Home

El Incidente de Roswell

En la madrugada del 2 de julio de 1947 un objeto volador no identificado se estrelló en el Foster Ranch, cerca de Corona, Nuevo Mejico. El accidente ocurría durante una gran tormenta eléctrica. Cerca del lugar, en Roswell, se encuentra una base militar.


Angares donde se guardaron los restos de la nave estrellada.

 

Momentos antes del incidente, el matrimonio Wilmot, hallandose sentados en el porche , pudieron observar como un objeto en forma de "platos invettidos que se unían por los bordes" y de gran luminosidad pasaba por encima de su casa a gran velocidad y se perdía en dirección Noroeste, produciendo un leve silvido.

El 3 de julio, William Brasell, alarmado por la explosión de la madrugada anterior se dirige hacia la zona del incidente. Pronto pudo comprobar la magnitud de lo ocurrido. Miles de trozos de metal se encontraban extendidos en un radio de varios kilómetros. Se trataba de un material muy extraño. Según el señor Brasell, aquel metal no tenía nada que ver con ningun material conocido, era extremadamente flexible, sin embargo, era irrompible.

El 6 de julio, Brasell enseña al shetiff los materiales encontrados y este lo comunica a la fuerza aérea. Antes de que la policía militar llegara al lugar, un grupo de excursionistas y algunos vecinos de ranchos cercanos ya habían sido testigos de un descubrimiento que cambiaría sus vidas. Los restos de una nave espacial se encontraban ante sus ojos, en el interior aun permanecían sus cuatro tripulantes, uno de ellos aun con vida.

El 7 de julio un periodista llega al lugar y realiza una llamada telefónica a Lyda Sleppy, de la radio KSWS de Roswell. Este comunica los hechos para que sean retransmitidos por teletipo a la prensa. Pero la comunicación es interrumpida por el FBI y el periodista es obligado a retractarse.

Todos los testigos del incidente fueron amenazados por la fuerza aérea para que no contaran lo que habían visto. Los restos de la nave y los cuerpos de los extraterrestres fueron transportados a la base militar de Roswell para su examen.
A los medios de comunicación se transmitió la noticia de que se trataba de una globo sonda, incluso se prestaron a enseñar a la prensa los restos; por supuesto unos restos que, si bién pertenecían a un globo sonda, no tenían nada que ver con los restos del aparato estrellado en Foster Ranch.

Años después aparecieron las supuestas imágenes de la autopsia a uno de los tripulanetes grabada en vídeo. Casualmente, estas volvieron a ponerse de moda hace pocos años como la gran farsa. Por supuesto que eran una burda mentira. Nadie sabe con certeza de donde salieron las imágenes, para nosotros fue un simple acto de desinformación por parte del gobierno. No me creo la autopsia, no me creo el incidente, así de facil.

Home