Se trata ahora de ascender a media ladera del Jaizkibel, a una línea recta imaginaria que une Guadalupe con Gaintxurizketa. Ello es conveniente para salvar una serie de accidentes geográficos - estribaciones y barrancos - que impiden el buen andar como constantes bajadas a pequeños valles, ascensiones a lomas e innecesarios recorridos. Esa línea recta va por encima de los muñones del monte, justamente un poco mas alto al mas alto de los caseríos.

Pues bien; no es tan imaginaria esa línea. Por ahí hay un camino. El caminante que debe recorrerlo se dará cuenta de que en tiempos fue calzada, y observará que aun hay tramos - al menos tres - en que la piedra puesta por mano del hombre, perdura. Pasa por detrás y encima de los caseríos Esteutz y Arrutela, para continuar por el caserío Alarguntza y Larrako ya en el término con Lezo. Me decía un día Ignacio, del caserío Arrutela, que a ese camino le llaman Errege Bidea porque por ahí andaba el rey. Es sabido que Errege Bidea es la denominación vasca de Camino Real , el construido por el estado o por la provincia y que pone en comunicación, entre sí, a poblaciones de cierta importancia, en contraposición a Camino Vecinal construido por el ayuntamiento para necesidades propias. Agradezco a Ignacio, recién fallecido, del caserío Arrutela, la confirmación de la importancia del camino que investigaba. Y no andaba muy equivocado Ignacio cuando decía que por ahí pasó el rey, a buen seguro que lo hizo, nada menos que el propio Carlos V, camino de Gantes ,ya que pasó de Lezo directamente a Hondarribia.

El camino a media altura se alcanza fácilmente. Hay varias fórmulas. Una es la de subir a Guadalupe y desde allí recorrerlo. La zona del Santuario ha sido siempre lugar de reunión, por ejemplo en época de trashumancia cuando pastores y ganaderos tenían que llevar, a pie , ganado vacuno, caballar o lanar a pastar a la Sierra de Aralar. De diversas partes del monte acudían al punto de reunión citado y desde allí emprendían la marcha. Desde Santiagotxo a Guadalupe se asciende por el camino que pasa junto a los caseríos Mugarri, Martintxenea y Sanzigarrenea.

Desde Santiagotxo se podía visitar la ermita de Montserrat que estaba un poco más adelante. Devoción esta de tierras catalanas y cuya presencia entre nosotros llama la atención Pudo ser traída por frailes mendicantes que con permiso del obispo recorrían diversas zonas postulando para el Santuario catalán. Consta documentalmente una colecta general con tal fin el año 1589.La ermita - .que tenia delante un crucero de piedra arenisca con la efigie de Cristo crucificado a un lado y la Virgen al otro - desapareció no hace muchos años. Hoy queda el caserío que estuvo adosado a la ermita. En él se guarda una talla de piedra - que estuvo antes en el pequeño atrio - que representa a un personaje enmarcado en un nicho. Una cruz remataba el pequeño monumento. Ha habido autor que ha dicho que esta es la piedra que estaba sobre el dintel del hostal de peregrinos que hubo en la calle Pampinot de la ciudad, personaje infantil representando al Niño Jesús al que llamaban Bambino, que en labios gascones dio el nombre a la calle (24) Al tema me he referido ya.

Talla de piedra que solía estar en el pequeño atrio de la ermita de Montserrat.

También desde aquí se puede alcanzar lo que me permito llamar calzada de arriba. Y se hace pasando junto a un caserío que tiene sin duda una denominación enigmática: Ipiztiku, nombre euskérico que significa obispo. ¿Por qué tal denominación y en este sitio? Lo ignoro. Es un curioso tema de investigación.