia el 7-VII-1705. Fallecida antes de 1773 (más o menos en 1772). Hija de José y María.

 

Francisco Javier y María Ignacia fueron padres de

 

6.1.- José Joaquín de Uria Elorza, bautizado en la villa de Elorrio, parroquia de la Concepción, el día 12-XI-1746. Pasó a vivir en San Sebastián.

 

6.2.- Francisco de Uria Elorza, nacido y bautizado en Azcoitia el 6-I-1752. Pasó a vivir en Sevilla (¿camino de Indias?).

 

La madre de éstos, María Ignacia de Elorza Zubizarreta, hizo en 1773 información de hidalguía, siendo ya viuda, en nombre propio y de sus hijos, ambos residentes fuera de Azcoitia. Su nobleza, vieja cristiandad, limpieza de sangre, etcétera,  decía élla, ya habían quedado demostradas, pues su bisabuelo paterno Martín de Uría, y los primos hermanos de éste, habían demostrado las mismas en juicio contradictorio habido anteriormente con las autoridades ordinarias de Azcoitia. María Ignacia alegaba hidalguía también por San Juan de Elorza, por si y en nombre de Joaquín Elorza, abuelo materno. Se recordaban estos autos habidos anteriormente:

A.- 1667. Hidalguía de Juan de Uria (por él y por su hermano Sebastián), ante la autoridad de Villa Real. Este Juan era primo hermano de los tres que van seguidamente:

B.- 1669. Asencio, Pedro y Martín de Uría. Los tres eran nietos de Pedro Uría y María Cigaran.

C.- 1706. Hidalguía a favor de José Elorza, sus hijos, y Joaquín Elorza, padre de María Ignacia. .

 

 

Los demandantes en estos pleitos, sus padres, abuelos y otros ascendientes, pese a ser nobles hijosdalgo, gipuzkoanos originarios y de limpia sangre, no llegaron a ocupar cargos honoríficos en Azcoitia “por no poseer (los) bienes raíces y millares que prescriben las ordenanzas particulares” de la villa. Pero Ignacio Uria Aranguren, al residir en La Rioja, se ocupó y ocupa tales cargos.

 

La Casa solar de Uria, se encontraba en la anteiglesia de Larinuz, del valle de Leniz.

La Casa Elorza, en la villa de Legazpia.

La Casa Cigaran Torre, en Iciar, jurisdicción de la villa de Deva.

  

7.- Joaquín Vicente Uria Aranguren, nacido el 20 de marzo de 1724

 

 

Antonio Castejón.

maruri2004@euskalnet.net

monedacuenta@euskalnet.net

www.euskalnet.net/laviana

 

 

 

 

 

 

 

 

Arriba