Los SEIJO de Bizkaia que enlazaron con

ZARRANDICOECHEA y pasaron a La Pampa argentina.

Así decía Grandmontagne de los castellanos, americanos y vascos en La Pampa:

La emigración española prefería y prefiere aún acomodarse en los centros urbanos. A esto se debe la estructura social un tanto absurda de todos los países americanos. que parecen los efectos del exceso de capitalidad. Son organismos macrocéfalos. con una cabeza enorme y un cuerpo esmirriado, de lombriz soltaria.

Pero recién desembarcado, el "baserri" (vasco rural) cruzó por los brillantes centros urbanos con la misma indiferencia con que un oso cruzaría por un sarao. La "makilla" en la mano y la "tricota" al hombro. ... ¡Hala, a la Pampa, a la Patagonia, al Chaco, a los desiertos!

Su lengua milenaria y aisladora, su misterioso vascuence, le impedía toda comunicación con el ruidoso jolgorio ciudadano. Habituado, además, desde su nacimiento a la vida solitaria en los caseríos dispersos de los recuestos pirenaicos, el aislamiento no le encogía el ánimo ni le acoquinaba el espíritu. Para él, la emigración no era más que un cambio de soledad. En donde aún no llegó nadie, allí está el vasco. duro. sereno y tranquilo.

¡Cuántas veces, mocete intrépido por aquellas soledades, he sentido latir el orgullo racial, redivivas en mi espíritu las queridas cenizas de mi padre vasco francés y de mí madre guipuzcoana! ...

Los antiguos vascos, progenitores de los grandes estancieros argentinos. estableciéronse en los llamados campos centrales, en la provincia de Buenos Aires y en el sur de las de Córdoba y Santa Fe. Su asimilación fue inmediata; el vasco adoptó al punto la indumentaria gaucha, el "chiripá", el poncho, la bota de potro; sólo desechó el chambergo; quedóse con la boina, más defensiva contra los recios vientos pamperos. Hízose presto excelente jinete; tomó mate en rueda de gauchos. Esta rápida adaptación atrájole la simpatía efusiva de los argentinos, que emplean esta cariñosa frase para designarle: "hijo del país con gorra de vasco". La población campesina, e1 gauchaje, vio enseguida en el vasco un tipo autóctono, original, distinto de las inmigraciones latinas.

Probábalo acabadamente la pintoresca definición que los gauchos hacen de las razas. Para ellos no hay más que estas cuatro:

"gayegos", gringos, vascos y "naciones".

Llaman "naciones" a ingleses, franceses, alemanes y al resto de habitantes de la tierra. El mote de gringo lo aplican especialmente al italiano. El seto de alambre fue el primer paso progresivo de la rudimentaria actividad pastoril.

Los vascos se apoderaron al punto de la industria rural de los alambradas. Con los primeros fondos que le produjeron los contratos de a1ambrados compró las primeras tierras, eligiendo, con su experiencia de explorador avanzado, las mejores. Sus martillazos sobre el ñandubay y el alambre era el primer recio rumor de la futura civilización agraria. Tras de los alambrados surgieron los primeros núcleos de población, las primeras aldeas pampeanas, hoy grandes y florecientes pueblos, muchos de los cuales llevan el nombre vasco de sus fundadores. Pero ¿es posible, con sólo el trabajo fisico, manual, sin espíritu mercantil, apoderarse de tan formidables latifundios, erigirse en rey de las Pampas ? No, no es posible. Hacía falta una colaboración eficaz. Y esta colaboración fue aportada por la vasca, por la mujer del vasco.

Al surgir los primeros núcleos de población, el vasco y la vasca pusieron fonda. Las fondas de los vascos, tradicionales en los campos argentinos, fueron las primeras notas de alegría bulliciosa en el triste y desierto paisaje campero. Luego vendría el ferrocarril. la estación, e1 caserío, el especulador, la colonia agrícola, e1progreso general, la riqueza. De lo ruidosas que fueron y son estas fondas da idea el popular dicho argentino para calificar cualquier forma de batahola: "Parece una fonda de vascos".

I.- Santiago de Zarra Andicoechea y Zarra Andicoechea y su esposa Maria de Elorrieta Lamiquiz fueron padres de:

II.- José de Zarra Andicoechea Elorrieta. José casó en dos ocasiones.

Primera boda: el 28-VII-1731, en Mendata, con María de Ortuzar Astobieta. Esta María falleció en Mendata el día 25-VIII-1732.

Segunda Boda: el 24-XI-1732, en Arratzu, con María de Gandarias Sagargaste.

Uno de los hijos de este segundo enlace fue:

III.- Francisco de Zarra Andicoechea y Gandarias, bautizado el 9-IX-1738 en Arratzu. Francisco contrajo primeras nupcias en Forua, año 1766, con Graciana de Echebarria Lasaga, en la que tuvo a:

1.- Maria Manuela de Zarra Andiquo Echea y Echabarria (Arratzu, n. 1771).

2.- José de Zarra Andicoechea y Echevarria (Arratzu, n. 1773).

3.- María Manuela de Zarra Andicoechea y Echavarria (Arratzu, n. 1775).

Tras fallecer Graciana, el 25-X-1785 en Arratzu, casó de nuevo Francisco, en la anteiglesia San Pedro de Lumo, año 1787, con Tomasa de Hormaechea Unzueta, en la que fue padre de:

4.- José de Zarra andicoechea Ormaechea (Arratzu, n. 1778).

5.- 1787-12-19 Josefa de Zarraandicoechea Ormaechea (Arratzu, n. 19-XII-1787).

6.- Antonio de Zarra Andicoechea Ormaechea (Arratzu, n. 1791).

7.- Francisco de Zarra Andicoechea Ormaechea (Arratzu, n. 1794)

8.- Francisco -otro, fallecido el anterior- de Zarraandicoechea Ormaechea (Arratzu, n. 1798).

8.- Francisco -otro, fallecido el anterior-, que sigue esta línea.

IV.- Francisco de Zarraandicoechea Ormaechea, bautizado el 28-X-1803 en Arratzu, casó en la parroquia San Vicente de Ugarte, en Muxica, Bizkaia, el día 16-V-1829 con Josefa Ramona Undabarrena Arrien. Estos esposos fueron vecinos de Gernika y padres de:

V.- María Andresa de Zarrandicoechea Undabarrena, nacida en Gernika, que contrajo matrimonio en la anteiglesia San Pedro de Deusto (Bizkaia) el día cinco de julio de 1869 con Teodoro de Seijo y Trebola-Zabala. Fue ratificación de una boda por poder, ya que el novio, que estaba ausente de Deusto, había dado poder judicial (siete años antes, en 31-VII-1862, si no anoté mal) a Estanislao Aranguena para que actuara en su nombre. Padrinos de esta ceremonia fueron el padre del novio y Dolores Seijo.

Teodoro de Seijo y Trebola Zabala había sido bautizado en la villa de Bilbao, parroquia San Antón, el día 26 de agosto de 1840, mismo día de su nacimiento. Fueron sus padrinos de pila José Lázaro y Magdalena Ortuzar.

Teodoro era hijo de José Seijo Andrés, natural de Santa María de Fechas (en la provincia de Ourense, Galicia) y de Bárbara de Trebola-Zabala, nacida en Arratzu, de cuyos padres y abuelos daremos cuenta al final de la presente. José Seijo Andrés y Bárbara de Trebola-Zabala habían contraído matrimonio el 7-X-1839 en Gautegiz Arteaga (Bizkaia). Era el novio hijo de Ambrosio Seijo, natural de Santa María de Fechas (en Ourense, Galicia) y de Bibiana Andrés; testigos de la boda fueron José Fdez. Ozama y Cándido Olaeta.

En el año 1890 se hicieron diligencias en Bilbao, sobre causa promovida de oficio por el Juzgado de Primera Instancia de la villa de Bilbao contra Teodoro Seijó Trebolazabala, vecino y del comercio de Guernica, sobre contrabando de tejidos. En 1891 consta una pieza de insolvencia de Teodoro Seijo Trebolazabala, acusado por contrabando de géneros. El procesado es el encargado de regentar un establecimiento de tejidos llamado "La Vizcaína", en Guernica, como sucursal del que la sociedad "Castiella Hermanos" tiene en Bilbao.

José Seijo Andrés, padre de Teodoro, era, en el año 1840, Teniente Graduado de Infantería, e hijo de Ambrosio Seijo y Bibiana Andrés, ambos naturales y vecinos de la dicha Santa María de Fechas, en Ourense-Galizia.

José Seijo Andrés falleció en la anteiglesia San Pedro de Deusto (actualmente incorporada a la villa de Bilbao) el día 23 de julio de 1898, contando 90 años de edad; José vivía por entonces en el barrio Lutxana, jurisdicción de Erandio. Era por entonces Comandante retirado, y ya viudo de su dicha esposa. Murió ab intestato, por enfermedad natural (afección cardíaca).

Hermano de Teodoro de Seijo y Trebola Zabala:

José Marcelino de Seijo y Trebola Zabala, nacido y bautizado el día 17-I-1846 en Deusto, que casó en 1879, en Gautegiz Arteaga, con María Magdalena de Arrupe Trebola-Zabala. Tuvieron al menos una hija: Magdalena Valentina de Seijo Arrupe (Gautegiz Arteaga, n. 1879).

Hijo de los dichos Teodoro Seijo Trebolazabala y su esposa María Andresa de Zarrandicoechea Undabarrena fue:

1.- Fernando Seijó Zarrandicoechea, el cual se casó en Tandil (provincia de Buenos Aires; Argentina), donde estaba radicada la familia de su esposa: los Bereterbide. De wikipedia tomamos notas sobre Fernando Seijó:

Chacharramendi es una localidad del departamento argentino de Utracán, en la provincia de La Pampa. Se encuentra a 202 km de la ciudad capital de la Provincia, Santa Rosa. Llamado así por el vasco nostálgico Fernando Seijó, que en 1901 eligió ese nombre (vascuence: monte bajo) para el paraje donde puso su pulpería. Txatxarramendi (Chacharramendi) es el nombre de una pequeña isla que está en la ría de Mundaka (Bizkaia, Euskadi, CEE), unida actualmente por un puente a la villa de Sukarrieta (Pedernales). Seijó era nativo de Gernika (ya vimos que esto no era cierto). Estaba casado con Antonieta Beretervide. Era hermano de Gabino Seijo Zarrandicoechea, autor de "EL ORIGEN DEL VASCO Y DE SU IDIOMA. De Iberia a Iberia, la voz de los abolengos. Iber’erritik Iber’errira, lengo aba’n abotza". Luego, Seijo vendió su negocio a otro español, José Feito, quien prosperó comprando lanas, cueros y plumas de avestruz a los pueblos originarios y a los puesteros. Aquel almacén fue el centro de la vida social y económica de la zona, explica al arquitecto Miguel García, a cargo del Plan de Conservación del Patrimonio Histórico de La Pampa, que en 1995 recicló el local para hacer un centro cultural. García explica que, hombre cuidadoso, don Feito tenía troneras para disimular sus Winchester en las paredes de la pulpería, instalados para defenderse de los bandidos. El famoso bandido Juan Bautista Bairoletto supo andar sobre el mismo llano que, mucho después, hizo que el cineasta Héctor Olivera, ambientara en Chacharramendi su película Una sombra ya pronto serás.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

Breves notas sobre los Trebola-Zabala citados arriba.

Nota: Todos los pueblos que citan arriba y se citarán seguidamente pertenecen a Bizkaia,

en Euskadi, salvo que expresamente se indique lo contrario.

I.- José de Trebola Zavala e Yrazabal, natural de Mendata, y su esposa Marina de Barroeta-Goxeascoechea e Ycade, nacida en Arratzu, fueron padres de:

II.- Manuel de Trebola Zabala y Barroeta, bautizado el 19-IV-1743 en Arratzu, en cuya parroquial casó el día 29-VIII- 1770 con Antonia de Arana Zabala (hija de Pedro y Francisca). Testigos de esta boda fueron Martín Zabala y Juan Zabala. Hijo:

III.- José de Trebola Zabala y Arana, bautizado el 28-V-1775 en Arratzu y casado el 23-XII-1803 con María Manuela de Zarrandicoechea Echebarria. Hija suya fue:

IV.- Bárbara de Trebola Zabala y Zarrandicoechea, bautizada en Arratzu el día 3-XII-1817, a la que hemos citado arriba como esposa que fue de José Seijo Andrés.

Antonio Castejón.

maruri2004@euskalnet.net

puxaeuskadi@gmail.com

www.euskalnet.net/laviana

 

 

 

 

Arriba