Casa tradicional navarra construida hace más de 150 años y recientemente renovada. Consta de dos plantas totalmente independientes de la vivienda de los propietarios. La casa tiene calefacción central y espacio para guardar las bicicletas.

 Primer Planta:

·        amplia cocina-comedor (microondas, horno,...),

·        sala de lectura, música y juegos,

·        espaciosa habitación doble con cama de matrimonio (posibilidad supletorias y cuna) 

·        baño completo.

Segunda Planta:

·        tres habitaciones dobles abuhardilladas 

·        3 baños, dos de ellos incorporados

·        precioso salón acristalado con espectaculares vistas del pueblo y el río Bidasoa y su puente románico.