olaizolaAtrás

OLAIZOLA

 

Primero: ORIGEN Y ETIMOLOGIA DEL APELLIDO, en opinión de D. Manuel de Lekuona.

 

Texto tomado de la obra de Imanol Olaizola: “José de Olaizola –Oroitzapenak- 1883-1969”, en cuyo primer capítulo se dice:

 

“Después de una de tantas reuniones de Eusko Ikaskuntza -Sociedad de Estudios Vascos- que tuve la oportunidad de compartir con D. Manuel de Lekuona, le planteé una pregunta que hacía algún tiempo rondaba en mi cabeza: "¿Cuál podría ser el origen etimológico de nuestro apellido Olaizola?" .

Se sonrió al escucharme y, con cierta ironía, me replicó: "Si de verdad quieres conocerlo, ven un día a visitarme en Oiartzun".

Pasó algún tiempo antes de atender su invitación y así me insistía:

"Mira que si tardas mucho, yo me moriré y tú te quedarás sin satisfacer tu pregunta". Por fin, un día del verano de 1984, con Conchita, mi mujer, y acompañados de Iñaki Olaizola y la suya, a quienes había contagiado mi curiosidad, llegamos en mi coche a la casa oiartzuarra de D. Manuel. Le recogimos y, guiados por él, alcanzamos una colinita denominada Eguzkialde por un camino carretil, en el que creía que rompía el coche, sobrecargado con cinco personas, cada vez que sus bajos chocaban con el desigual suelo.

Visitamos sucesivamente tres caseríos cuyos nombres son Olaitz-zaarre, Olaitz-berri y Olaitz-mari. Según nos dijeron, ninguno de los habitantes conservaba el apellido Olaitz. Por sus elementos arquitectónicos, un arco gótico y el escudo de armas con la concha de Santiago, Lekuona no dudó en calificarlas como torres góticas de la Alta Edad Media. La presencia de la concha en Olaitz-berri nos proporciona un indicio determinante para situarla en el primitivo Camino de Santiago que bajaba de Bayona a Hendaya, llamado también "de la Costa" porque pretendía alejarse en lo posible de lugares bajo la amenaza de incursiones musulmanas y anterior al denominado "Camino Francés" que traspasaba los Pirineos por Roncesvalles o Somport.

La ruta también llamada marítima se bifurcaba, bien por Ondarribia (Fuenterrabia) hacia Lezo (camino de peatones) donde el pasaje de la bahía se hacía en barca hasta Herrera, para por Miracruz continuar a San Sebastián, bien por Irun pasando por Gurutze y por la falda de Urkabe a Oiartzun, para de allí llegar al alto de Renteria encaminándose a Zamalbide ("camino de cabalgadura"). Nombre éste que nos revela el carácter de camino de herradura de esta ruta, a diferencia de la de Lezo que era para peatones.

La primera seguía la línea de la costa, por Orio, Zumaya, Iciar, Zenarruza, Guernica, Bilbao, Castro Urdiales, etc. y la segunda, la de los "caballeros", la que transcurría por Oiartzun, del alto de Renteria a Astigarraga para seguir por Santiagomendi a Lasarte y cruzar Andazarrate a Zelatun para, pasando Bidania y Mandubia a Zumarraga, alcanzar por el túnel de San Adrián la llanada alavesa.

Este Camino tuvo su apogeo entre los siglos IX y XI lo que nos ayuda a situar sucesivamente las fechas de construcción de las tres casas de Olaiz, guardando entre ellas el lapso de tiempo adecuado a aquella época. Por tanto, se debe contemplar un período no menor al de principios del IX a finales del XII.

Los antiguos moradores de Olaitz se debieron dedicar desde tiempo inmemorial al pastoreo. El prefijo "Ola" es sinónimo de txabola o borda y más antiguo que ésta. Ello nos confirma su actividad económica más remota antes de que, como en otras casas de Oiartzun, se dedicaran al laboreo del hierro por procedimientos primitivos, es decir, a fuerza de brazos ("agorrolak").

Nuevamente al mismo carretil, desandando el camino para tomar la carretera que conduce al Barrio de Ergoien y hacer alto, junto a una gran casona a orillas del río Oiartzun. Allí, con cierta solemnidad, mientras se dibujaba una sonrisa en el rostro de nuestro guía, nos dijo: "Estamos ante la casa donde nació el apellido y el primer Olaizola. Todos los Olaizolas procedéis de esta Casa Solar; se trata de uno de los pocos apellidos vascos a los que se puede atribuír un origen cierto, apoyado en datos de la evolución socio-económica del país".

La casona está muy próxima a las ruinas de la antigua ferrería del mismo nombre. Aún se conservan la presa y antépara que utilizaron para canalizar la energía hidráulica. En los muros del edificio, hoy convertido en "jatetxe", se contemplan varias ventanas lobuladas, indicios claros de la época de su construcción.

Lekuona prosiguió: "No sabemos con certeza cuando comenzaron los Olaitz en el laboreo del hierro, pero podríamos situado en la Edad Media, entre los siglos XI o XIII quizá antes. Posteriormente, entró en el Valle la aplicación de la energía hidráulica en las ferrerías.

Unos opinan que la nueva tecnología debió llegar directamente de Navarra, otros creen que por el Camino de Santiago, en nuestro caso parece más verosímil Esto último, considerando el paso por Olaizberri de "los caballeros" que peregrinaban a Santiago.

Alguno de vuestros antepasados Olaiz decidió modernizar su industria, bajando para ello de lo alto a la orilla del río Oiartzun, apenas 500 metros y fundó la nueva (gabiola), denominándola OLAITZ-OLA. El "ola" sufijo significa, en este caso, ferrería (la Ferrería de Olaitz). Ya veis, pues, que entre el primer y segundo "ola" no existe tautología alguna. Queda por deciros que, en mi opinión, Esto sucedió entre el XIV o XV".

Algún tiempo después de la excursión que he relatado, D. Manuel publicó un trabajo que tituló "Olaitzola izena" y que está recogido en sus "Obras Completas", tomo 11, pág. 429.

La valiosa información que el ilustre polígrafo nos proporcionó me ha servido de punto de partida y acicate para intentar ascender en la línea de nuestros ancestros. Según K. Mitxelena, el sufijo "tz" expresa “pluralidad", tal como se encuentra en "aunitz" y "hainitz" que significan "mucho" y en un gran número de topónimos. Éste será el caso de Othaitz (Oteyza), Olaiz (Olaizola), etc. Por tanto, ésta puede ser la etimología de Olaitz/Olaiz: "lugar de (varias) cabañas". Debo decir que el mismo Mitxelena coincide con Lekuona al establecer el significado de "ola" prefijo, como cabaña, acepción propia de una economía pastoril que habría sido probablemente la primitiva en todo el país y que se conserva en apellidos como Artola, ... Olaiz, Olaizola, etc.

En la Enciclopedia Auñamendi he podido leer que de su origen en Olaiz -lugar del municipio de Olaibar, partido judicial de Pamplona- el apellido "Olaiz" pasó a los valles de Orozko y Oiartzun donde tuvo tres casas denominadas: "Olaiz-zarra", "Olaiz-berri" y "Olaiz-mari".

Después de salir de Pamplona, camino de Belate, por la N. 121 A y de sobrepasar Arre, Orikain y Sorauren, a 11 Km. de Iruña se entra en el valle de Olaibar, entre los montes Ostiasko y Berrondo, regado por el río Ultzama al que tributan varios arroyos. En este valle existen seis lugares: Beraiz, Enderiz, Olabe (capital), Olaiz, Osakain y Zandio (…)

Desde Olabe, que se encuentra en la citada carretera a 487 m. de altitud, parte sobre la ladera del Ostiasko una carretera de 1,5 km. que conduce a Olaiz (Olaitz), a 600 m. de altitud aproximadamente. Según los datos recogidos, parece que desde tiempo inmemorial la explotación del ganado lanar ha sido la base de la economía del Valle.

Nuestro linaje procede de ese pequeño lugar de la Alta Navarra, euskeldun según Irigaray hasta aproximadamente 1935, en claro declive demográfico, ya que de 35 feligreses en 1800, descendiendo continuamente, ha pasado a contar únicamente con 19 habitantes en 1986.

La etimología del Valle de Olaibar se corresponde a "vega de cabañas", con lo que no se hace difícil aceptar que su actividad económica en sus orígenes fuese la señalada e intuir, por tanto, que el éxodo desde el Valle de Olaibar al de Oiartzun pudo producirse para huir de la situación, cuando menos de inseguridad, en que pudieron quedar sumidos como consecuencia de la devastación a la que Abderraman I sometió a Pamplona y su comarca en 781. Así, esa fecha puede orientamos para poder estimar la llegada de los Olaitz a Oiartzun en busca de buenos pastos para sus rebaños, en lugares protegidos de las razzias musulmanas.

La emigración de los pastores hacia los valles gipuzkoanos y bizkainos produciría un grave empobrecimiento en Olaibar, lo que podría estar en el origen del Valle al Fuero de Sancho VII en 1201 para intentar su repoblación y recuperación económica.

==========================================================

 

Segundo: Ascendientes y familia de Imanol de Olazola, arriba citado como autor

de una obra que tiene como protagonista a su egregio padre.

I.- Nicolás de Olayzola y Catalina de Zabala fueron padres de:

 

II.- Joan Martínez de Olaizola Zabala, bautizado en la Parroquia de San Martín de Arano (Nafarroa) en 20 de abril de 1603, casó con y Mariana de Alzubide en Arano el 11 de mayo de 1631. Padres de:

 

III.- Salvador de Olaizola Alzubide, nacido en Arano el 30 de junio de 1633,  casó con Margarita de Alçuri. Padres de:

 

IV.- Thomás de Olaizola Alçuri, bautizado en Arano e121 de diciembre de 1670, casó en igual lugar con María de Arizabalo el 7 de Enero de 1699. Padres de:

 

V.- Santiago de Olaizola Arizabalo, nacido en Arano hacia 1700. Esta partida no está asentada, pero la información se logra por el registro matrimonial de la misma Parroquia, en el que consta que Santiago de Olaizola e Isabel de Escudero contrajeron matrimonio el 25 de octubre de 1723. Padres de:

 

VI.- Ambrosio de Olaizola Escudero, nacido el 11 de marzo de 1732 y bautizado en la Parroquia de San Martín de Arano,  casó con Magdalena Josefa de Michelena. Padres de:

 

VII.- Gregorio de Olaizola Michelena, nació en Arano, donde casó en 1783 con Josefa Antonia de Loperena, también de Arano. Tuvieron seis hijos:

1.- Isabel María de Olaizola Loperena (Arano, P. San Martín, 30 octubre 1786).

2.- Santiago de Olaizola Loperena (Arano, P. San Martín, 24 agosto 1788).

3.- Ana María de Olaizola Loperena (Arano, P. San Martín, 21 enero 1795).

4.- María Martina de Olaizola Loperena (Arano, P. San Martín, 1 septiembre 1797).

5.- Juan Antonio de Olaizola Loperena (Arano, P. San Martín, 17 febrero 1799).

6.- José María de Olaizola Loperena, que sigue.

 

VIII.- José María de Olaizola Loperena, nacido en el mes de julio de 1806 en Arano,  casó con Juana Antonia de Tellechea en igual lugar, en 1833. Padres de:

1.- Gregorio de Olaizola Tellechea (Arano, P. San Martín, 5 abril 1836).

2.- Juan José de Olaizola Tellechea (Arano, P. San Martín, 10 febrero 1840).

3.- María Juana de Olaizola Tellechea (Arano, P. San Martín, 23 junio 1842).

4.- Matías de Olaizola Tellechea (Arano, P. San Martín, 25 febrero 1844).

5.- María Sebastiana de Olaizola Tellechea (Arano, P. San Martín,  27 octubre 1845).

6.- Manuel Domingo, que sigue.

7.- Juana Josefa de Olaizola Tellechea (Arano, P. San Martín, 26 septiembre 1850).

 

IX.- Manuel Domingo de Olaizola Tellechea nació el 27 julio de 1848 en Arano. Carpintero. “Manuel Olaizola Tellechea –se dice en la obra citada al inicio-- era un mocetón fuerte y decidido, que tomó parte activa en la defensa de Hernani. Fue más conocido como "Arana" por su origen y linaje fuertemente enraizado en su pueblo natal. Se casó apenas iniciada la segunda guerra carlista y aunque Hernani aún se mantenía en paz por aquel entonces, pronto se verían envueltos en la dura refriega. Había ingresado en la Fuerza de Voluntarios de Hernani el 16 de agosto de 1869, como componente de la Charanga en la que ejecutaba el bajo en Si bemol y los avatares de la contienda (1872) le condujeron a participar en las salidas que la Fuerza efectuaba para proteger la entrada de convoyes, conducción de municiones y pertrechos a los fuertes y en encuentros y acciones de guerra, etc. Desde la creación del Servicio de vigías de la Torre fue uno de sus servidores constantes permaneciendo en la misma noche y día (…) En Enero de 1876 fue herido de gravedad,  “y, previendo su incapacidad, solicitó y obtuvo en febrero de 1889 el nombramiento para cubrir la vacante de Alguacil 2.° del Ayuntamiento de Hernani. El nombramiento de Manuel Olaizola supuso el traslado del domicilio familiar, desde la calle Urumea a la nueva Casa Consistorial...”

 

Manuel Domingo casó el la parroquia San Juan de Hernani el 18-XI-1872 con María Martina Gabarain Mujica, nacida en un caserío de Usurbil y  bautizada el 11-XI-1848 en su parroquial de San Salvador Casaron. Con ellos vivía su madre, viuda, Felipa de Mujica e Iturrioz (b. Donostia 1809). Padres de:

 

1.- Manuel de Olaizola Gabarain, de 8 años en 1883.

2.- Petronila de Olaizola Gabarain, de 5 años en 1883.

3.- Juan Bautista de Olaizola Gabarain, de 2 años en 1883.

4.- José Juan  de Olaizola Gabarain, que sigue.

5.- Félix de Olaizola Gabarain, nacido e121 de febrero de 1885.

6.- Gabriel de Olaizola Gabarain, nacido el 19 de enero de 1891.

 

X.- José Juan  de Olaizola Gabarain (1883-1969), nacido el 27 de enero de 1883 en Hernani (calle Urumea, nº 70) y bautizado al día siguiente en su parroquial de San  Juan, casó el 16-V-1906 con Teresa de Echebarria Mendizabal, pasando a vivir en la calle Urbieta nº 10-2º.

 

Madre de Teresa:

María Cruz Mendizabal (+ 1924).

 

Tíos maternos de Teresa (hermanos de María Cruz Mendizabal) :

Vicenta Mendizabal, 12 años mayor que María Cruz; fallecida en 1922; casó con el ferroviario Jerónimo García; vivieron en Irun donde fundaron el Hotel del Ferro carril; sin descendencia; apadrinaron a Teresa.

Ignacia Mendizabal, 6 años menor que María Cruz; casó con el ferroviario Manuel Fernández; pasaron destinados a Cercedilla, donde fundaron el Hotel La Guipuzcoana.

Hermanastro de María Cruz: Luis Anzuola, que pasó a Argentina.

 

Tíos paternos de Teresa:

José Echebarria, que casó en 1928, en la Iglesia del Buen Pastor, con Antonia Oyarzabal.

 

José Juan y Teresa fueron padres de:

 

1.- José Ignacio de Olaizola Echebarria, nacido el 20-II-1911.

 

2.- Imanol Mirena de Olaizola Echebarria, nacido el 29-X-1920, que es el autor de la obra citado arriba:“José de Olaizola –Oroitzapenak- 1883-1969”

 

Fuente única de esta genealogía ha sido la citada obra de Imanol.

 

A fin de comprender la personalidad e importancia de estos dos Olaizola (y del interés del libro en cuestión),

reproduzco seguidamente algunos párrafos del prólogo que a la obra citada dedicó J. Ignacio Tellechea Idígoras:

 

(…) Este libro no es resultado de árido trabajo de archivo y bibliografía, sino fruto de un esfuerzo casi espeleológico en su propia vida. Sin quererlo o queriéndolo, el autor se ha ido adentrando en las simas de la memoria viva, para ir descubriendo en capas cercanas y hasta muy lejanas en el tiempo la imagen de su idolatrado aita grabada en su alma a fuego lento y a lo largo de toda su vida.

Fundamentalmente nos ofrece un libro de vivencias, vivencias conservadas en la memoria como puede estarlo el resultado antiquísimo del partido de la Real Sociedad con el Cádiz; pero vivencias calentadas en el corazón en su momento y recalentadas ahora por su simple recordación. Algunas de ellas me las ha comunicado en nuestras conversaciones en plena calle, e invariablemente merecían por mi parte esta apostilla: ¿por qué no las escribes? Imanol se ha atado la soga a la cintura y ha bajado una y otra vez a la caverna oscura de su memoria, de sus recuerdos, y ésta le ha ido devolviendo generosamente más de lo que él mismo esperaba, y se ha animado a hacemos este regalo. Cuanto guardamos en ese inmenso archivo de nuestra memoria se extingue con nosotros mismos. Gracias a Imanol nuestra memoria histórica se ve enriquecida con los tesoros escondidos de una vida por muchos conceptos ejemplar y luminosa, ejemplo vivo del que estamos harto necesitados para nuestra regeneración colectiva. El protagonista dibujado amorosamente en estas páginas es Don José de Olaizola, al que conocí cuando alcanzaba ya los años, el grado y la estampa de venerable.

¿Me dirán que no era donostiarra y que me extralimito al rendirle honores desde el Instituto Doctor Camino de Historia Donostiarra? Ya lo sé, nació en Hernani. Mas a San Sebastián venía de adolescente, a pie y por monte, desde Hernani para estudiar Música en aquella Academia que nació Municipal y luego tuvo que ser patrocinada por la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. Y muy pronto, exactamente en 1903, pasó con su familia a vivir en nuestra ciudad, en la Calle del Príncipe por más señas. Desde entonces hasta su muerte (1969) -restado el paréntesis del exilio por la guerra- su vida transcurrió en San Sebastián y dejando honda huella cultural en ella, como a continuación quedará patente. Su hijo lo define sin vacilar como "donostiarra total, por su vida y dedicación". Al binomio clásico que apunta a vinculaciones vitales con un lugar -"donde naces", "donde paces"- hay que añadir un tercero más noble que el de pacer: "donde haces". Olaizola hizo mucho por San Sebastián y en San Sebastián.

¿Quién no ha contemplado desde un avión la estela blanca que van dejando tras sí los barcos cuando surcan el mar? Al contemplar, tras la lectura de estas páginas, la rica estela vital de Olaizola, brota espontáneamente en el lector la definición compendiosa y certera: Una vida para la Música y ¿con cuántas y cuán variadas facetas? De punta a cabo, ya desde aquella primera sementera recibida en su alma en el seno de la propia familia de sus parientes bersolaris y de su propia madre. El lo confesó alguna vez en público: sus Amets urdiñak se inspiraban en una melodía que de muy niño le cantaba su madre. Arrullado por aquellos cantos su espíritu comenzó a sintonizar con la Música y la belleza, a conformarse su alma lírica y sensible con capacidad de asombro, y en ello se oculta la raíz de la intuición musical, que luego aprenderá a expresar y comunicar con emoción y belleza. Mas, a la inspiración ha de acompañar la acción, el trabajo, el oficio, la entrega.

La entrega personal de Olaizola a la Música ha sido larga, perseverante, variadísima, ejemplar. Muy joven fue profesor de Solfeo del Orfeón Easonense, estuvo cerca de la fundación del Orfeón Donostiarra, hizo su primer arma de organista de la capillita del puerto (1904) y dos años más tarde pasó ya a Santa María. Fundador y primer Director del Orfeón Nacionalista, impulsor de iniciativas musicales como Abesbatza, Eresoinka, Saski Naski, de la recuperación de la alboka, de la restauración de órganos y de la inauguración de no pocos de ellos, etc ...

Cuenta en su haber una larga tarea pedagógica y docente en solfeo, piano, órgano, armonía y contrapunto, con discípulos aventajados como el gran Jordá, D. Gelasio Aramburu, D. José María Zapirain, Ambrosio Zatarain, Angel Cabanas, Emilia Casals, la Sra. Garín, etc ...

Faceta en él sobresaliente fue la de compositor, que ha ido creando a lo largo de la vida Música religiosa y profana, obras orquestadas y corales, Misas, motetes y canciones. La Opera Oleskari zarra, Sorgiñeta, Urte leloak. El embrujo de su música vasca, tantas veces galardonada con primeros premios, llega con más frecuencia a oídos del pueblo, se mete en el alma con sus tonadillas pegadizas como la miel, y no se olvidan jamás. Il da txoria, Mendietan, Uxo maitagarri, Agur izar ori y tantos más, que las buenas gentes acaban cantándolas, olvidando quién fue su autor. ¿Cabe mejor premio para un creador de melodías y armonías, que confundirse en el anonimato con el alma de un pueblo que gusta y saborea el regalo que un día se le hizo?

En este abigarrado mosaico de vida entregada a la música hay, sin embargo, una faceta predominante y que define el trasfondo más hondo del alma musical de Olaizola: el fue el organista de la parroquia donostiarra de Santa María (1906-36,1955-69), el que acompañó discretamente la música gregoriana o la popular, el que interpretó bellas composiciones de órgano de entradas, ofertorios o finales de ceremonias, el que improvisó y se expandió líricamente en intersticios de los momentos litúrgicos. No puedo menos, en este punto, de recordar una costumbre de mi padre, ya con más de setenta años iba a la Misa mayor del Buen Pastor, subía al coro y se ponía junto al órgano y su organista Machinandiarena. Confesaba sin rubor que la Misa le resultaba más distraída. Y como le reprocháramos la falta de piedad de tales distracciones, respondía sencillamente: "Pero son distracciones litúrgicas". La respuesta tiene más filosofía de la que parece. En efecto, las "distracciones litúrgicas", que parecen apartar de la esencia del culto, distraer en sentido negativo, tienen el efecto de, al socaire de la música bien templada, atraer y contraer, concentrar, despertar el espíritu, de descubrirle zonas dormidas, de cobrar una misteriosa memoria perdida. El gran poeta fray Luis de León en los versos dedicados a la "música extremada" del Maestro organista Salinas, lo expresa felizmente:

 

"A cuyo son divino

mi alma, que en olvido está sumida,

torna a cobrar el tino

y memoria perdida

de su origen primera esclarecida.

Y como se conoce,

en suerte y pensamiento se mejora ...

y oye allí otro modo

de no perecedera

música, que es de todas la primera".

 

El secreto de las improvisaciones al órgano de Olaizola, música no escrita, nacida el hervor de cada día e instante, sólo lo conocen las bóvedas de Santa María. Hay que preguntárselo a ellas en la penumbra de una tarde silenciosa, porque en ellas quedó prendido el lirismo del alma profundamente religiosa del Maestro Olaizola, manantial escondido de esa misteriosa "no perecedera música",

Muchas veces se nos ha repetido el dicho de San Agustín: "Qui cantat, bis orat". El que canta, ora dos veces ... Con no escasa experiencia coral juvenil (gran coro, ochote y hasta quinteto), no estoy seguro de ello, al menos de su efecto automático. El que canta, en ocasiones, no ora dos veces, ni siquiera una. Y es que para tal efecto redoblado San Agustín pone condiciones: que el corazón concuerde con lo que dicen los labios o el canto. Más aún, que la vida esté en concordancia con lo que se canta. "Canto nuevo, expresión de vida nueva". Ambas cosas se daban en el alma de Olaizola. Por ello corazón y vida cantaban en sus dedos mágicos, y el alma se transportaba entera en melodías que llenaban los anchos espacios y se enredaban en las altas bóvedas como el humo blanco del incienso.

A él cumplía plenamente aquello que dice una antífona de la Liturgia de las Horas, referido a Dios: "Mi música, para Tí", como le cumplió que en la tarde de sus funerales se leyese el Evangelio de las Bienaventuranzas, como un bálsamo confortador: "Dichosos los limpios de corazón" ... En suma, hay otra música en la vida de Olaizola, Misteriosamente, hay más que música.

J. Ignacio Tellechea Idígoras.

==========================================================

==========================================================

 

Tercero: De Gipuzkoa a Argentina

Ascendientes de Juan Francisco Mazzini Serra.

 

Datos ofrecidos por Fernando Mazzini.

 

I.- MIGUEL DE OLAIZ DE OLAIZOLA y su esposa MAGDALENA DE EIZAGUIRRE DE YUSO fueron padres de:

 

II.- ASCENCIO DE OLAIZOLA EIZAGUIRRE, que casó con MARA DE AGUIRRE URANGA (hija de LORENZO DE AGUIRRE BASARTE y MARA DE URANGA). Padres de:

 

III.- IGNACIO DE OLAIZOLA AGUIRRE, b. el 9 febrero 1609/10 en Azpeitia (Gipuzkoa), donde casó el 24-V-1634 con JOSEFA DE ZABALA ARSUAGA (hija de PEDRO DE ZABALA de ANA DE ARSUAGA). Padres de:

 

IV.- MARA IGNACIA DE OLAIZOLA ZABALA, nacida el 12 octubre de 1649 en Azpeitia, que casó con  DOMINGO DE LETE UNANUE (hijo de s GUILLERMO DE LETE BEYTA y MARA DE UNANUE OTAOLA).

 

En el año 1701, Domingo de Lete Unanue inició pleito de hidalguía ante la justicia ordinaria de la villa de Azkoitia, como descendiente vía paterna de la Casa Solar de Lete, en la Universidad de Beizama, y por la línea materna de las Casas Solares de Olayzola en Oyarzun, de Unanue en la ciudad de San Sebastián, de la de Beitia en el valle de Mendaro, en la jurisdicción de la de Elgoibar, de la de Otalabarrena en Azkoitia y de la de Zabala en Azpeitia.

 

Mara Ignacia y Domingo fueron  padres de:

 

1.- ASCENCIO5 DE LETE OLAYZOLA, b. 25 febrero 1677/78 en Elosua; casó con INESA DE ZAVALETA ALBERDI.

 

2.- JOSEPH IGNACIO DE LETE OLAYZOLA, b. 3 marzo 1679/80 en Azcoitia; casó con MARIANA DE MENDIZABAL ECHANIZ.

 

3.- MARA JOSEPHA DE LETE OLAYZOLA, b. 1 marzo 1681/82 en Azcoitia; casó con GASPAR DE ZAVALETA ALBERDI.

 

4.- CRISTOBAL DE LETE OLAIZOLA, que sigue la línea.

 

5.- ASCENCIO DE LETE OLAYZOLA, b. 23 mayo 1686 en Azcoitia.

 

6.- MARA BAUTISTA DE LETE OLAYZOLA, b. 24 abril 1689 en Azcoitia; casó con PEDRO DE ALBERDI AZPIAZU.

 

7.- ANA MARA DE LETE OLAYZOLA, b. 29 abril 1694 en Azcoitia.

 

V.- CRISTOBAL DE LETE OLAIZOLA, nacido el 28 enero de 1683/84 en Elosua y fallecido el 2 mayo de 1756 en Azcoitia.  Casó con MARA CRUZ DE IRIONDO ECHEVERRA el 13 septiembre 1706 en Azcoitia (hija de FRANCISCO DE IRIONDO y FRANCISCA DE ECHEVERRA). Padres de:

 

VI.- FRANCISCO DE LETE IRIONDO, nacido el 5 mayo de 1714 en Azcoitia.  Casó con MARA IGNACIA DE OLEAGA LERSUNDI (hija de NICOLAS DE OLEAGA EZCURRA y MARA DE LERSUNDI AZCUE). Padres de:

 

VII.- FRANCISCA IGNACIA DE LETE OLEAGA, nacido el 17 septiembre de 1745 en Azcoitia. Casó con IGNACIO DE ASTIASARAN IZAGUIRRE (hijo de ANTONIO DE ASTIASARN EIZMENDI y LUCA DE IZAGUIRRE ITURRIA). Padres de:

 

VIII.- MARÍA CONCEPCIÓN CATALINA DE ASTIASARÁN LETE, b. el 23 septiembre 1767 en Tolosa. Casó con FRANCISCO DE ITURRALDE OYARZABAL (hijo de PEDRO DE ITURRALDE GURRUCHAGA y MARÍA DE OYARZABAL AZPIAZU). Padres de:

 

IX.- PEDRO LUCAS DE ITURRALDE ASTIASARÁN, nacido el 18 octubre 1794 en Posadas, aldea de Ezcaray. Casó con MARÍA BRAULIA VILLANUEVA AGUIRRE. Padres de:

 

X.- LEÓN ITURRALDE VILLANUEVA, nacido el 11 abril 1824 en Ezcaray. Casó con EVARISTA MARTÍNEZ DE SIMÓN (hija de VICENTE MARTNEZ RUBIO y EUSEBIA DE SIMON HERNANDEZ). Padres de:

 

XI.- CARMEN DE ITURRALDE MARTÍNEZ, bautizada el 16 de julio de 1872 en Ezcaray y fallecida el 25 de julio de 1925 en Buenos Aires.

 

De la ascendencia de Carmen se trata en el apellido Martínez, en genealogías hispanas de esta web;

allí se la menciona en el apartado XII de la Rama Troncal, como esposa que fue de Hilario Martínez de Bartolomé,

y terceros abuelos ambos de Juan Francisco Mazzini Serra.

==========================================================

==========================================================

 

Cuarto: De Oiartzun a Irun, en Gipuzkoa.

 

Datos tomados de “Nobiliario de Irun”, de Iñaki Garrido Yerobi y Denis Álvarez Pérez-Sostoa.

 

I.- Girón de Olaiz, hijo de la casa solar Olaiz de Oiartzun, en Gipuzkoa, casó en dicho lugar, en 1639, con la vecina del mismo María Juan de Picoetagarate. Padres de:

1.- Pedro de Olaiz “mayor” Picoetagarate, vecino concejante de Oiartzun en 1667, 1677 y 1689.

2.- Pedro de Olaiz “menor” Picoetagarate, que sigue.

 

II.- Pedro de Olaiz “menor” Picoetagarate, nacido en 1645 en Oiartzun, pasó a vivir en Irun, Gipuzkoa, donde casó en 1680 con Mª Esteban de Iguiñiz, natural de Irun (hija de Domingo de Iguiñiz y María de Guevara, vecinos de Irun). Padres de:

 

III.- Juan de Olaiz Iguiñiz, nacido en 1688 en Irun, donde casó en 1713 con Felipa de Echeverria Estomba, nacida en Irun en 1700 (hija de Juan Pérez de Echeverria, natural de Oiartzun, que casó en Irun, año 1681, con Dorotea de Estomba, nacida en Irun en 1661). Padres de:

 

IV.- Miguel de Olaiz Echeverria, nacido en Irun el 30-I-1734. Miguel presentó información de su nobleza y limpieza de sangre en Irun, año 1773, según expediente de 40 folios cuyo texto se transcribe en la fuente que estamos utilizando.

==      ==        ==        ==        ==        ==        ==        ==       

 

I.- Pedro de Olaiz e Isabel de Aldaco fueron vecinos de Oiartzun y padres de:

1.- Nicolás de Olaiz Aldaco, nacido en Oiartzun, donde testó en 1731, donde fue alcalde en 1751 y mayordomo en 1753.

2.- Gregorio de Olaiz Aldaco, que sigue.

 

II.- Gregorio de Olaiz Aldaco, nacido en 1684 en Oiartzun, donde fue jur. en 1715 y 1729 y donde casó en 1715 con M ª Josefa de Olaizola Marizurirena, nacida en Oiartzun en 1696 (hija de Antonio de Olaizola y Jacinta de Marizurirena, vecinos de Oiartzun). Padres de:

 

III.- Ignacio Antonio de Olaiz, nacido en Oiartzun el 15-III-1725, fue vecino de Irun, donde en el año 1757 presentó información de su hidalguía, según documento cuyo texto se transcribe en la fuente que venimos utilizando.

==========================================================

==========================================================

 

En obras; ampliación prevista en breve. Nos interesaremos por los Olaizola de Goizueta, y otros.

 

 

Antonio Castejón.

maruri2004@euskalnet.net

monedacuenta@euskalnet.net

www.euskalnet.net/laviana

 

 

 

 

 

Arriba