RECIBO DE SALARIO O NÓMINA

(E.T. Art.29.1; O.M. 27-12-1994)

     Para documentar  el salario se  ha de entregar al trabajador un recibo individual y justificativo del pago del mismo.

     Dicho  recibo  se  ha  de  ajustar  al   modelo  oficial  del   MTAS,   salvo  que  por convenio    colectivo,  o   en   su   defecto,   por  acuerdo   entre   la    empresa  y   los representantes  de   los   trabajadores,  se    establezca   otro   modelo,   siempre  que contenga, con la  debida  claridad y separación, los diferentes conceptos retributivos, así como las deducciones que correspondan. Son válidos los recibos de salarios que, sin  eliminar ninguno  de  los  conceptos  recogidos en el modelo  oficial  ni  alterar su denominación, contengan modificaciones  puramente formales  o  incluyan elementos adicionales de información al trabajador.

     El  recibo  de  salarios  oficial  se  refiere  a  meses  naturales,  las  empresas  que abonen  salarios  por  períodos  inferiores  deben   documentarlos  como   anticipos  a cuenta de la liquidación  definitiva. El recibo  ha  de  ser firmado por  el  trabajador al hacerle  entrega  del  duplicado y  abonarle en moneda, cheque o talón las cantidades reflejadas.  Dicha  firma  da  fe  de  la  percepción  de las mismas, pero  no  supone la conformidad   con  ellas.  En   caso  de  efectuarse  el  abono  mediante  transferencia bancaria, la firma del trabajador  se entiende sustituida por el comprobante de abono expedido por la entidad bancaria.

     Los  recibos se  han de  conservar,  junto con  los boletines  de cotización, durante cinco años.

     El  modelo  debe  ser  de fácil comprensión,  sin  necesidad  de tener que realizar cálculos  para  saber  si  la  remuneración  abonada  es  la   correcta    (TCT 19-4-89, Art.179).

     Puede   estimarse  que  no es claro el recibo de salario que carezca de un apartado que   recoja,  de  manera  independiente  dentro   del  epígrafe  de   complementos  de calidad  o  cantidad   de     trabajo,   la  retribución  correspondiente  a   incentivos  o actividad (TS 7-7-90, Art. 5812).

     Los  recibos  de  salario  no  carecen  de  la   condición  de  autenticidad  para  ser valorados aunque no se encuentren  sellados por la empresa  (TSJ  Navarra  14-5-97, Art. 1624).

 

INFRACCIONES Y SANCIONES

(E.T. Art.94.3, 95.5 y 96.1; L. 8/1998 Art. 37)

 

     El  impago y  los retrasos  reiterados en  el  pago  del  salario  están considerados como  infracción  muy  grave,  sancionada  con  multa  de  500.001 a 15.000.000 Ptas.

 

     Ante tales infracciones -impago y  retraso- además de  la  posibilidad de  denuncia ante la  Inspección  de  Trabajo para la imposición de la  correspondiente  sanción, el trabajador  puede  reclamar ante  la  jurisdicción  social  la cantidad adeudada con un recargo de mora y solicitar la  rescisión  del  contrato  con  derecho a  indemnización.

 

     Las  empresas  que  no  entreguen  al    trabajador  puntualmente   los  recibos  de salarios  o  utilicen sin  previa  autorización  recibos  de  salarios  distintos del oficial, incurren   en  infracción   leve,    sancionada   con   multa  de    5.000   a  50.000  Ptas.

 

     Si no consignan  en  el recibo  de  salarios  las  cantidades realmente  abonadas al trabajador, incurren en  infracción calificada  de  grave  y  sancionada  con  multa  de 50.000 a 500.000 Ptas.

    

 

 

TELE-CENTRO SEGUROS     ÍNDICE         INFORMACIÓN       CONSULTA ONLINE