Atrás

 

 

JUNCO.

 

Ver aparte Ruiz_de_Junco.

 

Ya que vamos a tratar sobre apellidos del concejo de Ribadesella, no estará de más el conocer algo sobre éste. A finales del siglo XVIII, se componía este concejo de ocho parroquias; a finales del XIX, se había dado algún cambio:

 

Santa María Magdalena, de la villa de Ribadesella.

San Martín de Colles (que incluye los lugares de Collera, Meluerda, Camango, Toriello, Llovió y Santianes). En el XIX tenía una filial: San Mamés de Cuerres.

Sta María la Mayor de Junco.

San Miguel de Ucio (con los lugares de Sardalla y Granda); parroquia patronato de los Junco y otras tres familias.

San Miguel de Ucio. Con casa armera de Junco o Sierra-mayor.

San Salvador Moro (con los lugares de Soto, Sardedo, Calabrez, Cuerres y Tresmonte y Fries).

San Esteban de Leces (con los lugares de Abeo, Vega, Linares, Alea y Barredo). Con la importante casa armera de los Ruiz de Junco, y otra de la Torre de Junco.

 

San Pedro de la Llama,

que  es un pueblín pequeñito, precioso, situado en una hondonada y a la vera de un arroyo a unos cuatro kilómetros de la villa de Ribadesella;  de casitas bien conservadas aunque de antigua construcción, alejado de edificios modernos y de carreteras. Su templo fue Iglesia Parroquial durante siglos, pasando a simple Capilla desde la reforma eclesiástica realizada en 1892; fue destruido durante la Guerra Civil y reconstruido hará unos veinte años, respetando su arquitectura anterior. Los vecinos de este hermoso pueblo pertenecen ahora a la Parroquia de San Esteban de Leces y al Ayuntamiento de Ribadesella. En su Capilla se dice misa tan sólo el día de San Pedro y en otras fiestas ocasionales. Los vecinos aportan anualmente cinco mil pesetas a fin de mantenerla bonita.

 

Santa Máxima de Berbes (Cañella la denomina Santa Marina de Berbes).

A finales del XIX hay dos parroquias a las que no se aludía en el XVIII:

Santa María de Linares y San Juan o Santianes.

 

Cañella, en su Asturias, da una relación de nueve hijos ilustres del concejo Ribadesella, de los que cuatro llevan el apellido Junco:

Rodrigo de Junco, general y gobernador de La Florida en 1592.

Juan de Junco, general en 1608.

José de Junco, capitán de guardias y embajador en la conquista de Chile en 1612.

Pedro de Junco, gobernador de la isla de Juan Fernández y de la Concepción, por Carlos III.

 

Escribía Tirso de Avilés, en el siglo XVI: ARMAS DE JUNCO.

“Son los de este apellido mui buenos hidalgos en la villa Riba de Sella, y en nuestros tiempos huvo de este apellido un principal hombre que se llamaba licenciado Junco de Posada (1), y fue inquisidor del Supremo de la Santa Ynquisición y después Presidente de la Chancillería de Valladolid; los quales por casamiento o por parentesco los que descienden de linage pintan por armas las de Nevares con la águila negra de Estrada como están aquí:

Por ser en nobleza iguales,

Los de Junco y su apellido,

Las armas han merecido,

De la casa de Nevares

Que es solar esclarecido.

Y este solar principal,

Y gente mui sublimada,

Traen el águila de Estrada,

Con su corona real,

Y de negro matizada (2).

 Notas del editor:

(1) Llamábase D. Pedro Posada y Díaz de Noriega. N. en Llanes hacia 1528; catedrático de Valladolid en  1560;  Oidor de Granada en 1568;  Inquisidor en  1582;  Presidente de la Chancillería de  Valladolid  en  1589;  Obispo de] Salamanca en 1597. M. en 1602. Escribía, pues, Tirso antes de que D. Pedro fuera Obispo, esto es, antes de 1597.

 

 (2) S. B. cita, sacándolo de CASCALES :Discursos históricos de Murcia, f. 344, el primero de los Junco, que se llamó Juan de Junco y fue regidor de Murcia, cuyo padre también llamado Juan de Junco, figuraba en 1570, en Colunga (Asturias), como noble.

 

ORIGEN DEL APELLIDO

Procede este apellido de la parroquia de Junco (cuyo nom­bre tomó), del Concejo de Ribadesella, en Asturias.

Una de sus ramas moró en la villa de Ribadesella; otra en la parroquia de San Miguel, también perteneciente al Conce­jo de Ribadesella, y otra en Oviedo.

En Galicia hubo otras dos casas del mismo apellido; una en Junquera de Ambia, del partido judicial de Alláriz (Oren­se), y otra en Betanzos (Coruña).

Otra casa radicó en la Montaña de Santander.

También pasaron las de este apellido a la ciudad de Tole­do y a Murcia.

Dice una leyenda que Sanz del Junco, acompañado de un hijo, se dirigió a Jerusalén, y que al pasar por Francia conocieron a una dama viuda del Conde Olfox, acusada injustamente de adulterio. Como buenos caballeros la defendieron, y por esta circunstancia añadieron a sus armas una flor de lis.

 

 ======================================================

=============================

 

De San Pedro de la Llama (Ribadesella, Asturias) a Cuba.

 

Datos ofrecidos por Aurelio Alvarez aalvarezj@cantv.net

 

I. Dª María Junco y D. Francisco Alvarez, naturales de San Pedro de la Llama (Ribadesella, Asturias), fueron padres de 

 

1.- D. Antonio Alvarez y Junco, Concejal del Ayuntamiento de Viñales (Pinar del Río, Cuba) en 1884.

 

2. D. Benito Alvarez y Junco, de quien hablaremos a continuación.

 

II. El Teniente Benito Alvarez y Junco, nacido hacia 1831 en San Pedro de la Llama (Asturias), se estableció en Viñales (en la provincia cubana de Pinar del Río), con propiedades agrícolas y fue negociante en tabaco; Alférez del Segundo Escuadrón del Regimiento de Caballería de Voluntarios de Pinar del Río; en esa ciudad, el 29 de abril de 1871 el Coronel Primer Jefe D. José Vélez Caviedes lo propuso para el cargo de Teniente del mismo escuadrón, lo cual aprobó el Capitán General de la Isla en la Habana el 8 de mayo de ese año, según correspondencia del General Sub-Inspector de Voluntarios D. Rafael Clavijo fechada en la capital al día siguiente, dirigida al Brigadier Comandante General de Vuelta Abajo, cuyos documentos reposan en su expediente en el Archivo General Militar, en Segovia (España); Primer Teniente de Alcalde de Viñales y Vocal de su Junta de Beneficencia en 1884. Casó con Da. Felicia Miranda y Puentes, natural de San Cayetano (Viñales), hija de Cecilio y de Rita.

 

D. Benito Alvarez y Junco y su mujer Da. Felicia Miranda y Puentes tuvieron por hijo a:

 

III. D. Miguel Alvarez y Miranda, que nació en San Cayetano, término municipal pinareño de Viñales, y fue bautizado el 6 de febrero de 1864 en la Palma (conocida antiguamente por la Chorrera o La Chorrera de Consolación), parroquia de Nuestra Señora del Rosario (hoy de la Purísima Concepción y San Cayetano), término municipal de Consolación del Norte (provincia de Pinar del Río). Fue Alcalde del barrio de San Andrés, en Consolación del Norte, y falleció, viudo, después de 1921 en la Habana en casa de su hija Juana. Casó con Da. Francisca-Emérita Alvarez y Díaz, natural de Consolación del Sur o del Norte, hija de D. José Alvarez y Guerra, natural de Consolación del Norte, y de Da. Juana Díaz, natural de San Diego de los Baños, en Consolación del Sur. Da. Francisca-Emérita Alvarez y Díaz falleció después de 1921 en San Andrés.

 

D. Miguel Alvarez y Miranda y su mujer Da. Francisca-Emérita Alvarez y Díaz tuvieron por hijos: a Francisca; a María del Carmen; a Benito; a Miguel; a Juana; a María del Rosario; a Pedro; a Felicia; a José; a Flora; a Oscar y a Mario Alvarez y Alvarez. De los cuales interesa a esta filiación:

 

IV. D. Benito Alvarez y Alvarez nació en Consolación del Norte el 7 de febrero de 1892 y casó en San José de las Lajas el 19 el febrero de 1918 con Da. Aurelia-Emelina-Ramona del Sagrado Corazón de Jesús Echezarreta y Ruiz, de cuyos ascendientes se trata en el primer apartado del apellido Echezarreta, en Genealogías Bascas de esta web. Don Benito falleció en San José de las Lajas el 15 febrero de 1957, y fue sepultado en su Cementerio Católico. Tuvieron por hijo: a

 

V.- Aurelio Alvarez Echezarreta casó en La Habana en 1948 con María Mercedes Juan y Martínez, y tuvieron a

 

VI.- Aurelio Alvarez Juan casó en 1987 en Caracas con Ana Luisa Ron Grisanti

 

  ===================================================================================

 

De Asturias a Chile, con regreso.

 

I.-  Pedro Sánchez de Junco, natural de la parroquia de San Miguel, en el asturiano concejo de Ribadesella, casó con María González Prieto, natural de Ribadesella, donde testó en 1678. Sobrevivieron a ésta sus hijos

 

1.- Pedro Sánchez de Junco y González Prieto, que sigue.

2.- José Sánchez de Junco y González Prieto.

3.- María Sánchez de Junco y González Prieto.

4.- Antonia Sánchez de Junco y González Prieto.

 

II.- Pedro Sánchez de Junco y González Prieto, natural de la citada parroquia de San Miguel, casó con doña Francisca Díaz Guyana, natural de Pría, en el Concejo de Llanes, también en Asturias (hija de Pedro Díaz Guyana y de María Sánchez de Cebos). Pedro testó en Sebreño en 1701. Le sobrevivieron sus hijos

 

1.- Gregorio de Junco y Díaz de Guyana, que sigue.

2.- Pedro de Junco y Díaz de Guyana.

3.- José Francisco de Junco y Díaz de Guyana.

4.- Felipe Paulino de Junco y Díaz de Guyana.

5.- Gonzalo Vicente de Junco y Díaz de Guyana.

6.- Bernardo Ramón de Junco y Díaz de Guyana.

 

II. Gregorio de Junco y Díaz de Guyana, nacido en San Miguel de Ribadesella el día 9 de mayo de 1678, casó en Junco (Ribadesella), el 25 de marzo de 1734, con Bernarda de Junco y Junco, su deuda, nacida en Junco el  22 de octubre de 1702 (hija de José de Junco, natural de la parroquia de Junco, y de doña Juana Manuela Gutiérrez de Junco, natural de la parroquia de San Miguel). Gregorio testó en Ribadesella en 1743.

 

Hermanos de Bernarda:

José Manuel Francisco, Francisco Bernardo, Gonzalo Antonio, Angela María, Juana Manuela, Leonor Teresa, Jacinta Rosa y María Antonia Bernarda de Junco y Junco.

 

Padres de Bernarda:

José de Junco y Posada, nacido en Junco, 3 de septiembre de 1668, que casó en Ribadesella el 20-III-1690 con Juana Manuela Gutiérrez de Junco, natural de San Miguel de Ribadesella.

 

Abuelos paternos de Bernarda:

Gonzalo de Junco, natural de Junco, que casó en Abania, el 20 de febrero de 1660, con María Antonia de Soto y Posada, natural de Abania (hija a su vez de Domingo de Soto y de Ana de Posada).

 

Abuelos maternos de Bernarda:

Juan Gutiérrez de Junco, natural de San Miguel, abogado y Regidor que fue de Oviedo; casó en Cabrales el 30-XI-1661 con Juana de Villar Junco, natural de Asiego.

 

Gregorio y Bernarda fueron padres de

 

1.- Sancho José  de Junco y Junco.

2.- Pedro José de Junco y Junco, que sigue.

 

III.- Pedro José de Junco y Junco, nacido el 5 de julio de 1738 en la parroquia San Miguel (concejo de Ribadesella). Teniente Coronel, agregado al Regimiento de Dragones de Almansa. Nació en 1735, y después de estudiar matemáticas en Barcelona, sirvió doce años en el Regimiento de Infantería de Zamora, en España y Portugal. Ascendido a Capitán, pasó a Chile con una Compañía de su Regimiento.  Morales le nombró, en 1773, Gobernador de las islas de Juan Fernández, y a fines de 1778, Comandante militar del partido de Coquimbo. Ingresó en la Orden de Santiago el 12 de Septiembre de 1786. Contrajo matrimonio en Santiago de Chile con doña María Inés de Toro y Valdés, en 1782. Esta señora era hija de Mateo de Toro Zambrano, Conde de la Conquista, y de doña Nicolasa Valdés y Carrera, todos naturales de Santiago de Chile.

 

Pedro José de Junco y Junco fue Caballero de Santiago desde el año 1786 (expediente signatura 4236). En el expediente se definen las Armas de la línea materna del pretendiente.

 

Pedro de Junco y su esposa pasaron a España, donde radicaron definitivamente, dejando descendencia.

  ===================================================================================

 

Pasan a Murcia:

Originario también de Asturias era Juan de Junco,  que pasó a la ciudad de Murcia, de la que fue Regidor.  Desempeñó los cargos de Secretario y Tesorero del Santo Oficio. En una información hecha en el asturiano Concejo de Colunga, en 1570, se prueba que otro Juan de Junco, padre del que nos ocupa, era noble hijodalgo de casa y solar conocido.

  ===================================================================================

 

Pasan a Chile:

También pasó a Chile otro Pedro Junco, como Secretario del Capitán General y Gobernador, García Ramón, en 1601. Casó con doña María de Agurto y Escobar, natural de Santiago de Chile (hija de Lesmes Agurto, hijodalgo, y de dona Catalina de Escobar y Villarroel), y fue su hija Francisca Junco y Agurto, mujer de Francisco de Zúñiga Arista y Jofré de Meneses, con larga sucesión.

 

 

Fuentes:

Mª Jesús Merinero titulada “Asturias según los asturianos del último setecientos”:

Pruebas de Santiago, de Vicente Cadenas y Vicent.

Aurelio Alvarez aalvarezj@cantv.net

Tirso de Avilés (siglo XVI).

García Carraffa, en su Diccionario heráldico.

“Ilustres y Mandones: La aristocracia de Asturias en el siglo XVIII”, de Alfonso Menéndez González.

Fermín Canella, en su colaboración en la obra “Asturias”, editada en 1900.

Varios en biblioteca.

 

Antonio Castejón

maruri2004@euskalnet.net

monedacuenta@euskalnet.net

www.euskalnet.net/laviana

 

 

Arriba