Atrás

 

AZCARRAGA. De Gipuzkoa a Gobernador del Nuevo Reino de León.

 

Nicolás Pérez de Azcárraga, el segundo gobernante del Nuevo Reino de León nacido ya en la Nueva España.

 

Etimología probable:

Lugar de arces, de AZKAQR = arce y –AGA sufijo locativo = sitio de.

 

I.- Martín de Azcárraga, nacido en Elduayen (Gipuzkoa, Euskadi) y su esposa Marina de Estanga Andía, nacida en Tolosa (Gipuzkoa), fueron padres de:

 

II.- Martín Pérez de Azcárraga Estanga, bautizado el 11-X-1602 en Tolosa (Gipuzkoa, Euskadi), pasó a México, donde casó, probablemente durante el primer lustro de la década de los años veinte del siglo XVII, con María Montero y González de la Torre, nacida en México y bautizada en la parroquia de la Santa Veracruz el 10 de septiembre de 1613.

 

María era hija de Manuel Montero de la Concha, originario de Esles (Cantabria), bautizado allí el 4 de abril de 1592, y de Francisca González de la Torre, del mismo lugar, bautizada el 8 de febrero de 1594, y casados en Esles el 20 de junio de 1609. Esta pareja pasó a la Nueva España al servicio de un virrey; no se establece la fecha y por lo tanto tampoco de qué gobernante se pudo haber tratado. Como se aprecia, por ambas ramas perteneció a casas solariegas.

 

Se dispone de un documento acerca de Martín Pérez de Azcárraga, en el cual se le consigna por desacato al haber dicho en plática con amigos que, de los dineros que se enviaban a España, le tocaban por mitad al conde duque y a los consejeros reales. En un resumen del mismo establecemos que el padre del gobernador participó en una plática entre vecinos y amigos en la tienda de uno de ellos, Miguel Moreno de la Cueva, reunión en la cual se profirieron ciertas palabras de desacato en contra del virrey. En la averiguación que al respecto se levantó compareció y declaró "ser tratante de vinos y otras menudencias que vende en su casa, situada ésta en los portales del Espíritu Santo, junto a la fuente, en la misma esquina; ser natural de la villa de Tolosa, en la jurisdicción de Guipúzcoa, en los reinos de Castilla, y que habrá once años que pasó a estos reinos donde quedó enfermo en Veracruz por no poder regresar a España; subió a esta ciudad, en donde contrajo matrimonio con una criolla, y tiene tres hijos, y que es de 27 años, poco más o menos. Declaró que, en ocasiones, acude a la tienda y que conoce a su dueño, a Francisco García, cirujano; a Juan de Vidales, y que con ellos se reunió en la noche del 15 del mismo mes de octubre". Efectuadas las averiguaciones quedó recluido en la cárcel real de la ciudad de México durante unas semanas, para ser liberado a finales de noviembre, y se le ordenó no salir de la ciudad de México en previsión de requerir algunas diligencias adicionales.

 

  Martín y María fueron padres de tres hijos, siendo uno de éstos:

 

III.- Nicolás Pérez de Azcárraga y Montero nació en la ciudad de México, y fue bautizado en su catedral el 25 de julio de 1627. Estudió gramática y filosofía en el Colegio de San Ildefonso. Sus actividades profesionales las conocemos a través de documentos del Archivo de Indias. Durante su estancia en España, adonde pasó en el año de 1661 para ser cruzado caballero de Santiago, y después de haber obtenido licencia del virrey conde de Baños el 29 de marzo de 1661, Nicolás presentó ante la corte su solicitud de servicios y méritos. De acuerdo con ella consta que:

 

Habiendo vacado tres compañías de Infantería en la nueva ciudad de la Veracruz, le nombró el virrey, conde de Alva de Aliste, en 30 de junio de 1651, ir como capitán del batallón de una de ellas y que en 4 de julio se le despachó título de capitán de una compañía de Infantería y gente de mar, que le ordenó levantase en dicha ciudad con 60 ducados de Castilla de sueldo al mes, para defensa y guarnición del galeón Nuestra Señora de la Concepción y San Luis que por cuenta de su majestad habían de navegar desde el puerto de San Juan de Ulúa en que iría el virrey.

 

Empezó a servir en la compañía y, en un mes y seis días que lo hizo, juntó y entregó 106 plazas de mar y guerra, y en 11 de agosto del mismo año terminó este cargo. Al siguiente año fue nombrado, por elección, alcalde ordinario de la misma ciudad. Dos años mas tarde, el 7 de enero de 1654, el virrey duque de Alburquerque lo nombró capitán de Caballos de la misma ciudad y, hacia el 18 de abril de 1655, se le concedió el título de corregidor de la dicha ciudad y del puerto de San Juan de Ulúa, con jurisdicción de Tlacotalpa, Río de Alvarado y su partido por el tiempo de su voluntad, ya que el propietario del oficio había sido enviado a otro cargo. "También lo nombró el virrey su teniente de capitán general de esa ciudad y sus distritos y puertos y gobernador de las compañías que había y hubiese durante el tiempo de su cargo, así como superintendente de las fortificaciones que se fabrican en la dicha ciudad con cuyas ocupaciones le señaló 1100 pesos de sueldo al año" y tomó posesión de este nuevo cargo el 24 de abril de 1655.

 

Avisado el virrey por el rey de que se preparaba un ataque de la armada inglesa, sin saberse por dónde se daría ni en qué momento, ordenó a todos sus oficiales reales que previniesen sus respectivas jurisdicciones de puertos y costas orientales de la Nueva España. Acorde con ello, el virrey mandó en 23 de junio de 1655 a todos los oficiales y vecinos desde Puebla hasta las inmediaciones de la costa de Veracruz que estuvieran apercibidos y, si fuera el caso, que se presentaran precisamente ante el gobernador don Nicolás de Azcárraga.

 

El futuro gobernador del Nuevo Reino de León estuvo presente en la llegada a Veracruz del nuevo virrey, el marqués de Montealegre, con los galeones a su cargo y se desempeñó con tanta diligencia y servicios en el desembarco y todo lo relacionado con él que el dicho virrey le proveyó el 30 de abril de 1657, por alcalde mayor de la villa de Nejapa y por teniente de capitán general de su distrito por un año. En la residencia que se le hizo por los dos cargos, salió declarado buen ministro en 26 de julio de 1659. En consideración de estos servicios, el rey le concedió el hábito de la Orden de Santiago y fue armado caballero el 5 de noviembre de 1665 estando presente en la ciudad de Madrid.

 

Don Nicolás regresó a su patria después de haber obtenido el nombramiento real como gobernador del Nuevo Reino de León por cédula real fechada en Madrid el 7-VI-1666. Un mes más tarde, el 3-VII-1666:

 “[se] le despachó al Nuevo Reino de León en la Nueva España adonde va por gobernador y capitán general de aquella parte, en virtud de cédula de su majestad, en cualquier navío que saliere en compañía de la flota que va a la dicha provincia. Dio fianza de 500 ducados de plata de que los criados que hubiere de llevar los presentara en la ciudad de San Lúcar ante don Fernando de Villegas, caballero de la orden de Santiago, contador mayor, juez oficial perpetuo de su majestad, que asiste en la dicha ciudad al despacho de la dicha flota”.

 

Nicolás Pérez de Azcárraga recibió su cargo al año siguiente y gobernó durante largos nueve años. Una de sus primeras tareas fue levantar la "residencia" de sus dos antecesores en el cargo, la cual no fue lo correcta, razón por la cual algunos años más tarde, en 1671, fue requerido por la reina-gobernadora, a través del virrey marqués de Mancera, para el pago de una sentencia por la cantidad de 500 pesos.

 

El gobierno de Azcárraga se destacó principalmente por dos acciones; la más importante socialmente fue su labor por imponer la normatividad en favor de los indígenas. Entre las normas estaba la que se refería al trato hacia los indígenas como vasallos y no como esclavos y, consecuentemente, la prohibición del lucrativo comercio de naturales para su venta como esclavos en otras regiones. La segunda acción fue la solicitud de un escudo para la ciudad de Monterrey, mismo que fue concedido hasta el 9 de mayo de 1672 por la reina Mariana de Austria.

 

Adicionalmente, como todo gobernante de los reinos septentrionales de la Nueva España, tuvo que enfrentar las rebeliones indígenas, entre ellas la de los cualiteguaches en el valle de San Antonio de los Llanos. La difícil defensa de la zona lo obligó a disponer su despoblamiento. Dio protección a los caminos y realizó personalmente, o a través de sus colaboradores, la visita de la mayor parte de los pueblos de su jurisdicción.

 

Al término de su periodo, permaneció un año más en Monterrey y, al decir del cronista Juan Bautista Chapa, fue un hombre caritativo, justiciero, liberal y compasivo y, por ello, "respetado y estimado de todos".

 

Al concluir su periodo le fue tomada residencia por su sucesor Domingo Pruneda; ésta fue larga y sólo feneció en 1685, al parecer, por desidia de Pruneda. En ese mismo año le fue dictada una sentencia, precisamente en ese mismo año, la cual pudo proceder del juicio de residencia, pero no lo tenemos confirmado.

 

No disponemos de mayor información sobre los últimos años de Nicolás de Azcárraga, pero debió haberse trasladado a Zacatecas, en donde adquirió una hacienda de minas. Testó en esa ciudad el 8 de agosto de 1673, y murió en 1686. De acuerdo con datos generales de su testamento, no fue casado ni tuvo herederos forzosos.

 

Fuente única: Historia del norte de México y las regiones. De su autor no tengo ahora nota; la buscaré y en breve agregaré aquí.

                    

 

                      Antonio Castejón.
                       maruri2004@euskalnet.net
                      monedacuenta@euskalnet.net
                      www.euskalnet.net/laviana 

 

Arriba