CONDONES

1)

Por favor véndame un condón de Hello kitty.
El farmaceuta pregunta:
- ¿Cuáles son esos?
- Los que sirven para hacer el amor tiernamente.

2)

- ¿Por qué los condones ahora vienen con una moneda de $ 100?
- Porque si no se viene... lo llamas.
 

3)

Al terminar de hacer el amor la mujer le pregunta a su esposo:
- ¿Cómo vamos a llamar al fruto de nuestro amor?
El hombre quitándose el preservativo le dice:
- Sí sale de aquí, Mc Gyver.

4)

Un señor entra a una droguería y le dice al farmaceuta:
- Por favor me da una caja de condones.
El farmaceuta le contesta:
-¿De qué tamaño?
- Variaditos que es para un paseo.
 

5)

Debido a la amplia demanda de condones, se especula que las grandes compañías y marcas del mundo lanzarán próximamente una línea de condones con sus respectivos lemas corporativos:

- Condones M&M
Se derriten en tu boca, no en tus manos

- Condones El Corral
Los de la receta original

- Condones Vasenol
Para manos que trabajan

- Condones Vick Vaporub
La frotadita que alivia

- Zucaritas Condoms
Hacen un tigre de ti

- Condones Noel
Los del toque secreto

- Condones Patrick
Para hombres que dejan huella

- Condones Energizer
Duran y duran

- Condones Bimbo
Con el cariño de siempre

- Condones Bancolombia
Porque todo puede ser mejor
 

6)

Llega un tipo a una droguería y dice:
- Quiero una caja de condones pediátricos
Le contesta el farmaceuta:
- Señor, no conocemos esos condones. ¿Cuáles son?
Contesta el tipo:
Son los mismos de siempre, lo que pasa es que hoy le voy a dar a un chiquito.

7)

- ¿En qué se parece un condón a un ataúd?
- En que los ataúdes son para los que se van y los condones son para los que se vienen.
 

8)

- ¿Para qué sirve un condón con un hueco en la punta?
- Para regalar el día de los inocentes.
 

9)

Un señor llega a una droguería y pide dos condones negros. El farmaceuta le pregunta:
- ¿Condones negros? ¿Para qué quiere condones negros?
- Para darle el pésame a mi vecina
 

10)

Un señor con muletas se sube a un bus y detrás de él se sube otro señor con sus 24 hijos que ocupan todos los asientos. El de muletas se queda parado, y cada vez que el bus frena las muletas rechinan contra el piso metálico. El padre grita:
- Póngale un caucho a esa vaina para que no suene Y el de las muletas contesta:
- ¡El que debió ponerse un caucho es usted, así todos iríamos sentados!