Euskal Abizenak  
 

 
Números anteriores: Revista semestral de Heráldica, Genealogía y Nobiliaria
IRUÑEA-PAMPELUNE-PAMPLONA - N° 1 - Invierno 2002
  Secciones
Portada
Heráldica
Etimología
Genealogía
Nobiliaria
Padrones
Archivos
Hemeroteca
Libros
CD-ROMs
Software
Webs
Foro
Linajes
 
  Envía tus comentarios y sugerencias a:

e-abizenak@ euskalnet.net  
 
 

  euskara français

HEMEROTEKA

Hémérothèque - Hemeroteca - Newspaper Library - Zeitungsarchiv
La «Ordenanza de Zestoa»
Por Fernando López Permisán

Desde tiempo inmemorial todos los naturales y originarios de Gipuzkoa (al igual que los del Señorío de Bizkaia y los de muchos valles de Navarra, Alava y el País Vasco Francés) gozaron de nobleza é hidalguía universalmente reconocida, conservándola con mucha pureza al no mezclarse con otras gentes. Esta nobleza recibía el nombre de "hidalguía de sangre" por transmitirse de padres a hijos. No se tiene memoria de su principio, ni se sabe en qué tiempo comenzó, ni qué Rey hizo la merced. Pero es un hecho que esta nobleza fue reconocida y asumida por los monarcas castellanos, que tuvieron que renunciar a la imposición de pechas y tributos a Gipuzkoa.

Con la finalidad de que esta situación no se alterase y se pudiese así conservar intacta la nobleza de sus habitantes, Gipuzkoa puso en marcha un mecanismo de control para impedir la entrada y residencia en sus Villas y Lugares de personas ajenas a la condición de hidalgo. Se trataba de unos procesos en los cuales todos los residentes en una localidad, y en especial los que venían de fuera a avecindarse, estaban obligados a probar su filiación demostrando ser originarios de «solar conocido, no pertenecer a raza de judíos, moros u otra secta reprobada...» lo cual bastaba para justificar la hidalguía, y poder así fijar nueva residencia o ser admitido a oficios honoríficos. Para ello comparecían ante las autoridades locales presentando compulsas de partidas de bautismo y matrimonio, así como diversos testigos, generalmente los más ancianos del lugar. Por su parte, la Villa nombraba un Juez especial o Síndico procurador para examinar con todo detalle las pruebas presentadas, y si éstas no eran ciertas se expulsaba al litigante.

Estos expedientes de nobleza poseen para nosotros doble importancia. Por un lado, nos han permitido mantener hasta nuestros días unas costumbres, una cultura y de manera muy especial una lengua, el euskara, que hace tiempo que habrían desaparecido ya de haberse producido con anterioridad un proceso de mezcolanza con otras gentes de la intensidad del acaecido en los últimos 150 años. Por otro lado, y más importante desde el punto de vista genealógico, los Expedientes de Hidalguía contienen infinidad de datos de gran interés sobre nuestros apellidos, los solares en donde se han originado, los árboles genealógicos de nuestros antepasados e incluso en algunos casos certificaciones de escudos de armas.

Zestoako Ordenantza

Estos Expedientes se exigían por Cédula que expidió la Reina doña Isabel en 1510, cuya Ordenanza fue aprobada en las Juntas Generales de Gipuzkoa celebradas en Zestoa el 12 de julio de 1527, razón por la que recibe el nombre de «Ordenanza de Zestoa». A continuación reproducimos la confirmación y aprobación de la misma por Carlos I.

« D. Carlos por la gracia de Dios Rey de Romanos, Emperador semper Augusto, D.ª Juana su madre, y el mismo D. Carlos por la misma gracia Reyes de Castilla, de Leon, de Aragon, de las dos Sicilias, de Jerusalen, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdova, de Córcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarves, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, é de las Indias, Islas y tierra firme del mar Oceeano, Condes de Barcelona, Señores de Vizcaya y de Molina, Duques de Atenas é de Neopatria, Condes de Rosellon y de Cerdania, Marqueses de Oristan y de Gocianos, Archiduques de Austria, Duques de Borgoña y de Bravante, Condes de Flandes y del Tirol etc.= Por cuanto vos el Bachiller Zauala en nombre de la Provincia de Guipuzcoa nos hicisteis relacion por vna peticion diciendo que la dha. Provincia en Junta Gral. [Zestoa, 12-VII-1597] hizo vna Ordenanza, que dispone, que en la dha. Provincia y Villas y Lugares de ella no sea admitido por vecino de ella ninguna persona, que no sea hijodalgo, segun que esto y otras cosas mas largamente en la dha. Ordenanza se contienen; y por que es util y probechoso a la dha. Prov.ª, nos suplicó la mandasemos confirmar é aprobar, ó como la nuestra merced fuese. Su thenor de la cual dicha Ordenanza, es este, que sigue.

La esperiencia a mostrado por el concurso de las jentes estrañas, que á esta Provincia an benido los tiempos pasados, entre los cuales se a publicado, que ai muchos que no son hijosdalgo, y por esto y á esta causa los que no estan en caso de la limpieza é nobleza de los hijosdalgo de la Provincia an tomado ocasion de diputar y traer en lengua nra. limpieza. Por ende por quitar aquella é conservar nra. limpieza é nobleza, que los hijos de los pobladores naturales de la dha. Provincia tenemos, ordenamos y mandamos, que de aqui adelante en la dha. Provincia de Guipuzcoa y Villas y Lugares no sea admitido ninguno, que no sea hijodalgo por vecino de ella, ni tenga domicilio, ni naturaleza en la dicha Provincia, y cada y quando algunos de fuera parte á la dha. Provincia viniere, los Alcaldes ordinarios cada vno en su jurisdiccion tengan cargo de escudriñar y hacer pesquisa á costa de los Concejos: y a los que no fueren hijosdalgo y no mostraren su Idalguia los echen de la Provincia, y que los Alcaldes tengan mucha diligencia en lo susodho. so pena de cada cien mil maravedis para los gastos de la dha. Provincia. Y si pareciere, que alguno por falta de informacion, ó de otra manera, que no siendo hijodalgo viue en la Provincia, luego que constare sea echado de ella, y pierda todos los vienes que en ella tubiere; los cuales se aplican la tercia parte para la Provincia, y la otra tercia parte para el acusador, y la otra tercia parte para el Juez que lo sentenciare y egecutare. Lo cual todo visto por los del nro. Consejo fue acordado, que debiamos mandar dar esta nuestra carta en la dha. razon; é nos tubimoslo por bien, é por ella confirmamos é ordenamos la dha. Ordenanza, que de suso ba incorporada, para que en cuanto nra. merced é voluntad fuere, se guarde é cumpla lo en ella contenido. E mandamos á los de nro. Consejo, Presidente é Oidores de las nras. Audiencias, Alcaldes, Alguaciles de la nra. Casa é Corte, é Chancillerias, é a todos los Corregidores, Asistentes, Alcaldes é otras Justicias é Jueces cualesquier, assi de la dha. Provincia de Guipuzcoa, como de todas las otras Ciudades, Villas y Lugares de los nros. Reinos y Señorios: é a cada uno de ellos en sus lugares y jurisdiccion, que guarden y cumplan, y fagan guardar y cumplir lo en esta nra. carta contenido, é los vnos, ni los otros no fagades ni fagan ende al por manera alguna, so pena de la nra. merced, é de diez mil maravedies para la nra. Camara á cada vno, que lo contrario hiciere. Dada en la noble villa de Valladolid á treze dias del mes de Julio año del nacimiento de nro. Salvador Jesucristo de mil y quinientos y veinte y siete años. Juanes Compostelanus. Licentiatus Aguirre. Doctor Guebara Acuña. Licentiatus Martinus Doctor. El Licenciado Medina. Yo Ramiro del Campo Escribano de Camara de su Zesarea é Catolica Magestad la fize escribir por su mandado con acuerdo de los de su Consejo. Registrada. Licentiatus Ximenez. Por Chanciller Juan Gallo de Andrada.»

Volver arriba
    Los derechos intelectuales de los artículos son propiedad de sus autores
Copyright© 2001-2002 Lizardi Multimedia