www.orozko.tv

Historia de Orozko


 Orozko pasó a formar parte de la casa de Ayala, por primera vez, por el matrimonio de su señora, Alberca Sánchez, con García Galindez de Salcedo, señor de Aiara-Ayala, hacia 1180.

 A la muerte sin descendencia de Juan Sánchez "el negro", ocurrida en 1332, la poderosa favorita de Alfonso XI de Castilla, Leonor de Guzmán, compró el señorío de Orozko.

 Fernán Pérez, de los Ayala cortesanos, descendiente colateral, concertó, en 1349, una operación de compra con dicha Leonor de Guzmán y completó el dominio sobre Orozko por permuta con los Avendaño, que participaban con un tercio de la propiedad.

  Sin embargo, el de Ayala estaba obligado a jurar los usos y privilegios del Valle antes de ser recibido como señor.

  Don Pedro de Ayala, rebisnieto del Canciller, tomó partido por los "Comuneros" contra el emperador Carlos V, en 1520, y éste ordenó al Valle de Orozko, y a otros, que cesaran en la obediencia al conde. Pero en 1525, tras la muerte del conde, la corona llegó a un acuerdo con su hijo, Atanasio de Ayala, en virtud del cual se le devolvía todo lo confiscado a su padre. La devolución tropezó con la viva resistencia de Orozko y comenzó una larga serie de pleitos para conseguir se le respetaran sus derechos.

  Orozko se unió definitivamente al señorío de Bizkaia el 2 de Abril de 1785, tras una sentencia, en 1783, según la cual quedaba separado del señorío de Aiara-Ayala.

Señorío de Orozko

 

El valle de Orozko perteneció desde tiempo inmemorial al Señorío de Vizcaya. Fue desgajado de éste para formar un señorío patrimonial en la persona de García Sánchez, hijo de Sancho López, V señor de Vizcaya, en el año 973. A éste le sucede Iñigo García. Muerto en 1080, hereda Orozko García Sánchez; a la muerte de éste, en 1120, Sancho García de Zurbano. En 1140 le hereda su hija Alberta Sánchez.


Organización Eclesiástica

 

Cinco parroquias dedicadas, la de Orozko a San Juan Bautista, la de Albizu-Elexaga a San Martín Obispo, la de Murueta a San Pedro, la de Olarte a San Bartolomé Obispo y la de Urigoiti a Lorenzo Mártir, arciprestazgo de Zeberio, diócesis de Bilbao, archidiócesis de Burgos. Ermita de Sta. María de Goikiria. A comienzos del s. XVIII, la vicaría de Orozko, bajo la jurisdicción de la sede episcopal de Calahorra, estaba compuesta por los pueblos de Albizu Elexaga, Arakaldo, Arrankudiaga, Gordexola, Murueta, Urigoiti y Zaloa en Bizkaia y El Yermo, Llodio, Okendo y Toyo en Álava. [E. J. L.abayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. VI, p. 31].

 

Yacimientos prehistóricos

 

Ajuar epipaleolítico en la cueva de Urratxa III, en Gorbea, excavado en 1983. Del período eneolítico-bronce caben destacar los depósitos funerarios de las cuevas Urratxa I, II, III, V , VII, Astapekatu y Urkunatxa VII, así como dólmenes, Usengatzu, Pagozarreta, etc. y túmulos, Gaztañazarreta, Egalazaburu, etc.


Edad Media

 

Posible necrópolis en los alrededores de la ermita de San Miguel de Beraza. Probables restos de castillo en la cumbre del monte Unzueta

 

La Casa de Ayala

 

Según consigna Iturriza y Zabala, Alberta Sánchez casó con García Galíndez, señor de Ayala. A partir de este momento, se suceden los Ayala en la posesión de Orozko. Iturriza incluye la siguiente relación en la sucesión del señorío: García Sánchez casó con doña Aldonza Iñiguez de Mendoza y falleció el año de 1180; Iñigo García que asistió en la batalla de las Navas el año de 1212; Lope Iñiguez, que sirvió en la conquista de Baeza (1227); Iñigo López, Ayo del Infante don Fernando, hallose en la conquista de Sevilla el año de 1248; Lope Iñiguez que casó con doña Juana Ruiz, Señora de Hita y Buitrango; Rui López de Orozko murió el año de 1275 al lado del Infante don Sancho, Arzobispo de Toledo, en la batalla de Martos; Juan Fernández de Orozko casó con doña Beatriz Manuel, hija de don Juan Manuel, Príncipe de Villena; la cual Beatriz fue hermana de doña Juana Manuel, mujer de don Juan Galíndez, primer Señor de Múxica y quinto de Aramayona, hacia el año de 1315; Iñigo López de Orozko por los años de 1344.

 

Siglo XIV, vuelta a los Ayala

 

Confiscado el señorío por Pedro I de Castilla a sus últimos poseedores, perteneció durante un breve período a la corona. Vuelve a la casa, como merced enriqueña, tras las guerras civiles castellanas, al ser otorgado Orozko, junto con Arceniega, por Enrique II Trastámara, al Canciller Pero López de Ayala en 1371.

 

Siglo XV

 

Luchas banderizas entre Ayalas y Avendaños. Lope García de Salazar refiere cómo el año 1412 entraba Martín Roys de Avendaño en el valle de Orozko con todos sus parientes, empezando la construcción de grandes barreras. Armó asimismo una casa de madera. Al saberlo María Sarmiento, mujer de Ferrand Peres de Ayala, llamó a toda su gente entre quienes se encontraban los de Muxica, Leyba y Guevara, e inició una serie de escaramuzas contra las dichas barreras en las que hallaron muerte cuatro de los Ayala. Entretanto, intervino el Corregidor de Vizcaya, Gonzalo Moro, e impuso treguas. Examinó asimismo los derechos que le asistían al de Avendaño en aquella zona, y dio su visto bueno para que se quedase con el título de Señor de Orozko, título que fue origen de continuo pleito con los Ayala a quienes les correspondía. Finalmente recaería sobre los Ayala al quedarse el de Avendaño con el monasterio y labradores de Arrigurria, con lo cual dejaron de tener razón las contiendas entre ambos linajes.

 

Luchas de Leguizamones, Marroquines y Gordejanos

 

También en Orozko, según leemos en Las Bienandanzas..., pelearon los de Legizamón con los Marroquines y Gordejanos. La causa de dicha contienda banderiza fue la siguiente: los de Legizamón habían prestado su colaboración en la muerte de Iñigo Ortiz, para lo que prepararon una celada en dicha localidad a Lope Lupo y a los Gordejanos. Estando escondidos pasaron los «azotados», momento que salieron de la celada y se echaron encima de marroquines y gordejanas, entablándose una dura pelea. Los de Legizamón, viéndose en inferioridad numérica, se respaldaron en una casa y siguieron peleando hasta que llegaron los Ospines en su auxilio.

 

Reintegración al Señorío

 

El conde de Salvatierra, Pedro de Ayala, vio desbaratada su facción comunera el viernes 7 de abril de 1521 en el puente de Durana, entre Gamarra y Retana, por Martín de Abendaño, quien le cogió 600 prisioneros incluido el jefe, Gonzalo de Barona. Por carta real, despachada en Burgos el 7 de mayo de 1521, se ordena a los vasallos del conde, que eran los de los valles de Orozko, Llodio, Okondo y Luyando, que se alzaran contra él, le negaran obediencia, le retiraran las rentas, incumplieran sus cartas e, incorporados a la corona, estuvieran sujetos al Señorío de Vizcaya, disfrutando de sus fueros. [E. J. L.: «H. G. S. B.», t. IV, p. l08]. El 18 de enero de 1522 se presentó la acusación criminal contra el conde de Salvatierra. El 23 de agosto del mismo año se le condenó a la pena de muerte. Anduvo fugitivo hasta que el 23 de enero de 1524 se presentó personalmente en prisión y el 25, haciendo uso de su derecho, negó el delito que se le imputaba. Poco después falleció y no se siguió el proceso, aunque quedó despojado del Señorío de Orozko. Los del valle de Ayala, Morillas, Llodio, Artziniega, Urkabustaiz, Kuartango, Vivijama y Subijana, recurrieron al Consejo Real en demanda de lo que se les había prometido, y se les concedió el 4 de octubre de 1522. [E. J. L.: «H. G. S. B.», t. IV, p. 108, 115, 117).

 

Nueva disgregación

 

Tras estas pasajeras reintegraciones al Señorío de Vizcaya, volvió a la casa de Ayala y a través de ésta, a la de Liria. Los pleitos del valle con ésta duraron hasta finales del s. XVIII. En una reunión de la Junta general del Señorío celebrada el 17 de abril del año 1624, el valle de Orozko, que estaba deslindado de Alava y se regía por los fueros de Bizkaia, solicitó que se le admitiese en las Juntas con voz y voto y tuviese representación propia, contribuyendo a los gastos comunes. Y en prueba de su buena disposición ofrecía cuatrocientos hombres armados, reclutados en sus cinco anteiglesias, si surgía la guerra que se temía con Holanda, considerándose de acuerdo con que los capitanes de estas tropas fueran nombrados por la Junta general. Esta agradeció el ofrecimiento y postergó el asunto para más tarde, aunque con algunas condiciones.

 

Definitiva integración en el Señorío de Vizcaya

 

Tras largos litigios, Orozko consiguió librarse del vasallaje del conde de Ayala. En la Junta general del 22 de julio de 1782 comunicó al Señorío tan grata noticia. En la reunión se acordó que en la próxima Junta general que se celebrara, fuera de merindades o generales de Gernika, se trataría el modo de su incorporación al Señorío de Vizcaya. [E.J.L.: «H. G. S. B.», t. VI, p. 470-471]. Este aprobó en su Junta general de 1784 los capítulos de concordia para la unión total del valle al Señorío. A partir del 22 de julio quedó efectiva tal agregación. Por la primera capitulación dicho valle quedaba sujeto a todas las cargas existentes en el Señorío, sin distinción de las demás villas y anteiglesias. Por el segundo capítulo se procedería a efectuar la fogueración del valle. En el tercero se consignaba que Orozko sería convocado a las Juntas generales disfrutando de voz y voto. El cuarto indicaba que el valle quedaba sometido al gobierno universal del Señorío, «sin alterarle el particular político y económico que hasta aquí había tenido y tiene, ni la jurisdicción que en primera instancia competía a su alcance ordinario entre sus vecinos y moradores en los casos y cosas que había lugar por fuero y derecho; bien entendido que si el Sr. Corregidor del Señorío se hallase en dicho valle, tendría la jurisdicción a prevención con el expresado alcalde ordinario, según y como se practicaba en las villas». En el capítulo quinto se aclaraba que los casos de corte quedaban reservados al corregidor para que conociese de ellos en primera instancia, tal y como lo hacían los demás pueblos de Bizkaia que tenían alcalde ordinario; igualmente se reservaba al corregidor el conocer en grado de apelación de todas las causas que tuviesen principio en el tribunal de dicho alcalde ordinario, y aún en primera instancia en aquéllas cuyo conocimiento les competía privativamente habían de conocer el corregidor y los señores diputados generales en la forma y casos previstos por el Fuero. Finalmente, en el último capítulo se aclaraba cómo todo gasto que surgiese de la dificultad de su entrada a formar parte del Señorío correrían a cuenta de dicho valle. [E.J.L.: «H. G. S. B.», t. VI, p. 482-483].

 

Portada de un documento relativo al litigio entre el Valle de Orozco y el Conde de Ayala (1767).

 

 

Guerra de la Convención

 

El 22 de agosto de 1794, los soldados de Orozko salen a defender la frontera de Bizkaia con Gipuzkoa.

 

Regulación de escribanías

 

En las Juntas generales de Gernika, celebradas en el mes de julio de 1800, se estableció que hubiese en Orozko 3 escribanos, con obligación de servir a sus ayuntamientos y juntas, con residencia de uno de ellos en Zubiaur, otro en Ibarra y el tercero en Jauregia. [E. J. L.: «H. G. S. B.», t. VI, p. 706-707].

 

Guerras carlistas

 

El alzamiento carlista de la primavera de 1872, es decir, la segunda guerra carlista, fue aplastado en Navarra por el desastre de Orokieta y al poco tiempo quedaba vencido en Gipuzkoa y en Álava. En Bizkaia era donde más vigor había adquirido este alzamiento. La mayoría de los campesinos se habían sumado a las partidas carlistas. Pero ante el desplome de las otras provincias habían decaído los ánimos. El 20 de mayo de 1872 se celebró en Orozko una reunión de los jefes carlistas de Bizkaia en la casa del señor cura de Zaloa. Acudieron los señores de la Diputación y los jefes militares. El objeto de la reunión era el deliberar sobre si Bizkaia debía y podía seguir luchando por sí sola, visto el estado de las escasas fuerzas que quedaban en las otras tres provincias. Había dos alternativas: fraccionamiento de la fuerza formando pequeñas partidas o negociación de la paz. La primera alternativa fue rechazada y aprobaron todos un proyecto de comunicación al Duque de La Torre, general en jefe del ejército enemigo proponiendo la sumisión de las fuerzas armadas bajo la condición de que diera una amnistía, etc. Esta comunicación no fue remitida a su destino pero de todas formas el 24 de este mismo mes se firmaría el Convenio de Amorebieta.

 

Distrito electoral

 

Durante el s. XIX, el distrito electoral de Orozko comprendía los pueblos de Arakaldo, Arrankudiaga y Orozko

 

Elecciones en el siglo XIX

 


Elecciones de un diputado a Cortes celebradas los días 20-23-I-1870.
N.° de electores que tomaron parte en la votación 478
CANDIDATO VOTOS
Antonio Juan de Vildósola y Mier 252
[Ref. A.G.S.V., Elc. Reg. 45, Leg. 1. Certificación del Acta electoral del día 24-I-1870]. (1) Faltan las actas del distrito de Zubiaur.

Elecciones generales del 1-II-1891.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Lizana Conservador 343
Ampuero Carlista 170
[Ref. B.O.V. del 4-II-1891].

Elecciones generales del 5-III-1893.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Lizana Conservador 249
Ampuero Carlista 0
[Ref. B.O.V. del 9-III-1893].

Elecciones generales del 12-IV-1896.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Lizana Conservador 284
[Ref. AADV. Acta del Escrutinio General del 16-IV-1896. Expediente n.º 1. Carpeta n.º 860].

Elecciones generales del 27-III-1898.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Lizana Conservador 284
Ortueta 298
[Ref. AADV. Acta del Escrutinio General del 31-III-1898. Expediente n.º 3. Carpeta n.º 860].

Elecciones generales del 16-IV-1899.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Lizana Conservador 324
José M.ª Ampuero 7
Ortueta
[Ref. B.O.V. del 19-IV-1899].

 

Elecciones 1900-1923

 


Elecciones generales del 19-V-1901.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Lizana Conservador 297
Juan Lejarza 1
Ramón Abarrátegui 1
Raimundo Olivares 1
[Ref. B.O.V. del 22-V-1901].

Elecciones generales del 26-IV-1903.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Lizana Conservador 277
Ignacio A. Laburu 2
Santiago Santúa 1
Andrés Laburu 1
José M.ª Ampuero 1
Isaías Epalza 1
Ramón Salcedo 1
Justo Elejondo 1
[Ref. B.O.V. del 30-IV-1903].

Elecciones generales del 10-IX-1905.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Lizana Conservador 229
Restantes 0
[Ref. B.O.V. del 13-IX-1905].

Elecciones generales del 21-IV-1907.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Lizana Conservador 310
Restantes 0
[Ref. "B.O.E." del 24-IV-1907. Filiaciones en "El Porvenir Vasco" de abril de 1907]

Elecciones generales del 8-V-1910.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Lizana Conservador 264
Restantes 0
En blanco Lizana Conservador 229
Restantes 7
[Ref. B.O.V. del 11-V-1910. Filiaciones en G. del N. de mayo de 1910].

Elecciones generales del 8-III-1914.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Amézola Conservador 216
Bilbao Jaimista 159
[Ref. B.O.V. del 10-III-1914. Filiaciones en Euzkadi del 2-III-1914 y G. N. del 9-III-1914]. (1) Faltan los resultados en la sección de Ibarra.

Elecciones generales del 9-IV-1916.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Ampuero Jaimista 390
Power Independiente 187
Varios 2
[Ref. B.O.V. del 12-IV-1916. Filiaciones en El Liberal del 9-IV-1916].

Elecciones generales del 24-II-1918.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Rotaeche P.N.V. 272
Varios 4
[Ref. B.O.V. del 27-II-1918].

Elecciones generales del 1-VI-1919.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Salazar Liga monárquica 390
Rotaeche P.N.V. 185
En blanco 3
[Ref. B.O.V. del 4-VI-1919. Filiaciones en El Pueblo Vasco del 28-V-1919].

Elecciones generales del 19-XII-1920.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Chávarri Liga monárquica 393
Elguézabal P.N.V. 81
Varios 2
En blanco 2
[Ref. B.O.V. del 22-XII-1920. Filiaciones en El Liberal del 21-XII-1920].

Elecciones generales del 29-IV-1923.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Chávarri Liga monárquica 309
Arocena Unión nacionalista 118
En blanco 3
Varios 1
[Ref. "B. O. V." del 1-V-1923. Filiaciones en "G. del N." del 1-V-1923].

 

Elecciones en 1931-1933

 


Elecciones municipales del 12-IV-1931.
N.° de concejales a elegir 11
El día 5-IV-1931, de acuerdo con el art. 29 de la ley electoral, fueron proclamados como concejales definitivamente elegidos, por no haber mayor número de candidatos que el de elegibles, los siguientes:
Distrito de Zubiaur:
Juan Arrugaeta Uriarte
Dámaso Sasiain Pagazaurtundúa
Gregorio Azcaray Olavarría
Rafael Picaza Rotaeche
Juan Olavarría Echevarría
C. Mateo Olavarría Picaza
Distrito de Ibarra:
Jerónimo Echevarría Echevarría
Pedro Echevarría Solaún
Víctor Barrondo Olavarría
Francisco Santua Olavarría
Eleuterio Larrabide Zubiaur
[Ref. AADV. Acta de Proclam. de Candidatos del 5-IV-1931. Carpeta del Censo Electoral n.º 1.433].

Elecciones generales del 28-VI-1931.
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Oreja Estatutista 375
Basaterrechea Estatutista 372
Madariaga Republicano 219
Zugazagoitia Socialista 119
Areitioaurtena A.N.V. 16
Aguirre Estatutista 6
En blanco 4
[Ref. B.O.V. del 1-VII-1931. Filiaciones en G. del N. del 30-VI-1931].

Elecciones generales del 19-XI-1933. (1ª y única vuelta).
N.º de electores que votaron 1.214
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Oreja Frente Contrarrev. 560
Areilza Frente Contrarrev. 560
Aguirre P.N.V. 539
De la Torre P.N.V. 537
Bustos Republicano-socialista 110
Ercoreca Republicano-socialista 105
Varios 9
En blanco 1
[Ref. B.O.V. del 22-XI-1933. Filiaciones en La G. del Norte del 21-XI-1933].

 

Sí al Estatuto Vasco

 

Orozko estuvo representado en la Asamblea de Estella y el resultado en esta localidad del Plebiscito del 5 de noviembre de 1933 sobre el Estatuto Vasco de Autonomía fue:
Electores A favor En contra
1.736 1.635 4
[Ref. B.O.V. del 8-XI-1933. G. N. del 7-XI-1933]. Varios concejales enviaron un telegrama de protesta a la Comisión de las Cortes constituida en febrero de 1934 impugnando el resultado del plebiscito.

 

Elecciones en 1936

 


Elecciones generales del 16-II/1-III-1936. (1.ª y 2.ª vuelta).
2.ª vuelta 1.ª vuelta
N.º de electores 1.264 1.272
CANDIDATOS PARTIDOS VOTOS
Jaúregui P.N.V. 561 513
De la Torre P.N.V. 559 509
M. Rivas Frente Contrarrev. 548 551
Gaytán Frente Contrarrev. 543 601
Gómez Frente Popular 152 156
Espinosa Frente Popular 148 155
Aguirre P.N.V. 0 6
Aguirre P.N.V. 0 6
Varios 5 3
[Ref. B.O.V. del 4-III-1936 y del 19-II-1936. Filiaciones en La G. del Norte del 21-II-1936].

 

Las primeras votaciones del postfranquismo

 


Elecciones del 15-VI-1977.
PNV 607 FUT 18
UCD 223 PCE 15
PSOE 48 ASD 9
DCV 47 AET 6
AP 46 PSP 6
EE 26 ANV 4
ESB 21 FDI 2
El referéndum constitucional del 6 de dic. de 1978 dio el siguiente resultado sobre un censo de 1.820 electores:
Votos: 417 Abst.: 1.403 (77,08 %) Sí: 245 (13,46 %)
No: 106 (5,82 %) Blanco: 36 Abst. y No: 82,90 %
Elecciones generales del 1-III-1979. (Censo electoral: 1.816).
PNV 536 UN 7
UCD 176 EKA 6
HB 130 PCE 6
EE 30 EMK 4
PSOE 22 PP 3
UF 18 ORT 2
LKI 11 IRE 1
PSOE (H) 7 FE 1
Abstenciones: 843 (48,42 %)
(Ref. Esal, Boletín n.° 6).

Elecciones municipales del 3-IV-1979. Concejales: PNV: José María Ocerin, Jesús María Mínguez, Sabino Inchaurraga, Clemente Azpeitia, Benigno Olabarría, Pedro Ibergallartu, María G. Pagazaurtundua, Juan Teodoro Echevarría. INDP. José Angel Aramendi, Francisco Mimenza, M. del Pilar Basoa. Resultó elegido alcalde el primero.

Referéndum estatutario del 25-X-1979. Sobre un censo electoral de 1.823 electores resultan:
Votos: 1.093 (60,55 %) Abst.: 712 (39,45 %) Sí:1.069
(97,80 %)
s/c (58,63 %)
No: 16(1,46 %) Blanco:2 (0,18%) Nulo:6(0,54 %)
[Ref. DV 27-X-1979].

 

 

Otras elecciones

 


Primeras elecciones para el Parlamento Vasco. 9-III-1980.
(Censo electoral: 1.852)
PNV 716 (66,36 %) LKI 8 (0,74 %)
HB 157 (14,55 %) EKA 2 (0,18 %)
UCD 111 (10,29 %) PCE 1 (0,09 %)
EE 41 (3,80 %) ESEI 1 (0,09 %)
AP 16 (1,48 %) CUC 1 (0,09 %)
PSE 12 (1,11 %) PST 1 (0,09 %)
Abstenciones: 773 (41,74 %)
[Ref. Revista Euzkadi. 13-III-1980].

Elecciones Generales del 28-X-1982.
(1.537 escrutados, 246 abstenciones, 7 nulos, 14 blancos).
PNV 686 PST 5
HB 175 PCEml 3
AP/UCD 169 PCE 2
PSOE 68 UCE 2
EE 50 FN 1
CDS 7
Elecciones municipales del 8-V-1983.
Concejales: PNV: Luis Fernández-Cavada San Millán, Angel Iza Azcaray, Lázaro Urquiza Uria, Antonio Olagüenaga Ganzabal, Juan Ignacio Uribarri Alday, Carlos José María Epalza Solano, Juan Antonio Manzarbeitia Olabarna, Juan Teodoro Echevarría Echevarría. HB: José Angel Aramendi Bilbao, José Ramón Garaigorta Ugarriza, Prudencio Gamboa Berrio. Resultó elegido alcalde el primero.

Elecciones al Parlamento de Vitoria del 26-11-1984.
PNV 752 PSOE 42
HB 145 Auzolan 4
CP 71 PC 1
EE 47
Elecciones generales del 22-VI-1986.
PNV 595 PSOE 63
HB 202 EE 60
CP 115 CDS 17
Elecciones municipales del 10-VI-1987.
Resultaron elegidos los siguientes concejales: PNV: Antón Olabuenaga, Francisco Sampedro, Jesús M.ª Minguez, M.ª Luz Manzarbeitia, Javier Barrondo. EA: Simón Ugarriza, Julián Udondo, Víctor Olabuenaga, Gregorio Ibáñez de Garayo. HB: José Angel Aramendi, Francisco Lucas Garbiras.

Elecciones generales del 29 de octubre de 1989.
PNV 575 EE 37
HB 203 CDS 7
EA 143 IU 2
PP 83 Otros 9
PSOE 44
Elecciones al Parlamento de Vitoria del 28-X-1990.
PNV 610 PSOE 36
HB 213 EE 24
EA 129 UA 1
PP 78 Otros 9
Elecciones municipales del 26 de mayo de 1991.
PNV 684 PP 62
HB 277 PSOE 5
EA 189

 

 

 

Resultados de las elecciones del 1 de marzo de 2009

 

Datos generales por municipio
Censo: 1892
Votantes: 1422
Abstención: 24,84
Nulos: 138
Válidos: 1284
Blancos: 5
Partidos Votos % V.C.
EAJ-PNV 923 72,16%
PP 97 7,58%
PSE-EE/PSOE 84 6,57%
ARALAR 82 6,41%
EA 62 4,85%
EB-B 17 1,33%
UPD 5 0,39%
 
 

 

 

POR LA HUELLA MEDIEVAL DE OROZKO

 

Este valle vizcaíno constituyó un núcleo poderoso con sus torres y fortalezas, con su industria de ferrerías y molinos, con la explotación de bosques y cultivos. Hoy mantiene una vida tranquila en las aldeas desperdigadas a la sombra del macizo de Itxina

 

Orozko siempre ha ido un poco a su aire. Durante nada menos que seis siglos ni siquiera estuvo plenamente integrado en Vizcaya: entre 1180 y 1785 perteneció a los poderosos Señores de Ayala -con algunas intermitencias por culebrones dinásticos- y éstos conservaron sus derechos especiales sobre el territorio y sus habitantes. Ejercían el poder judicial (eso sí: debía regirse por el Fuero de Vizcaya), cobraban toda clase de impuestos, tributos y diezmos y contaban con una lista interminable de posesiones: la casa torre de Orozko y otros cuantos edificios, robledales y manzanales, montes y seles, ferrerías y molinos

El acceso al territorio estaba controlado por torres, puentes de peaje y hasta cadenas (ironías de la historia: se encontraban en el mismo punto que el actual peaje de la autopista AP-68). El dominio de los caminos, además de un asunto estratégico, era un negocio tan lucrativo como para encender trifulcas y asesinatos. Entre los siglos XIII y XV, dentro de las guerras de banderizos que desangraron el País Vasco, las familias nobles de Ribas (oñacinos) y Anuntzibai (gamboínos) se mataron con entusiasmo, entre otras cosas por el control del paso. En la muga entre Llodio (Álava) y Orozko (Vizcaya) existe un lugar conocido como La Cadena o Katea, que hace referencia a la cadena que el linaje de Rivas tendió en este punto para cobrar tasas al transporte de mercancías. Muy cerca de allí, en la orilla del río Altube, poco antes de que confluya con el Nervión, se levantaba la torre de los Anuntzibai, un híbrido entre fortaleza y palacio del que no quedan restos. Sí podemos ver el puente de Anuntzibai: tanto éste, del siglo XVIII, como el anterior puente medieval, cobraban tasas.

Anuntzibai, por tanto, es la puerta para empezar una ruta por Orozko. El puente actual lo construyó Martín de Larrea en 1741, por orden del marqués de Falces, y según la tradición recogida por Pedro Mari Ojanguren la obra se cayó dos veces; a la tercera, el constructor se colocó con su caballo debajo del puente justo antes de que quitaran las cimbras, para demostrar su confianza. No consta la muerte de ningún jinete por aplastamiento, así que el intento debió de ser exitoso. Desde entonces, este puente de 28 metros de longitud, construido con sillares calizos, de estilo entre barroco y clasicista, une la orilla vizcaína con la alavesa. Su elemento más notable es el arco de la margen de Orozko, decorado con dos leones, escudos de armas y un calvario, y que se levanta como una elegante puerta de entrada al complejo de Anuntzibai, en la orilla de Llodio. Allí encontraremos un palacio (de construcción moderna y sede de un restaurante), la ermita de San Miguel y las ruinas del molino y la ferrería.

Esto demuestra que estamos ante un cogollo solariego: las grandes familias medievales construían complejos que incluían la casa torre (hacía tanto de mansión noble como de fortaleza), la ferrería y el molino (con sus presas y puentes) y un pequeño templo. Así se reunían los elementos clave: el hogar, el poderío militar, la economía y la religión. Como destaca el mencionado Ojanguren, experto en la historia del valle, ese conjunto de torre-ferrería-presa-puente-ermita se repite en los lugares más selectos de todo Orozko (en los núcleos de Torrezar, Torrelanda, Aranguren, Jauregia, Ibarra, Ugalde ).

¿Dónde está Orozko?


Hoy en día también parece que Orozko vive un poco aparte. Hace siglos que se apagaron las guerras entre bandos y que se silenció el martilleo de las ferrerías; ahora Orozko está a dos pasos de las autopistas y las ciudades pero mantiene gran parte de su territorio como una comarca rural de belleza tan radiante como sosegada. Se trata del segundo municipio más extenso de Bizkaia pero en sus 103 kilómetros cuadrados apenas reúne dos millares de habitantes, desperdigados en tres docenas de barrios y aldeas minúsculas: un respiro en la demografía apretada de Euskadi.

En realidad es un valle bífido, formado por dos ejes principales -el río Altube y el río Arnauri- que ciñen el flanco noroeste del Gorbea y confluyen en el pueblo de Zubiaur, capital y bisagra de Orozko. La cuenca de Altube, ahogada por la autopista AP-68, ofrece al visitante algunos caseríos notables en barrios como Ziorraga o Baranbio, incluso un hayedo magnífico de 2.000 hectáreas en su parte alta. Pero el itinerario más atractivo, sin duda, es el que remonta la vega del Arnauri. Desde su confluencia con el Altube, recorreremos las amplias llanuras y laderas del valle, sembradas con joyas de la arquitectura rural y con el impresionante telón de fondo de la muralla caliza de Itxina.

En Zubiaur se abre el principal espacio civil, la pequeña ágora orozkoarra: la Plaza Mayor, flanqueada por el ayuntamiento barroco y el palacio Legorburu o casa Careaga (siglo XVIII), que hoy en día alberga el Museo de Orozko. Sus tres plantas ofrecen información sobre el patrimonio histórico del valle, la vida tradicional y los pobladores de las tierras altas del Gorbeia: una visita interesante para comprender mejor el territorio que vamos a recorrer. En esta misma plaza los sábados se celebra una feria de productos locales, entre los que destaca el famoso pan de Orozko. Tomando como punto de partida la iglesia de San Juan Bautista, podemos subir hasta la ermita de Santa Marina de Arrola para contemplar una hermosa panorámica del pueblo o emprender paseos por los alrededores del casco para conocer los palacios, los caseríos y el conjunto de Torrelanda (otra casa torre situada junto a una ferrería y un molino). En el cercano barrio de Mugarraga se levanta la ermita de San Miguel, documentada desde el siglo XIV y por tanto el edificio más antiguo de todo el valle.

Salimos de Zubiaur remontando el río Arnauri y muy pronto nos encontramos con el pequeño misterio de esta tierra: el origen de su nombre. Está claro, porque así lo atestiguan los documentos, que hace casi un milenio Orozko era la familia principal del valle, que por extensión Orozko se llamaba a su palacio y que Orozko pasó a denominarse todo este territorio. Sin embargo, hoy en día no queda ni rastro de aquella casa solariega ni de ningún paraje concreto que se llame así. El linaje fundador se ha desvanecido sin dejar ni rastro. Pero sí quedan indicios: guiados de nuevo por el autor Ojanguren, los hallaremos en el pequeño barrio de Jauregi o Jauregia.

Ojo al nombre: Jauregia («el palacio»). Así, sin especificar más detalles: el palacio por antonomasia. Hoy en día existe allí uno del siglo XIX, que se construyó sin ninguna duda sobre otro anterior, porque el topónimo es mucho más antiguo. También se le conoce como «dorrea», en probable referencia a la que sería la vieja torre de los Orozko. Otra pista sería la proximidad del paraje de Larrazabal, «prado amplio», que se podría relacionar con la campa en la que se reunía la Junta General del valle (y que estaba cerca de la casa matriz). Todo parece indicar, por tanto, que en Jauregi nos encontramos ante la raíz de la historia milenaria de Orozko.

Los caseríos altos

Aunque no podamos contemplar el palacio de los Orozko, enseguida se nos aparecerá al borde de la carretera una de las torres más hermosas de toda Bizkaia: la de Aranguren, construida hacia el año 1500. Aunque presenta algunos elementos de defensa militar, como las troneras, no parece tanto una fortaleza como un palacio rural de aire renacentista. Se aprecia en la importancia estética de la fachada: un arco apuntado en el piso bajo, con escudo de armas en la clave; otro arco apuntado en el primer piso, al que se accede por escalera de piedra y que está custodiado por ventanas conopiales, y en la tercera altura un granero con un voladizo sobresaliente, cerrado con un entramado de madera y ladrillo. En este entorno de Aranguren, cómo no, se repite el esquema: además de la torre, encontramos el molino de Errotazar, un puente y la antigua ferrería.

Seguimos el itinerario río arriba hasta el barrio de Ibarra, segundo núcleo más poblado del valle, otro conjunto de caseríos neoclásicos, molino y puente, al que esta vez se le añade el convento renacentista de las Mercedarias. La toponimia vuelve a darnos pistas sobre la historia y el carácter de la comarca: el nombre del barrio destaca su situación (Ibarra: valle), algo que merecía la pena remarcar porque tradicionalmente los pobladores se instalaron siempre a media altura, en las laderas. Muchos de los barrios y los caseríos más antiguos de Orozko se sitúan en partes altas. Antes de que llegaran el maíz o la patata, a aquellas economías familiares de la Edad Media les bastaba con unos terrenitos para cultivar la huerta (no necesitaban roturar el fondo del valle) y preferían tener cerca los pastos de montaña para el ganado. Al margen de los cambios en la agricultura, otro fenómeno que hizo bajar a los primitivos habitantes del monte al valle fue la revolución industrial del hierro: en los siglos XIV y XV se abandonaron las haizeolas (hornos para tratar el mineral, con fuego alimentado manualmente por fuelles) y se dio el paso a los sistemas hidráulicos (ferrerías con maquinaria impulsada por agua, mucho más eficaces). Así se desarrolló toda una ingeniería que debía instalarse junto a los ríos: molinos, presas, canales, puentes. Para controlar y defender estas industrias, las familias poderosas construyeron cerca sus torres, y alrededor de ellas crecieron algunos barrios como el de Ibarra: en el fondo del valle.

Merece la pena subir a los barrios altos para rematar el itinerario. En la cercana aldea de Zaloa tenemos una vetusta ermita románica-gótica, la de Santa María, de la que se conocen noticias ya en el año 1385. Y en Urigoiti («el pueblo de arriba») encontraremos la postal más bella de la comarca: un racimo de viejos caseríos en torno a la iglesia neoclásica de San Lorenzo, con la gran muralla caliza de Itxina al fondo. Entre los caseríos de Urigoiti no conviene perderse el de Muneko Goikoa, del siglo XVI, cerrado en su piso superior por una tablazón de castaño y roble. Y en la parte alta de la aldea, junto a unas mesas y una fuente, arranca el camino hacia la montaña. Como telón literal y metafórico de la ruta, Itxina y Gorbea: el paraje de los pastores prehistóricos, los recolectores de castañas, los carboneros, un mundo antiquísimo que aún extiende su sombra sobre Orozko.

 

ANDER IZAGIRRE  (diariovasco)

 

 

Eres el visitante Nº:

HispaLab