Atrás

 Los LANDETA ascendientes del pintor Víctor de Landeta

 

Ver aparte, en LANDETA_1, concepto general y otros de este apellido, 

y en LANDETA_OVIEDO los que pasaron de Bizkaia a Asturias.

 

De Gauteguiz Arteaga a Bilbao.

 

 

I.- Antonio de Landaeta y María de Apraiz fueron padres de

 

II.- Ana de Landaeta Apraiz, que casó con Juan de Goenechea Mestraitua (hijo de Martín y Gracia). Padres de:

 

1.- Martín de Goenechea Landaeta (Gautegiz Arteaga, Santa María, b. 6-I-1667).

2.- Juan de Landaeta y Landaeta, que sigue la línea.

 

III.- Juan de Goenechea Landaeta, que pasó a nombrarse Juan de Landaeta y Landaeta,  tomando como primero el apellido materno, casó con Magdalena Lezertua Vidasolo (hija de Pedro de Homar y Lezertua y de Catalina de Bidasolo y Lezertua). Padres de:

 

1.- Martín de Landaeta Lezertua (Gautegiz Arteaga, 1698).

2.- Juan de Landaeta Lezertua (Gautegiz Arteaga, 1701).

3.- Pedro  Goenechea, Lezertua, que sigue.

 

IV.- Pedro Goenechea Lezertua, o sea Pedro de Landaeta Lecertua, fue bautizado el día 7-VIII-1704 en Gauteguiz Arteaga, donde casó el 22-XI-1735 con Catalina de Ojangoitia Argacha. Padres de:

 

V.- Pedro de Landaeta Ojangoitia, bautizado el 23-III-1747 en Gautegiz Arteaga, casó con Gabriela Basabe Aberasturi. Padres de:

 

VI.- Juan de Landeta Basabe (aquí, en las actas parroquiales, el apellido se transforma de Landaeta a Landeta),  nacido en el caserío Argatxa del barrio Portuas y bautizado el día 5-VII-1785 en Gautegiz Arteaga, se doctoró en Medicina y pasó a vivir en la villa de Bilbao, donde casó con Maria Josefa Rufina de Naveran-Sacona Basabe, de familia de destacados maestros (bautizada en el año 1804 en la parroquia de los Santos Juan es de Bilbao. María Josefa era:

 

hija  de Pedro Manuel de Naveran-Sacona Landa (Ibarrangelu, P. Natividad de Akorda, b. 1777), y de Maria Josepha de Basabe Ybarguen-Landeta;

nieta paterna de Manuel de Naveran-Sacona Arana (Gautegiz Arteaga, P. Asunción, b. 1750) y de Josepha de Landa Goitia;

biznieta p. p. de Martín de Naveran-Sacona y Tremoya-andia (Gautegiz Arteaga, P. Asunción, b. 1700)  y de Ana de Arana Gastañaga-Celayeta;

tercera nieta de Juan de Naveran-Sacona y Merica-Echevarria (Gautegiz Arteaga, P. Asunción, b. 1657) y de Josepha de Tremoya-andia y Morgoita-Barnechea;

cuarta nieta de Joan de Naberan Omar (Gautegiz Arteaga, P. Asunción, b.  1624) y de María de Merica-Echavarria Solaguren;

y quinta nieta de Antonio de Naberan y María de Omar.

 

En esta anteiglesia de Gautegiz Arteaga había una casería llamada Naveran-sacona, propiedad en 1704 de Juan Naveran, y otra de nombre Naveran-aurrecoa, cuyo dueño era en tal época de Martín Naveran. De la primera de estas casas, Naveran-sacona (la casa Naveran “de la hondonada”, mientras la otra era “la de delante”), viene este apellido.

 

Juan de Landeta Basabe y Maria Josefa Rufina de Naveran-Sacona tuvieron doce hijos en los años 1825 a 1843, siendo el tercero de éstos:

 

VII.- Eduardo (bautizado Narciso Eduardo) de Landeta Naveran-Sacona,

nacido en Bilbao y bautizado en su parroquia de San Nicolás el día 30-X-1828, casó con Josefa de Aburto Azaola, de destacada familia, madrina de pila de su sobrino Ramón de la Sota.

 

Era Josefa hija de Isidoro de Aburto Iruretagoiena (n. y b. en Bilbao, P. San Antón, el 4-IV-1802) y de Damiana Clara de Azaola Basterra; nieta paterna de Martín de Aburto Berreteaga y María Antonia de Iruretagoiena Embeitia; nieta materna de Francisco de Azaola y de Josefa Basterra;  biznieta p. p. de Ignacio de Aburto y María Berreteaga; y biznieta p. m. de Bartolomé de Iruretagoiena y de Francisca de Embeitia.

            

Eduardo y Josefa fueron padres de

 

1.- Dolores Ezequiela de Landeta Aburto (Bilbao, 1858).

2.- Víctor Manuel Juan de Landeta Aburto (Bilbao, 1859).

3.- Eduardo Juan Maria Trifón de Landeta Aburto (Bilbao, 1862).

4.- María Dolores Clara Nicolasa de Landeta Aburto (Bilbao, 1864).

5.- Eduardo Valentín de Landeta Aburto, que sigue la línea.

 

VIII.- Eduardo Valentín de Landeta Aburto,

bautizado en la parroquia San Antón de Bilbao el día 3-XI-1867, casó con Carmen Lucía Fermina de Beascoechea Ybarrondo, bautizada el 7-VII-1870 en la parroquia del Señor Santiago de Bilbao.

 

Padres de Carmen:  

Pedro Camilo Eugenio de Beascoechea Larrea  (Bilbao, P. San Nicolás, 1840) y María Cruz de Ybarrondo Zalbidea (Bilbao, P. Santos Juanes, 1842), que casaron en 1870 en Bilbao, P. Santiago.

 

Abuelos paternos de Carmen:  

Juan Fermín de Beascochea y Marcaida-Arbaiza  (Durango, P. Santa María de Uribarri, 1816) y Juana C. Balbina de Larrea Gómez (Bilbao, P. Santos Juanes, 1815), que casaron en la P. Santos Juanes de Bilbao en 1837. Tras fallecer Fermín en el año 1846, casó de nuevo Juana, el 22-II-1847, en Bilbao, con José Antonio de Ybarrondo Albizua.

 

Abuelos maternos de Carmen:  

Juan de Ybarrondo Albizua y Josefa Ramona de Zalbidea Abio (Urduliz, 1804), que casaron en la P. Santos Juanes de Bilbao en 1833.

 

 

Transcribimos seguidamente una semblanza de Eduardo, trazada por Xavier Sáenz de Gorbea en su biografía de “El pintor Víctor de Landeta, 1905-11966):

 

“Eduardo Landeta y Aburto (1867-1957), padre del artista, trabajó como apoderado de su primo Ramón de la Sota y fue un importante ideólogo de la rama liberal del nacionalismo vasco. Seguidor de los defensores del Sitio, guardaba la medalla de su pariente Larrea con encomio y cantaba a los Auxiliares el dos de mayo. Su teoría política el "landetismo" todavía espera hoy ser resucitada por alguien que crea en un nacionalismo liberal vasco.

Por su salud muy precaria, pues padecía de los bronquios, no le dieron estudios; fue auscultado por todo el Hospital de Atxuri, pronosticándole una corta vida. Vivió 90 años. De niño estudió en la escuela de Don Higinio "El pavero" maestro famoso de las siete calles bilbaínas, que educó a Miguel de Unamuno ("bendita sea su memoria" dijo de él) y a la chiquillería más ilustre del viejo Bilbao. Eduardo Landeta llegó a utilizar el seudónimo "Don Higinio" en muchos de sus escritos pedagógicos. Al mejorar su salud estuvo reponiéndose en un internado de Angulema (Francia) así como en Gran Bretaña haciendo estudios de economía, entonces ciencia incipiente. Aprendió francés e inglés y supo adoptar en su carácter aquel espíritu tan bilbaíno del siglo XIX que mezclaba el enciclopedismo cultural y el gusto francés con el carácter exigente, pragmático y austero de la Inglaterra victoriana.

Casado con la bilbaína Carmen Beascoechea Ibarrondo, tuvieron catorce hijos pero como era propio de la época sólo llegaron a pasar la juventud María Cruz, Carmen, Eduardo, Mercedes, Víctor (el artista), José, Catalina y María Dolores.

Era Eduardo Landeta un católico practicante y quiso educar a sus hijos en colegios católicos por lo que el pobre Vitín tuvo que pasar los malos tragos que se cuentan de Orduña en los Jesuitas. Los que le conocieron ya en la edad madura le recuerdan, como dice Gregorio Arrien Berrojaechevarria en su libro Educación y escuelas de barriada de Vizcaya, "como un hombre de estatura mediana, buen conversador y de inteligencia sagaz y aguda. Tenía gran sentido de la honradez y rectitud; hacía gala de una enorme coherencia interna que al trasladarla a otros y al exigirles la misma coherencia, podía parecer en ocasiones que se estaba ante un hombre de impacientes modales rayanos en la intransigencia. La defensa de las ideas era para él lo más importante".

Fue un mecenas del arte y de la cultura; compró en Abando los terrenos del chacolí de Luciano Aranguren en los que mando edificar su chalet que daría comienzo a la calle del General Concha tan afín a su proyecto. En este chalet de Concha 2 es donde Landeta Aburto construyó el castillo de su vida. Se rodeó de los mejores cuadros, de las mas finas porcelanas de Busturia, de los mejores libros (hoy su biblioteca comprada por la Diputación de Vizcaya lo demuestra), de la mejor bodega y cocina y se dedicó a disfrutar de su familia.

Militó en el Partido Nacionalista Vasco del que fue apartado por su heterodoxia llamada "landetismo". Sus escritos son abundantes entre los años 1905 y 1923 recogidos en libros y revistas. En la primera etapa de 1905 a 1909 sobre todo en el periódico Euskalduna. Como ideólogo fue colaborador asiduo de la revista Hermes, en la que desempeñó un papel destacado junto al director de la publicación, Jesús de Sarria, hasta la muerte de éste; escribió en revistas como Yakintza y publicó el libro Los errores del Nacionalismo Vasco y sus posibles remedios (1923).

Utilizó numerosos seudónimos como Argatxa, Sacona, Ito, Don Higinio, Pedernales, Kiss, Veritas vincit... Del año 1917 a 1936 tomó parte activa en la Junta de Cultura e Instrucción Publica de la Diputación de Vizcaya y estuvo al frente de la Sección de Enseñanza Primaria de la Sociedad de Estudios Vascos, en cuyos congresos de Oñate (1918), Pamplona (1920) y Gernika (1922) participó. Durante la guerra de 1936 y después de la misma permaneció en Bilbao defendiendo los derechos de su primo forzosamente exilado Ramón de la Sota.

Hombre de gran cultura, fue un ferviente devoto de la música de Beethoven, Brahms, Schuman y Schubert. Tuvo, asimismo, enorme afición por la pintura y llegó a tener una importante colección de obras de arte. Le entusiasmaban, principalmente, los paisajes de Darío Regoyos cuyos cuadros buscaba para adquirirlos. Asimismo, solía regalar a sus hijos pasteles de Manuel Losada o bocetos y guaches de Aurelio Arteta. En su amplísima biblioteca existía una gran profusión de libros artísticos, así como de literatura, economía y ensayo.

 

 

Catorce hijos tuvieron  Eduardo y Carmen, de los que sólo llegaron a plenitud de edad:

 

1.- María Cruz de Landeta Beascoechea (Bilbao, P. Santiago, 1897).

2.- Carmen de Landeta Beascoechea.

3.- Eduardo de Landeta Beascoechea (Bilbao, P. Santiago, 1899).

4.- Mercedes de Landeta Beascoechea.

5.- Víctor de Landeta Beascoechea, que sigue la línea.

6.- José de Landeta Beascoechea.

7.- Catalina de Landeta Beascoechea.

8.- María Dolores de Landeta Beascoechea.

 

IX.- Víctor de Landeta Beascoechea, que, en palabras del ya citado Xavier Sáenz de Gorbea…:

 

“NACE en Bilbao el 23 de enero de 1905, encuentra en casa el ambiente cultural sobre el que cimentará sus intereses artísticos. La infancia la pasa en el chalet de la calle Concha nº 2, que su padre edificó sobre el chacolí que poseía Luciano en el ensanche bilbaíno. Tuvo unas añas y niñeras bermeanas a quienes recordaba con afecto. Ellas fueron las que le pusieron en contacto con el euskera y con el tradicional espíritu popular del país. Apenas tenía cuatro años cuando fue enviado interno al colegio de los Jesuitas de Orduña, lo que supuso la tortura de la separación y la imposibilidad de ver a los suyos más que durante tres cortos períodos al año. Tuvo una educación muy rigurosa, como se llevaba y era preceptivo en la burguesía liberal de comienzos del siglo XX. Algo alejado de la acomodada vida familiar, soportó las típicas necesidades infantiles, como la de no comer pasteles a los que era un tan aficionado. Son muchas las anécdotas de aquel tiempo que cuentan sus familiares….”

 

Víctor casó en la bilbaína Basílica de Begoña,  en 1933, con María Luisa de Orive Díaz.

 

Padres de Luisa:

Julio Federico E. de Orive Ontiveros (Bilbao, P. San Nicolás,  n. 1880) y Pilar  Díaz Rodríguez (hija de Cecilio Díaz González y Engracia Rodríguez Sastre).

 

Tíos paternos de Luisa:

A.- Mª del Consuelo Desideria de Orive Ontiveros (Bilbao, P. San Nicolás, 1872). Casó en su parroquia natal, el 26-X-1898, con José Antonio Marcos Juan Paulino Ciríaco de la Santísima Trinidad de Espinosa Rodríguez. Padres de, entre otros:

A.1.- Alfredo de Espinosa Orive, nacido en Bilbao el 6-IX-1903 y b. el 23 en la parroquia del Señor Santiago como Alfredo Fernando Luis Miguel José Elñeuterio. Fue Consejero de Sanidad del Gobierno vasco. Detenido en junio del 37, juzgado condenado y fusilado en Vitoria. Mucha información sobre él en

dialnet.unirioja.es/servlet/fichero_articulo?codigo=2653238&orden=0 -

Casó en Begoña el 9-XI-1931 con Francisca Gómez. Hijos:

A.1.1.-  Mª Victoria de Espinosa Gómez (n. 1933).

A.1.2.- Alfredo de Espinosa Gómez (n.  1935).

 

B.- Francisca Dolores Adelina Guadalupe de Orive Ontiveros (Bilbao, P. San Nicolás,  1873). Casó en su parroquia natal, el 2-IV-1898, con José de Gamarra Burguero.

 

C.- Elena Evarista Vicenta Yrene de Orive Ontiveros (Bilbao, P. San Nicolás, 1877).

D.- Aurora Julia Felisa de Orive Ontiveros (Bilbao, P. San Nicolás, 1879).

E.- Genaro Mario de Orive Ontiveros (Bilbao, P. San Nicolás,  1883).

 

Abuelos paternos de Luisa:

Salustiano de Orive Oteo (hijo de Bernardo y Evarista, natural de Briones) y su esposa Vicenta de Ontiveros Torre, que casaron el día 15-VIII-1869 en la villa de Bilbao, parroquia San Nicolás. Salustiano fue personaje destacado sobre el que hay sobrada información. Transcribimos aquí una breve semblanza del mismo, tomada de la página web http://forodelainnovacion.com/innovadores-riojanos.php

 

“Salustiano Orive y Oteo nació en 1842 en Briones, de familia de labradores. Aplicado estudiante, ejerció de telegrafista, y cursó como alumno libre la carrera de farmacia en la Universidad de Madrid. Salustiano estudiaba la carrera de noche, y metía los pies en una palangana de agua fría para vencer al sueño.

“Casado con la riojana Vicenta Ontiveros, se estableció en Bilbao, donde en 1870 abrió su botica de la calle Ascao, la más próspera de Bilbao, y luego otros múltiples negocios, como su establecimiento de baños higiénicos, el llamado Balneario Permanente de Salustiano de Orive, que en su propaganda decía: «Baños hidroterapéuticos a la altura de los mejores de Europa. Cuartos pintados al óleo. Bañeras de mármol. Ropa colada y caliente al que la solicite. Lujosos tocadores. El bañista tiene derecho por el precio de un billete a una superior jaboneta y a la acreditada agua de colonia Orive», que era por entonces la colonia de moda en Bilbao.

“Cabalgando en el negocio, montó una lechería y casa de labranza en Erandio, invirtió en ferrocarriles de vía estrecha, adquirió solares, terrenos rústicos..., Salustiano, desde su farmacia de la calle Ascao, se había hecho millonario a toda prisa vendiendo frasquitos de Licor del Polo.

“Un tipo laborioso, perseverante investigador, ingenioso publicista que se adelantó a su tiempo como pionero de la propaganda. Entre otras ocurrencias, contrató durante la Semana Grande de Bilbao a un negro de Guinea y le colgó, sujeto de sus dientes, de lo alto del Puente Colgante, con un cartelón que justificaba la fortaleza de semejante dentadura por la eficacia de su elixir para la higiene dental. Orive empapeló los periódicos con sus ingeniosos anuncios, con sus rimas chistosas. Original en obras y palabras, dejó como aroma vital, además de su famoso elixir, una herencia caudalosa de miles de duros y un chorreo de donaciones y legados testimonio de su generosidad.

“Militante republicano federal, así se lo hizo saber al Rey Don Alfonso XIII cuando el monarca le felicitó en la Exposición Universal de Barcelona; allí, Salustiano instaló una fuente que manaba Licor del Polo de Orive, y su producto fue premiado 'sólo' con medalla de plata, según él mismo afirmaba, en castigo por su confesión de republicanismo a Alfonso XIII, Rey Borbón. Nuestro genio se solazaba en sus principios: republicano federal y ateo practicante, en su aversión a las religiones en general y a la católica en particular, que era la que conocía.

“Orive, además, era un furibundo pleiteador: contra sus yernos, contra vecinos, contra productos de la competencia a los que acusaba de copiarle sus fórmulas. Por falsear testigos, los jueces terminaron por desterrarlo de Bilbao Y se vino aquí, a Logroño, donde levantó su nueva fábrica, 'Laboratorios Orive', y su chalé de la hasta hace bien poco carretera de Soria, donde murió rodeado de albaceas testamentarios y gabetas con papelotes.

“Su casa aún se mantiene en pie, sitiada por chalés adosados, y próxima a la veteranísima empresa 'Harinas Teófilo Azofra, S.A.'. El famoso 'Licor del Polo', vendido a la Henkel-Schwarkorpf, existe como marca, pero alterada su alma decimonónica, el Licor tiene otro sabor, otros aromas, distinto envase y distinta fórmula magistral.

 

Víctor de Landeta y María Luisa de Orive Díaz fueron padres de:

 

1.- Eduardo de Landeta Orive. Sacerdote jesuita y misionero en China.

2.- Víctor de Landeta Orive.

3.- Marisa de Landeta Orive.

4.- Josechu de Landeta Orive.

 

He tomado esta fotografía, al igual que las de arriba, de la citada obra de Xabier Sáenz de Gorbea,

a quien a su vez las cedió la familia Landeta Orive. En ésta vemos a Víctor Landeta con su esposa María Luisa y sus cuatro hijos.

 

Víctor de Landeta Beascoechea falleció en Bilbao a finales del mes de agosto del año 1966.

 

 

En obras desde octubre 2008; en breve ampliaremos datos genealógicos y biográficos.

 

          Antonio Castejón.

          maruri2004@euskalnet.net

          www.euskalnet.net/laviana 

 

 

Arriba