Atrás

 

ARRESE: Don Felipe de Arrese, gran poeta euskaldún.

Este apellido tuvo casa solar en Bidania (Azpeitia, Gipuzkoa), pasando posteriormente a Lazcano y otros lugares de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba.

Etimología probable:

Variante de Arreche: arri-, etsi o bien arri-, etxe. Para otros significa melocotón, o bien helechal (de uga, ugi, helecho y el sufijo local –ika, sitio.

Fuente única: Sabin de Zubiri, en su obra “El poeta Felipe de Arrese y Beitia (1841-1906)”.

Comenzamos transcribiendo esta hermosa y estremecedora poesía de Felipe Arrese Beitia, loando a su nación, a su idioma... ambos en peligro.

Neure biotzeko Amatxo zarra.

Antxiñako ama Euskera,

Seme leial bat orain datortzu

Azken agurra emotera;

Ainbeste gerra goitu ezinda

Danori atsotu zara,

Zaurien zauriz galdu galduta,

Amatxo, zuaz illtera.

Oh venerable y querida madre de mi alma, ¡oh antiquísima euskara,

permite que uno de tus leales hijos venga a darte el último adiós.

Las prolongadas luchas debilitaron tu vejez desgarrada por mil heridas,

¡oh madre, vas a morir!

Zori gaiztoan negargarri ta

Dot sentimentu andia,

Geure lur maite dakustalako

Gaztelatuta jarria;

Bestela erdu, erdu ikustera,

Tubal euskeralaria;

Baña, ez dozu ezagutuko

Oraiñ zure jatorria.

En terrible aflicción lloro al ver nuestra querida patria castellanizada. Túbal, padre del Vasco, acércate y mira. ¿Reconoces aún a tu descendencia?

¿Nun dira bada zure semiak

Foru ta euskera zaliak?

¿Nun dira bada, Tubal, gure aita,

Zure ondorengo garbiak?

¿Nun dira bada zure ume zintzo

Eta leialen legiak?

¿Nun dira orain, orain negarrak,

Nun dira nire begiak?

¿Dónde están tus leyes, dónde los amantes de tu lengua, dónde tus hijos están? ¡Oh Túbal, padre nuestro!, ¿dónde se oculta tu limpia prole, dónde yacen las libertades de tus valientes hijos? ¡Lágrimas mías, saltad llorando de los ojos!

Agur illun bat egin deuskue

Guraso zarren legiak.

Umezurtz batzuk gelditu gara

Billosik foru bagiak;

Izan bagiña eurak legetxe

Euskeriaren zaliak

Oso ta garbi gordeko ziran

Oitura aiñ miragarriak.

Las viejas leyes de nuestros padres nos lanzan un sombrío adiós; como huérfanos despojados quedamos al perder nuestras libertades. ¡Ah!, si hubiésemos amado al Euskara, aún vivirían entre nosotros nuestras puras y admirables costumbres.

Errazaiagaz esango dabe

Gure urrengo umiak,

Izan giñala duda bagarik

Ero ta zaro garbiak;

Jakingo dabez euskeriagaz

Genduzan eskubidiak,

Erdera zale giñalako egin

Galdu zirala guztiak.

Con cuánta razón nos han de decir nuestros hijos: "Fuisteis unos locos, unos insensatos; por haber amado lengua extraña, perdisteis los derechos que el Euskara os concedía".

Zorioneko arkaitzak eta

Zorioneko mendiak,

Oraiñ artian zuek zare izan

Foruen gordelariak;

Zuek goietan beti euskeldun,

Ez alan beian erriak,

Orra zer gero ekarri deuskun

Azkenian erderiak.

¡Felices montes, bienaventuradas rocas! Hasta el día habéis sido leales guardadores de nuestras instituciones. Vuestros elevados flancos son y han sido siempre vascongados; no así las llanuras que duermen a vuestros pies. Mirad las desdichas que consigo trae la lengua que no ha nacido en el país.

Beietan ia ez dot ikusten

Tubalen ume zintzorik,

Ez dalako gaur emen entzuten

Erderaz baño besterik;

Onexek dauka nire biotza

Naibagez erdibiturik,

Ez dodalako gure euskera

Osatuko dan usterik.

No; ya no veo en las llanuras los prudentes hijos de Túbal; mis oídos no escuchan sino los acentos de Erdara. ¡Y cuando pienso que el Euskara no podrá recobrar su antiguo poderío, mi corazón se parte a impulsos del dolor!

Euskeriari gorroto eta

Gozau nai be re foruak,

Dirala uste dot barru barrutik

Auterestia zoruak;

Izan leiteke ori alan baña,

Niri ezetz diñost goguak:

Baldin euskera biztzen ezpada

Illtzat daukadaz foruak.

Odiar el Euskara y pretender conservar las libertades es locura insigne.

Tal es mi convicción. ¿Es posible tal empresa? La razón me dice que no. Si muere el Euskara, adiós para siempre nuestras libertades.

Geure erruz bada, ekarri dogu

Eriotzako unera,

Berbeta eder gozo ta leun au

Beste munduko atera;

Norbait ezpada laster minduten

Osasuna emotera,

Mundutik laster juan bear dau

Ama Euskerak bestera.

¡Por nuestra culpa agoniza esa lengua tan dulce, tan noble, tan hermosa! Socorramos pronto a nuestra madre, antes que se aleje de la tierra.

Ainbeste seme emon zituzan

Itxasorako zoliak,

Liorrerako ez gitxiago

Gerrari bildurgarriak;

Liburuetan ta izkuntzetan

Ugari miragarriak,

Ill ziran danak, ta oraiñ ill biar

Euskera maitegarriak.

¡Cuántos ilustres marinos, cuántos terrribles guerreros ha engendrado, cuántos sabios ilustres en las ciencias y en las letras! Todos ellos murieron, y ahora ... ahora su idolatrada madre Euskara va a morir también.

Or, Gernikako arboliaren

Oman dago etziñik,

Estu ta larri ia illian

Arnasaz bete eziñik;

Au ikusita ¿ez ete deutsa

Iñok artuko errukirik,

Ez ete datoz bere semiak

Osagarriak arturik?

Miradla al pie del árbol de Guernica, caída en tierra convulsa, oprimida, atormentada por estertor de la muerte, buscando, en balde, un poco de aire para los pulmones. ¿Tan inmenso dolor no despertará ninguna compasión? ¡No acudirá nadie con las manos llenas de remedios!

¡Ai! neure Ama, gaurko semiak

Deritxat dagoz aztuta,

Estura onetan lagundutera

Iñor ez da agertuta;

Ill zaite bada, bakar ta soillik,

Paradisuko izketa,

Sei milla urtian ainbeste damu

Garratz mingotz iruntsita.

¡Ay, madre mía! Tus actuales hijos parecen haberte olvidado completamente, porque ninguno de ellos acude a consolarte. Muere, pues, sola, abandonada, lengua descendida del cielo, que tantos ultrajes, amarguras y dolores has devorado durante seis mil años.

¿Zer al daiketzut, Ama, bakarrik

Agonia estu orretan?

Zotin, zizpuru, negarrez urtu

Etziñik zure oñetan;

Parka eskatu seme danentzat

Biotzez bene benetan,

Zure arimia lagun ipinten

Jainkoaren eskuetan.

¿Qué puedo hacer yo, oh madre, cielo, en trágica agonía? Gemir, sollozar, verter lágrimas a tus pies, y desde el fondo de mis entrañas pedirte perdón en nombre de todos tus hijos hasta que tu alma pura suba al Creador.

Zuaz mundutik orban bagarik,

Zuaz mundutik garbia,

Zuaz mundutik adorau baga

Ez idi eta ez beia;

Beti gorrotau, beti zapaldu

Zenduan idolatria,

Ta ora in zagoz Jaunari emoten

Fedian zintzo bizia.

Sal del mundo sin mancha, sal de la tierra adornada con la inmaculada blancura de la virginidad, tú que jamás entonaste himnos en honor de los falsos dioses. Ya llegó la hora de entregar al señor soberano el espíritu iluminado con los resplandores de la fe.

¡Ill da Euskera! ¡ill da Euskera!

¡Betiko itxi dauz begiak!

¡Negar Arabak! negar Gipuzkoak!

¡Negar egin bei Bizkaiak!

¡Negar arkaitzak! negar mendiak!

Agortu arte iturriak,

Ainbeste geiso, ainbeste gatxen

Osasun emongarriak.

¡Euskara ha muerto, Euskara ha muerto! ¡Ya se cerraron sus ojos para siempre! Llora, Alava; llora, Guipúzcoa; llora, Vizcaya. Llorad, peñascos; llorad, montañas; hasta agotar vuestras fuentes, esas fuentes tan saludables para todos los males y tan bendecidas por todos los que sufren.

¡Negar Naparrak, geure anaiak,

Ta euskaldun Frantziakuak!

Neugaz batera danok urratu

Sentimentuz soñekuak;

Aztu istoria edo konclairak

Emengo antxiñakuak,

Ta euren lekuan asi barriak

Aurrera erclerazkuak.

Llorad vosotros también, hermanos de Navarra y vascos de Francia.

Confundamos nuestras lágrimas, desgarremos nuestras vestiduras y las páginas de nuestra historia y sus fastos gloriosos. Quede para otros el triple empleo de escribir en extranjera lengua los futuros acontecimientos.

Eta ¿nun dozuz, zeruko arbola

Zuk bere jantzi berdiak?

Zure erramok billos dakustaz

Igar ta ezkur bagiak.

¡Ai mingarria! Gaztelako arrak

Jan deutsuz sustrai guztiak,

Baita biotza, baita barruak,

Azala itxita bestiak.

Y tú, árbol celeste, ¿dónde has dejado tu frondoso adorno? Veo tus ramas desnudas, secas, sin frutos. ¡Oh dolor!, el gusano ultra-ibérico devoró tus raíces, tu médula y tus fibras. ¡No queda más que la árida corteza!

¿Zagoze oraindik zutik, arkaitzak?

¿Dollortu baga, mendiak?

¿Samur emoten Somorrostrogaz

Zeuen ondasuntegiak?

Errotak klan klan, taun taunka olak,

Eta pill pill iturriak,

Biziro errekak baita itxasuak

Opaka arraintza ugariak.

Rocas: ¿aún permanecéis enhiestas? Montañas: ¿no os hundís? ¿no entregáis, como las minas de Somorrostro, el depósito de vuestros bienes? ¿Por qué todavía turban el silencio las volteantes ruedas de los molinos y los resonantes martillos de las fraguas? ¿Por qué las fuentes brotan con murmullante arrullo? ¿Por qué avanzan saltando los torrentes? ¿Por qué el mar llena de sabrosos peces la codiciosa red del pescador?

Geiegi da ta ausi, arkaitzak,

Onegi ez izan, mendiak,

Lurpetuteko Euskera illa ta

Bere ondasun biziak;

Bera tontorrak, bete arruak;

Erdue Gaztel-lau igarrak,

Agortu, errekak, Iurtu itxasuak,

Agur, euskeldun ibarrak.

¡Basta, basta! ¡Rompéos rocas, desgarráos montañas, dejando ya de ser generosas! Euskara ha muerto: ¡cubrámosla de tierra; sepultemos sus bienes inapreciables! ¡Hundíos, altivas cumbres; rellenáos, profundas gargantas! ¿No oís la voz áspera del ultra-ibérico? ¡Secáos ríos; petrifícate, oh mar! ¡Adiós, valles vascongados!

Geure Erria, gizaldi danak

Zugaz dira gomutauko,

Ez dabelako beste erri bat

Zu duiñ garbi aurkituko;

Etsai batzuek alper alperrik

Zure izena zikinduko,

Zeure Jaungoiko egi bakarrak

Dau oso garbi gordeko.

Oh patria mía!, las generaciones futuras no te olvidarán, pues no han de poder encontrar tierra más pura que tú. En vano querrá manchar tu nombre el enemigo; tu Dios es la verdad eterna y Él sabrá preservarte de toda impureza".

Todos los cabezas de familia que se citarán nacieron, vivieron y murieron en Otxandio, Bizkaia.

I.- Sebastian Arrese Ypina y su esposa Mari garcia Eguia fueron padres de:

II.- Baltasar Arrese Eguia, esposo de Estíbariz Echavarria Gastelu. Padres de:

III.- Baltasar Arresse Echevarria, nacido en 1642, esposo de María Cruz Çenica Alday. Hijo:

IV.- Agustín Arresse Çenica, nacido en 1681, esposo de Lucía Odria y Garçia de Ajuria. Hijo:

V.- Ygnacio Arrese Odria, nacido en 1706, esposo de María Urigoitia Urrejola. Hijo:

VI.- Ygnacio Arrese Urigoitia, nacido en 1756, esposo de María Ajuria Ysasmendi. Hijo:

VII.- Andrés Arrese Ajuria, nacido en 1800, esposo de Tomasa Viteri Goroztiza. Hijo:

VIII.- Felipe Arrese Veitia, nacido en Otxandio, como sus dichos ascendientes, y bautizado en su parroquial de Santa Marina el día 26-V-1841.

En su citada obra, nos dice Sabin de Zubiri sobre Felipe:

FELIPE DE ARRESE BEITIA, POETA Y ESCULTOR, nació un 25 de mayo de 1841, en Otxandio (Bizkaia), en el nº 26 de Artekale, en un tiempo en el que los destinos de Bizkaia se regían bajo el sagrado árbol de Gernika. Fueron sus padres Andrés de Arrese, ebanista, natural de Otxandio, y Tomasa Beitia, nacida en el valle de Leniz, en el pequeño lugar de Marin. Tuvieron cuatro hijos, pero solamente uno, Felipe, les sobrevivió.

Después de cursar las primeras letras en la escuela del pueblo le enviaron a los dieciséis años a Gasteiz para aprender el oficio de escultor, en vista de su natural disposición para el dibujo y su gran afición por la talla. Le colocaron en un taller de escultor, en el que ganaba un jornal diario de tres reales. A la salida del taller acudía a las clases nocturnas de la escuela de dibujo, dirigida por el profesor Marcos Ordozgoiti, con quien progresó de tal manera que obtuvo el primer premio de su promoción.

“Este éxito concitó la envidia de algunos condiscípulos, hasta el punto de que una noche le apedrearon a1canzándo1e en la cabeza y produciéndo1e varias heridas. En vista del cariz que tomaba el asunto Arrese canceló el aprendizaje en Gasteiz y a sus dieciocho años se dedicó a trabajar en el taller de su padre en Otxandio, donde construía altares, tallaba efigies de crucifijos y santos. Esta afición suya le valió el sobrenombre de “santugiñe”, porque al estilo de los imagineros de la Edad Media aceptaba encargos para las iglesias y conventos de Euzkadi.

“La Diputación de Bizkaia, al ver sus aptitudes como dibujante y escultor, le ofreció una beca para ir a Roma a perfeccionarse, pero Arrese no la aceptó, diciendo a sus patrocinadores que el irse al extranjero entrañaba un gran peligro y que corría el riesgo de perder la fe y la moral. Se encerró en su idea y no pudieron hacerle cambiar de opinión.

“En 1871, cumplidos sus treinta años, se casó con Angela Bengoa, natural de Otxandio. La boda tuvo lugar en Aramaio. porque la novia, huérfana, vivía en este pueblo en casa de un tío sacerdote. De este matrimonio nacieron seis hijos, de los que dos le sobrevivieron: Purificación y Lucio. Una de sus hijas, María Pilar, falléció a los siete años. A esta hija dedicó una sentida poesía: Agur ume, en la que derramó todo su cariño por ella y la tremenda aflicción que le ocasionó su muerte.

“En su taller de Otxandio, además de tallar efigies de santos y retablos de altar, enseñaba el oficio de escultor a muchachos prometedores y algunos de ellos, como Román Goikoetxea, Quintana e Isidoro Uribesalgo, destacarían en el arte de la escul­tura.

Aquel hogar Arrese-Bengoa era realmente una familia cristiana. comían en su mesa los huérfanos necesitados, según decían cuantos conocieron a Felipe y Angela. Arrese oía misa todos los día y era tan caritativo que jamás rehusó una limosna o ayuda a un menesteroso. En Otxandio, la gente acudía a él en demanda de ayuda y consejo. Tomaba parte en los repartos de herencias y su opinión siempre era respetada.

“Ya en 1865, a sus veinticuatro años, publicó su primera poesía, aunque desde muy joven, aficionado como era a la lectura y a la poesía, ya había escrito algunos poemas.

“Invitado por su buen amigo Arturo Campión, fundador de la revista Euskara de Iruña, que conocía y apreciaba la vena poética de Arrese, comenzó a colaborar en dicha revista.

“A consecuencia de la segunda guerra carlista, por haberse declarado antimilitarista, lo que hoy llamaríamos "insumiso", tuvo que dejar Otxandio y se trasladó a Donostia, donde siguió escribiendo y trabajando como escultor.

“Escribir poesía en euskera y tallar imágenes religiosas son los dos grandes motores de la vida de Felipe Arrese Beitia.

Arturo Campión fue a visitarle en su casa en Otxandio, en cuyo segundo piso estaba la biblioteca, donde escribía, y en el bajo de la casa y en un pabellón adosado tenía el taller con ocho o diez trabajadores. Allí le encontró Campión, esculpiendo imágenes en madera y piedra, altares y púlpitos y se quedó admirado, y así se lo dijo a Arrese, de que tuviese tiempo para, además de escribir tanta poesía, pudiera esculpir, pues él estaba convencido de que sólo se dedicaba a escribir. Arrese, con la sencillez que le caracterizaba, le dijo que su ocupación habitual era la talla, con la que siempre tenía trabajo abundante. Mientras que para escribir aprovechaba todo el tiempo que podía, levantándose a las cinco de la mañana para ir a la biblioteca, y cuando hacía buen tiempo, se iba a un alto cerca de la casa, a Mañondogarai, y en pleno campo, su imaginación volaba y su rima fluía como un torrente de amor en defensa del euskera y de los Fueros”.


Texto copiado de la citada obra de Sabin de Zubiri,

editada en la colección Temas Vizcaínos de la BBK.


Antonio Castejón.

maruri2004@euskalnet.net

www.euskalnet.net/laviana

 

 

 

 

Arriba