A SECA

Cualquier pescador que alguna vez ha visto desaparecer su mosca seca bajo el misterioso y delicado anillo que deja una trucha en la superficie, puede atestiguar que no hay sensación comparable.