Junto a la Casa Lonja, que con cuatro casas más se convirtió en el Barrio de La Lonja, había un lazareto donde debían pasar cuarentena los viajeros sospechosos de enfermedad. El edificio, convertido finalmente en vivienda, - Irenenea - ha desaparecido recientemente al construirse en el lugar una nueva urbanización.

También desapareció del lugar un crucero, por haberlo colocado en otro sitio. Era una cruz conocida con el nombre de Cruz de San Marcos porque el día de la celebración del santo - 25 de abril - solía ir el clero en procesión, cantando las letanías, a bendecir los campos. Niños y jóvenes acudían con las tartas regaladas por las madrinas - quienes debían cumplir la tradición hasta que el ahijado se casara - a que también fueran bendecidas. Aquella cruz de piedra labrada que tenia - y tiene - un crucifijo a un lado y una imagen de la Virgen al otro, fue costeada, en 1604, por el beneficiado y arcipreste de Hondarribia, Juan Ochoa de Alchacoa para colocarla junto a la Casa Lonja en el prado que esta detrás. Desde niño oí decir, sobre todo a mi padre, que en los peldaños de la cruz se sentaban los peregrinos. Los cruceros siempre se colocan en los caminos. (14)

Cruz de San Marcos,
hoy desplazada de su lugar primitivo.

Y desde el muelle de El Puntal hacia Santa Engracia. Todo aquello era mar. Y se construyó un gran dique para poder pasar y para embalsar el agua de mar que movía un molino. Ese dique era un paso establecido, como podemos verlo, por ejemplo, en planos del siglo XVIII donde sobre el muro aparece escrita la palabra calzada. (15) El molino maremotriz - el único de este genero que poseyó la ciudad - tenia una inmensa presa donde por acuerdo municipal con red y caña pesquen todas las veces que quisiesen todos los vecinos de la dicha villa. (16) Dejó definitivamente de funcionar en julio de 1843.