CORRESPONDENCIA
MARIO MUCHNIK - ERNESTO MARURI

CORRESPONDENCIA MARIO MUCHNIK -­ ERNESTO MARURI
(Publicada en la revista literaria "La Bolsa de Pipas", Palma de Mallorca,
nº 20, noviembre del 2000.)

Ernesto Maruri, escritor bilbaíno afincado en Pamplona y autor de
ANTOLOGÍA DE RELATOS DE RETRETE, Calima Ediciones,
Palma de Mallorca, abril del 2000 (libro insólito, de tripas y corazón,
estremecedor, monstruso y divertido), envió su manuscrito a Mario Muchnik
entre otros cincuenta y cuatro editores. Cedámosle las teclas a Maruri para
que nos cuente su proceloso periplo:

"Catorce no me respondieron. Varios me lo devolvieron sin leer. Del
resto, la mayoría contestó con una misma y solitaria frase, calcada, ahíta
de ingenio y originalidad: que el libro no encajaba en su línea de trabajo
(la editorial Debate añadió, como fármaco antidepresivo: "La historia de la
literatura está llena de errores editoriales"). Unos pocos valoraban la
calidad literaria de la obra y me animaban a seguir intentándolo, pero con
otros. Ediciones Península, para rechazar el libro, me escribió que
"lamentamos tenerle que comunicar que nuestra editorial no dispone, en estos
momentos, de ninguna colección abierta de poesía en lengua castellana"
(¡pero si mi libro es de narrativa!¿no leyeron ni el título?). Dos se
mostraron a punto de publicarlo (quizá exagero). Uno me señaló qué le
gustaba y qué, no. Otro explicó que tenía los planes de publicación
completos durante los próximos tres años. Hasta que, al fin, alguien me jugó
la mala pasada de evitarme madurar y aprender de mí mismo a través de la
iluminadora experiencia de los rechazos reiterados: recibí la llamada
entusiasta
de la pequeña, preciosa y corajuda editorial Calima, pero esto ya es otra
historia."

La reacción más pintoresca fue la de Mario Muchnik. Maruri trastroca en
su libro el relato breve de Monterroso "Cuando despertó, el dinosaurio
todavía estaba allí", en "Cuando despertó, el dinosaurio todavía cagaba
allí". Les ofrecemos a continuación la carta que este editor le escribió a
Maruri y la deliciosa respuesta del escritor.



CARTA DE MARIO MUCHNIK:

24 de marzo de 1999

Una nota sobre la línea editorial de la casa:

En esta nueva fase de mi labor editorial he decidido no tomar en
consideración manuscritos no solicitados. Prescindo hoy, deliberadamente, de
toda asesoría literaria y me limito a editar las (pocas) obras escogidas por
mí.
Por lo tanto, agradeciendo a los autores la amabilidad con que me
envían
espontáneamente sus manuscritos, debo rehusarlos antes de leerlos. Los tengo
a su disposición, si quieren pasar a retirarlos. Debo sin embargo ser franco
y decirles que no dispongo de espacio suficiente para custodiarlos durante
más de dos meses, al cabo de los cuales me veré obligado a destruirlos.
Sin duda los autores comprenderán que no hay el mínimo juicio de valor
acerca de sus obras en todo ello sino una política que sería desleal
ocultarles.

Mario Muchnik

Estimado Maruri:

he leído algo de su manuscrito. Lo suficiente para que sea válido lo
que
dice esta circular. No es para mi editorial, sin dudas. Pero mi compromiso
de ser sincero me obliga a decirle algo más: no es el retrete lo que me
ofende. Es la gratuidad. Ejemplo inapelable: la violación del brevísimo
cuento de Monterroso.

Cordialmente,

Mario


RESPUESTA DE ERNESTO MARURI:

Pamplona,31 de marzo de 1999

Sincero Mario:

Hace unos días recibí tu carta comentándome que habías leído "algo" de
mi "Antología de relatos de retrete".
Me achacas la "gratuidad". Esta crítica tuya, contundente, me provoca
la
reflexión, tanto respecto de este libro como del que ahora estoy
escribiendo.
Agradezco tu crítica.
Por otra parte, lamento que te hayas sentido ofendido por mi violación
(vía anal, desde luego) del dinosaurio del brevísimo cuento de Monterroso.
En mi descargo debo declarar que:
1-El acto que he perpetrado ha sido tan breve como el cuento: no me he
refocilado en el forzamiento rectal del dinosaurio.
2-Ha sido un acto sin conciencia, sin sentimiento de culpablidad. Más aún:
yo pensaba que el dinosaurio estaba gozando, lo cual aumenta más si cabe
la execrabilidad de mi acto, por un lado,y mi inocencia, por otro.
3-Te aseguro que el agujero del culo del dinosaurio es tan descomunal que ni
se habrá percatado de que lo estaba sodomizando.
4-Yo habría preferido una dinosauria atractiva y seductora. Y nunca la
violaría.

Un abrazo de
Ernesto Maruri

P.S: Enhorabuena por el reciente premio de los críticos al "Ladrón de
lunas"
de Isaac Montero.