Quiénes somos


wb01552_1.gif (540 bytes)

El CEPV es una entidad constituida por Iglesias y Entidades Evangélicas de las diferentes denominaciones existentes en el País Vasco. Esta entidad está integrada en la F.E.R.E.D.E.,  y encamina sus esfuerzos en tres vertientes diferentes.

Por un lado, se trabaja para propiciar una mayor y mejor expansión del evangelio, coordinando esfuerzos y actividades. Por otro lado, para potenciar la fraternidad entre las distintas congregaciones locales  y, por último, para ofrecer a la sociedad un conjunto de servicios de ayuda y colaboración social  tales como actividades culturales, apoyo a marginados y drogodependientes, colaboración con ONG´s (Ong Compartir), etc.

 

Breve reseña histórica

Aunque entre la inmensa mayoría de la sociedad vasca se considera que la implantación de la iglesia evangélica es un fenómeno relativamente reciente, lo cierto es que la presencia evangélica en Euskadi se remonta al período de la pre-reforma. Así, ya en los siglos XIII y XIV existían algunos grupos, principalmente de valdenses, que representaban la forma más latina de la Reforma.

Posteriormente, ya en plena reforma, el Papa León X toma, allá por 1521, las primeras medidas contra la expansión de esta "herejía", y un edicto de Adriano de Utrech manda entregar todos los libros que la postulen para ser quemados.

La Inquisición se hace cargo de este trabajo comenzando por los puertos y pasos fronterizos de Gipuzkoa y Nafarroa. Sin embargo, las gentes de Pasajes toman una nave a los franceses en la que va una gran cantidad de libros de Lutero y Erasmo. Dichos libros son repartidos entre los bachilleres, clérigos y hombres de letras de, entre otras localidades, Tolosa, San Sebastián, Renteria, Oñate, Leniz, Mondragón, Vergara y Durango.

Fue tal el alboroto e interés de las gentes que, dice Martín de Salinas: "Hay tanta memoria de Lutero, que no se habla de otra cosa".

Posteriormente, en 1530, el guipuzcoano López de Cerain es ejecutado en Granada por profesar un Luteranismo neto y el 20 de mayo de 1539 es quemado vivo, en Bilbao, el joven inglés Jhon Tac, por el hecho de leer y creer el Nuevo Testamento.

En 1550 el inquisidor Valdeolivas indica que descubre luteranos en muchos lugares de la costa vasca, y hasta 1567 se conoce la entrada de libros por las costas y lugares fronterizos de Euskadi y Navarra, escondidos en toneles, balas de lana, etc.

Mientras tanto, en navarra la reina Juana de Albret profesaba la fe protestante, estando a salvo de las intrigas y ansias de conquista de Carlos V. Esta fe tiene un gran auge en Bearn, pero se encuentra con una barrera difícil de franquear en Navarra: el euskera. Por ello, y por expreso deseo de la reina, el 14 de marzo de 1564, el Sínodo Protestante de Bearn, encomienda la traducción del Nuevo Testamento "Itum Berria" a Leizarraga.

En 1565 comenzó la traducción tomando como base el texto griego de Erasmo de 1516, viendo la luz en 1571, siendo esta la primera traducción de la Biblia al euskera.

Posteriormente, y tras varios siglos de oscurantismo y persecución, volvemos a ver una fuerte influencia protestante en Euskal Herria. Así podemos ver a George Borrow "Don Jorgito el inglés", que de 1830 a 1845 recorrió todo el estado, adentrándose en Bizkaia, costándole caro las más de las veces, y eso a pesar de contar con simpatizantes en el territorio.

En 1838 Borrow publica una traducción al vascuence del Evangelio de San Lucas hecha por el médico guipuzcoano Oteiza, así como otra del evangelio de San Juan.

Consecuencia de su trabajo y del de otros misioneros ya en 1855 se conocían grupos evangélicos que se reunían, a modo de tertulias, en Donostia, Bilbao e Iruña. Pero no es sino hasta el año 1869 en que, tras la revolución llamada "la Gloriosa", se concede la libertad de culto a los evangélicos, y con ella se establecen las primeras congregaciones, estables hasta nuestros días en las ya mencionadas ciudades.

Un hecho poco conocido fue la creación, en 1882, de la Escuela de Señoritas de San Sebastián por los misioneros Sres. Gulick. Sus alumnas son las primeras mujeres que se examinan en el Instituto de Guipúzcoa, por acceso libre, logrando una nota muy superior a la de los chicos oficiales. Cuatro reciben el título de bachiller con altas notas. Dos de ellas se licencian en Filosofía y Letras en la universidad de Madrid, con sobresaliente, siendo las primeras que lo consiguen en el estado español. Al ser preguntadas por el tribunal sobre quién las había preparado contestaron a una voz: "Mujeres, señorías".

Mientras tanto la presencia evangélica fue extendiéndose y afirmándose en Euskal Herria. Sin embargo esta presencia fue diezmada por la guerra civil y la posterior persecución de la posguerra, persecución que no permitió reorganizar las congregaciones sino hasta 1945, las cuales logran volver a abrir sus puertas allá por los años cincuenta.

Como consecuencia de este nuevo período de oscurantismo se produce un desconocimiento profundo, por parte de la sociedad, de la realidad de las Iglesias Evangélicas, desconocimiento que se expresa en posicionamientos sociales de rechazo basados, en su mayoría, en planteamientos prejuiciados o en estereotipos de lo que se suponía eran "los protestantes".

Durante todo ese tiempo las comunidades evangélicas viven sumidas en una semi-clandestinidad, que permanece hasta 1969, fecha en la que se proclama la ley de libertad religiosa, y a partir de la cual es posible el establecimiento de nuevas congregaciones, no sin tener que vencer la oposición sistemática de los gobernadores civiles. Resultado de todo ello es la apertura de capillas en Renteria, Donostia, Irun, Bilbao, Barakaldo, Gasteiz, Iruña, y otras ciudades y pueblos del interior.

Fruto del deseo de colaboración y unidad de estas congregaciones, el 29 de enero de 1979 se constituye la Asociación de Ministros Evangélicos del País Vasco, estando presentes en dicho acto once líderes evangélicos en representación de unas veinticinco congregaciones.

Esta asociación fue el germen del Consejo Evangélico del País Vasco, fundado en 1993 y que agrupa en la actualidad a alrededor de una treintena de congregaciones y entidades evangélicas.

subir         principal