Santuario de la Blanca

Ermita de la Blanca

Está situado en un hermoso paraje en el monte. Posiblemente el edificio primitivo es del siglo XV, pero el actual data del XVII o XVIII. Es de mampostería, con gruesos contrafuertes. Se accede al interior a través del pórtico con tres arcos al frente y uno lateral. En la fachada está la espadaña, cuya base se va curvando en sentido descendente hasta los límites del muro frontal. Adosada a la ermita se halla la vivienda de sus cuidadores. El templo tiene retablo barroco e imagen de la Virgen de tipo Andra Mari, del siglo XIV, muy cuidada. La Virgen sentada y con una manzana en la mano derecha es de estilo gotico sedente. El Niño con sus piernas ladeadas y el Libro en su mano izquierda.

El retablo mayor tiene seis columnas salomóicas de hojas carnosas subiendo por sus fustes y un riquísimo camarín en el que se encuentra la Imagen de la Virgen. Es la obra más importante de José Alonso Hontanilla (1672-1730), un maestro asentado en Arceniega que trabajó entre las provincias de Alava, Vizcaya y Burgos. En el retablo de La Blanca copia literalmente varios grabados flamencos, pinturas de la Anunciación y la Epifanía. Este retablo fue realizado a partir de 1708. En 1712 cuando finalizaron las obras, éstas fueron tan importantes que la ermita fue bendecida de nuevo. Retablo de la Blanca

Detrás del retablo está la sacristía sirviéndole de transparente y de trasaltar. Antes de este retablo hubo otro, posiblemente el actual de San José o el de San Nicolás de Iza.

En el retablo lateral de San José intervinieron Domingo de Arana y Esteban de Retes. Es del primer barroco, denominado clasicista. Hubo hospedería que era atendida unas veces por ermitañas y otras por beatas, sororas o frailas.

La ermita ha contado con numerosas donaciones a lo largo de la historia, no sólo de los que viven en la zona, sino también de los que han emigrado lejos, llegando importantes donaciones incluso desde América. También era costumbre ofrecer a la Virgen el peso de los niños en grano. Para pesar a los niños se adquiere una romana en 1683. Todas estas donaciones sirven para mantener y hacer reparaciones en el santuario, tal y como aparece reflejado en los libros de cuentas.

La tradición dice se apareció en el s. XIII. Posiblemente la Imagen procede de otra ermita erigida a los mártires Justo y Pastor, por lo que se celebra la fiesta conjuntamente el 6 de agosto. Hubo discusiones entre Llanteno y Menagaray sobre el lugar en que debía construirse, en forma análoga a lo que, según cuenta la tradición, ocurrió con la Virgen de la Encina y con semejantes circunstancias de aparecer los materiales preparados por los de Menagaray en el término de Llanteno.

En 1724 se construye la fuente con piedra traída de Zarauz.

Antiguamente se hacían rogativas los tres días anteriores al jueves de la Ascensión. El lunes se hacía procesión por detras de la Iglesia. El martes se iba de la Iglesia hasta San Román en rogativa. El miércoles se subía a la Blanca; por el camino se rezaba el rosario y la letanía para que hiciera buen año. Los pueblos de Menagaray y Retes de Llanteno tienen promesa de acudir todos los años por haber sido liberados de una peste que llegó hasta Beotegui.

La fiesta del 6 de agosto consiste en una romería en la campa de la ermita que dura todo el día. Se suele subir por la mañana a oir misa. Hay gran devoción a la Virgen de la Blanca en Llanteno y los pueblos vecinos. Suele haber después algún festejo popular. A la hora de la comida cada cual suele buscar un lugar para instalarse y comer. Al atardecer, se baja al pueblo, donde continúa la romería hasta algo más de la medianoche. Durante todo el día hay txozna en el Santuario.

La fiesta es muy conocida en Llanteno, Menagaray, Retes de Llanteno, Artziniega, Irazagorria y algo también en Zuaza.

Tiene Llanteno otra ermita dedicada a San Román situada en el barrio de Inorza. Contiene un cuadro del santo, un altar de piedra y una pequeña campana. El día del Santo es el 9 de agosto, 3 días después de la celebración de la Blanca de Llanteno, y se celebra misa el domingo siguiente al día 9 si éste cae en día laborable. Fue restaurada en 1997.